Connect with us

Hola, ¿qué estás buscando?

Jueves, 20 Enero 2022

Noticias

Nectome asegura poder preservar un cerebro y subir sus pensamientos a la nube

Cerebro

La ‘startup’ estadounidense Nectome ha creado una tecnología de embalsamamiento mediante la que asegura ser capaz de preservar un cerebro humano a nivel nanométrico durante un largo periodo de tiempo.

Para llevar a cabo este propósito, el órgano tiene que estar fresco, por lo que es indispensable que sea empleado con personas en estado terminal, que deberían someterse a eutanasia.

Nectome asegura que es capaz, por lo tanto, de preservar cerebros humanos mediante un proceso tecnológico de embalsamiento con la finalidad de almacenar y subir a la nube sus pensamientos. Según ha explicado el portal MIT Technology Review, el objetivo de la compañía es utilizar una solución química para conservar el cuerpo humano durante cientos o miles de años en un estado similar al cristal. En un futuro, los técnicos serían capaces de escanear el cerebro preservado y reactivarlo a través de un proceso informático. El principal requisito es que el cerebro tiene que estar fresco.

La startup ha considerado que el mejor método para conservar el órgano consiste en conectar a diferentes personas con enfermedades terminales a una máquina de corazón y pulmón mientras estas están todavía vivas, bajo anestesia general. De esta manera,  aseguran que conseguirían bombear sus productos de embalsamamiento a las arterias carótidas de sus cuellos.

Advertencia, desplázate para continuar leyendo

Dado que este proceso requiere que el usuario se someta al proceso de eutanasia, la compañía ha consultado con abogados especializados en la ley específica vigente en California (Estados Unidos). Tras recibir asesoramiento, la startup entiende que el servicio es legal, al menos allí. El cofundador de Nectome, Robert McIntyre, ha asegurado al citado medio que su producto es «cien por cien fatal» y ofrecerá una experiencia de usuario «idéntica» al suicidio asistido.  Según ha recordado MIT Technology Review, Nectome recibió un premio de 80.000 dólares tras haber preservado el cerebro de un cerdo, consiguiendo que cada una de sus sinapsis pudiese ser vista empleando un microscopio de electrones.

Lista de espera

Hasta la fecha, Nectome ha sido incapaz de demostrar que los recuerdos persisten en el tejido muerto. Para salir de dudas, la startup ha invitado a las personas interesadas a convertirse en futuros usuarios a unirse a una lista de espera a cambio de un depósito de 10.000 dólares (unos 8.000 euros), reembolsable si el usuario cambia de opinión. Por el momento, 25 personas han realizado esta aportación económica, según ha compartido la compañía.

El método creado por McIntyre ha sido desarrollado en base a la combinación del embalsamamiento con la criogenización. Gracias a ambas técnicas, ha sido capaz de preservar un cerebro completo a nivel nanométrico, incluido el conectoma, que es el conjunto de todas las sinapsis que conecta a sus neuronas. Previsiblemente, un mapa del conectoma sería la base para poder recrear la consciencia de una persona. Frente a la imposibilidad de devolver a la vida el tejido muerto, la idea de Nectome consiste en recuperar, en su lugar, la información presente en la anatomía del cerebro y en sus detalles moleculares.

Quizás también te pueda interesar:

Advertencia
Advertencia

Te recomendamos

Noticias

El hub de innovación de Telefónica anunció recientemente su inversión en Sceenic, creador de Watch Together, un software que permite a los usuarios de...

Noticias

El vehículo de inversión, Extension Fund, tras el que se encuentran Antai Venture Builder y Riva y García SGIIC, entre otros, ha cerrado en...

Noticias

La gestora española de venture capital, Samaipata, ha obtenido compromisos por valor de 107 millones de euros al cierre del periodo de suscripción de...

Noticias

Europa está a punto de alcanzar el hito de los 100.000 millones de dólares invertidos en su industria tecnológica en un solo año, y...

Copyright © Total Publishing Network S.A. 2022 | Todos los derechos reservados