martes , 20 noviembre 2018 Impresion Pyme
  • Los relojes ecológicos de One Oak crecerán un 400% en 2018

    La empresa de moda sostenible, One Oak, que promueve plantar un árbol por cada reloj que venda, está de enhorabuena ya que las perspectivas de crecimiento son halagüeñas. Desde la firma estiman facturar este año alrededor de 600.000 euros, lo que supone un incremento del 400% respecto a 2017, cuando la compañía cumplió su primer año de vida.

    La firma espera cerrar el año con 15.000 productos vendidos,  con lo que superará los 3.000 artículos de 2017 que supusieron una facturación de 150.000 euros, según ha informado One Oak en un comunicado.

    El responsable de Ventas, Marketing y Sostenibilidad de One Oak, Guillermo Íñiguez, ha reconocido que las cifras “son ambiciosas”, pero se ha mostrado convencido de poder lograrlas.

    Por su parte, el responsable de Producto y Operaciones de la compañía, Carlos Íñiguez, ha apuntado que en los dos próximos meses lanzarán nuevos productos como “una colección de relojes de edición limitada y otra de mochilas fabricadas en madera y poliéster hecho con plástico reciclado”.

    El 95% de la facturación total de la compañía proviene de España, seguido de Francia, Reino Unido y Alemania, aunque la empresa tiene previsto reforzar la venta internacional de los productos de su catálogo a partir de 2019.

    La compañía, fundada por los hermanos Carlos y Guillermo Íñiguez en octubre de 2016, apuesta por un modelo de negocio diferente en el que comercializa complementos de madera extraída y tratada de forma sostenible.

    El objetivo es apoyar la lucha contra el cambio climático y concienciar al consumidor de la importancia de cuidar el planeta.

    One Oak planta un árbol por cada venta

    Por cada venta, One Oak planta un árbol en una zona asolada por los incendios, que llevan una etiqueta con el nombre del cliente y éste recibe una fotografía del resultado final, así como las indicaciones de dónde se encuentra.

    En la actualidad, la compañía se encuentra inmersa en “Renacer de las cenizas”, un proyecto de reforestación que busca plantar 10.000 árboles en el municipio de As Neves (Pontevedra), una zona calcinada al 90% por los incendios producidos en 2017 que arrasaron los montes gallegos.

    La intención es llegar a la cifra esperada antes de finales de febrero de 2019, para lo que plantarán árboles autóctonos que actúen como cortafuegos natural en caso de incendio y fomenten la biodiversidad forestal y animal.

    Esta reforestación absorberá un total de 1.900 toneladas de dióxido de carbono de la atmósfera durante los próximos 30 años, ayudando así a luchar contra el cambio climático.

    En otras palabras, el cortafuegos compensará en este periodo las emisiones de carbono emitidas por un coche que dé 250 vueltas a la tierra, según datos de la compañía.

    En el pasado, One Oak ha participado en la reforestación de zonas de Vilaboa (Pontevedra) y de la Selva Central del Amazonas en Perú.

    Quizás también te pueda interesar:

    También te gustará

    El trabajador cyborg se pone de moda: implántese un chip bajo la piel

    Como en una película distópica de ciencia ficción, las empresas del siglo XXI han empezado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.