miércoles , 14 noviembre 2018 Impresion Pyme
  • Virtualización: por qué le interesa a tu pyme y cinco casos de uso

    Virtualizar. Un término que pronunciado en muchísimas pequeñas empresas causa una impresión que mezcla el desconocimiento, la perplejidad y el “esto no es para mí”. ¿ Por qué? Porque desde que la virtualización es virtualización, la imagen que proyecta es la de una gran habitación atestada de servidores en la que los profesionales IT dan servicio a los miles de trabajadores que forman parte de su gran, grandísima empresa.

    Y sin embargo nada hay más alejado de la realidad. Son precisamente las pequeñas compañías, normalmente las que tienen menos recursos para invertir en servidores y otro hardware, las que más pueden beneficiarse de una tecnología que en un función más básica pasa por recrear varios sistemas operativos en una máquina, accesibles de forma simultánea.

    ¿Cómo se beneficia una pequeña empresa de esto? ¿Por qué debería resultarle útil la posibilidad de virtualizar las máquinas de sus empleados? En definitiva, ¿dónde se encuentra el beneficio real para las pequeñas empresas? Aunque al acudir a expertos en virtualización como Vmware, Citrix y otros los casos de uso se multiplican, algunos de los más habituales son los siguientes:

    Reduce el número de servidores y gana en eficiencia

    A diferencia de las grandes empresas, las pymes no suelen contar con un gran número de servidores. Las mayoría, suelen contar con una o dos máquinas de las cuales utilizan entre el 40% y 60% de su capacidad.

    Al crear varios servidores virtuales, las empresas consiguen ser más eficientes, pudiendo trabajar con más aplicaciones y distintas instancias de un sistema operativo (o distintos sistemas operativos) sin necesidad de tener que invertir más recursos en hardware.

    Alta disponibilidad y más seguridad

    Una de las ventajas de la virtualización es que permite “tomar una instantánea” de cualquier sistema operativo en un momento determinado.

    Al programar estas instantáneas (por ejemplo de forma semanal o mensual), las compañías pueden ahorrarse una gran cantidad de tiempo y problemas en caso de un error de hardware que obligue a sustituir un equipo o un problema de seguridad, que obligue a reinstalar por ejemplo el sistema operativo en un ordenador.

    No hay que confundir estas imágenes con los backups diarios que en cualquier caso debe realizar la organización. En el primer caso lo que se recupera de inmediato es tanto el sistema operativo como las aplicaciones instaladas, además de los documentos con los que estuviese trabajando el usuario en ese momento. En el segundo en cambio, se accede a una copia de seguridad de todos los datos de la compañía.

    Al combinar ambos métodos, se puede poner en marcha un ordenador en producción en pocos minutos y en menos de diez clics. Además, para algunas empresas este es un método muy eficaz para desplegar nuevos puestos de trabajo y agilizar de esta forma el funcionamiento de su departamento IT.

    Soporte para aplicaciones legacy

    En algunas ocasiones, puede ocurrir que determinadas aplicaciones críticas para una empresa, no funcionen correctamente en los sistemas operativos más modernos. Normalmente son aplicaciones creadas ad hoc para dar respuesta a un determinado proceso de negocio y resulta habitual que por distintos motivos dejen de desarrollarse o adaptarse a las exigencias de los nuevos sistemas operativos.

    La forma más sencilla de seguir utilizándolas sin tener que invertir en nuevos recursos (bien de desarrollo, bien de hardware) es apostar precisamente por la virtualización. Al recrear en el servidor el sistema operativo original para la que fue escrita, la aplicación puede seguir funcionando a la espera de que la compañía decida reemplazarla por una más moderna.

    Acceso remoto

    Especialmente en escenarios de movilidad o de teletrabajo, no son precisamente pocos los profesionales que en un momento determinado pueden tener la necesidad de acceder a el equipo de trabajo… que está en la oficina.

    En estos casos contar con un sistema operativo virtualizado es una gran idea ya que permite que el usuario pueda conectarse con su entorno de trabajo en pocos clics. Si suele trabajar en su servidor, ni siquiera necesitará que el equipo con el que suele operar esté encendido.

    Simplificación de la gestión TI

    Al apostar por la virtualización, los departamentos IT de las empresas pueden simplificar y agilizar su carga de trabajo. Aplicar un parque a una aplicación por ejemplo, realizar tareas de diagnóstico, gestionar las distintas copias de seguridad, desplegar nuevos de trabajo y un largo etc. son más fáciles precisamente gracias a una virtualización que permite trabajar sobre varias instancias de forma simultánea y no sobre cada máquina de forma individual.

    Virtualizar por lo tanto no es un terreno reservado exclusivamente para las empresas más grandes sino que cualquier compañía, incluso las más pequeñas, pueden encontrar en esta tecnología un aliado para su productividad.

     

    También te gustará

    Ocho claves para “poner guapa” tu tienda on-line antes del Black Friday

    El Black Friday está a la vuelta de la esquina. Y para bien o para …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.