viernes , 23 agosto 2019 Impresion Pyme
  • Cómo se realiza un análisis de riesgos laborales

    Análisis de riesgos laborales

    El análisis de riesgos laborales, también conocido como evaluación de riesgos laborales, es un proceso destinado a identificar y localizar los posibles riesgos para la seguridad y la salud de los trabajadores y a realizar una valoración de los mismos que permita priorizar su corrección.

    Los métodos más sencillos y comunes valoran los riesgos en función de sus consecuencias y la probabilidad de que se materialicen. Basándose en este criterio general se han propuesto distintas metodologías que, generalmente, dividen las consecuencias y la probabilidad en tres o más niveles. Una vez definidos estos niveles se utiliza una matriz que los relaciona para determinar la magnitud del riesgo.

    Este proceso es altamente subjetivo. Por ello, se han desarrollado gran número de variantes que intentan hacerlo más objetivo. Es común el uso de listas de chequeo y el análisis del histórico de accidentes para concretar las consecuencias así como de los índices de accidentabilidad para aproximar la probabilidad.

    Según el apartado 1 del artículo 16 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales la prevención de dichos riesgos deberá integrarse en el sistema general de la empresa, tanto en el conjunto de sus actividades como en todos los niveles jerárquicos de ésta a través de la implantación y aplicación de un Plan de prevención de riesgos laborales. Este Plan de prevención de riesgos laborales deberá incluir la estructura organizativa, las responsabilidades, las funciones, las prácticas, los procedimientos, los procesos y los recursos necesarios para realizar la acción de prevención de riesgos en la empresa, en los términos que reglamentariamente se establezcan.

    El análisis de riesgos laborales es la actividad fundamental que la Ley establece que debe llevarse a cabo inicialmente y cuando se efectúen determinados cambios, para poder detectar los riesgos que puedan existir en todos y cada uno de los puestos de trabajo de la empresa y que puedan afectar a la seguridad y salud de los trabajadores.

    Según la Federación de Empresarios del Metal de la Región de Murcia, esta evaluación es responsabilidad de la dirección de la empresa, aunque debe consultarse a los trabajadores o a sus representantes sobre el método empleado para realizarla; teniendo en cuenta que éste deberá ajustarse a los riesgos existentes y al nivel de profundización requerido. Para empezar, es recomendable examinar los accidentes, enfermedades y demás daños derivados del trabajo que hayan acontecido en los últimos años y de los que se tenga constancia.

    El objetivo fundamental de la evaluación es minimizar y controlar debidamente los riesgos que no han podido ser eliminados, estableciendo las medidas preventivas pertinentes y las prioridades de actuación en función de las consecuencias que tendría su materialización y de la probabilidad de que se produjeran.

    La evaluación de riesgos es una actividad que debe ser realizada por personal debidamente cualificado y su procedimiento de actuación debe ser consultado con los representantes de los trabajadores.

    Riesgos laborales

    Cómo se realiza el análisis

    Un análisis de riesgos del trabajo es un procedimiento que lleva a integrar los principios y prácticas de salud y seguridad aceptadas en una operación en particular. Hay que tener en cuenta que cada paso básico del trabajo se examina para identificar riesgos potenciales y determinar la forma más segura de hacer el trabajo.

    Según afirma, padigital.es, la principal metodología reside en la observación del trabajador/a y el desempeño habitual de sus funciones con su propio equipo y herramientas. Este proceso de observación se lleva a cabo por el supervisor directo junto con un miembro del comité de seguridad y salud ocupacional.

    Al término de la monitorización, todas las partes implicadas, incluyendo al trabajador, discuten los pasos básicos, que comprenderían:

    • Selección del trabajo a desempeñar
    • División del trabajo en frecuencia de partes
    • Identificación de los riesgos potenciales
    • Determinación de las medidas preventivas

    Factores a tener en cuenta

    A la hora de llevar a cabo un análisis de riesgos laborales hay determinados factores que no podemos pasar por alto:

    • Frecuencia y gravedad de accidentes. Requieren especial atención aquellos puestos de trabajo en los que los accidentes ocurren con mayor frecuencia o, en su defecto, los que derivan en lesiones graves o discapacitantes.
    • Potencial para lesiones o enfermedades graves, especialmente aquellas consecuencias derivadas de la exposición a sustancias nocivas o condiciones peligrosas.
    • Puestos de trabajo recientemente establecidos o modificados. Son especialmente susceptibles de riesgo debido a la falta de experiencia.
    • Trabajos poco desempeñados. El nivel de riesgo puede no ser evidente o anticipado debido a la falta de rodaje.

    Elementos de riesgo potencial

    Los siguientes son los elementos de riesgo que habría que intentar evitar en la medida de lo posible:

    • Exposición de temperatura demasiado alta o baja. Es habitual tanto en trabajos al aire libre como en oficinas con aire acondicionado.
    • Exceso de ruido o vibración
    • Inestabilidad de ciertos objetos
    • Exceso o ausencia de iluminación
    • Condiciones atmosféricas (esencialmente en empleos al aire libre)
    • Existencia de radiación nociva
    • Contacto con sustancias peligrosas o contaminantes
    • Existencia de gases, polvo o vapores en el aire
    • Condiciones de la maquinaria o equipo empleados
    • Condiciones generales de la/s infraestructura/s

    Cómo llevar a cabo la prevención

    Las medidas preventivas se llevan a cabo realizando cuatro pasos:

    • Eliminar el riesgo. Para ello podemos modificar el proceso existente, emplear sustancias menos peligrosas o nocivas, mejorar las condiciones ambientales (iluminación, temperatura, ruido, etc.) y sustituir los elementos del equipo deteriorados.
    • Contener el riesgo. En el caso de no poder eliminar el riesgo, se puede tratar de prevenir empleando dispositivos de seguridad, tales como cierres.
    • Revisar los procedimientos de trabajo, mediante la modificación de aquellos pasos que son peligrosos o la agregación de pasos adicionales.
    • Reducir la exposición. Es habitual, por ejemplo, la modificación de la maquinaria para que requiera menos mantenimiento. También se recomienda un uso apropiado de protección personal.

    Asimismo, se recomienda revisar con especial atención las instalaciones, las máquinas, los equipos, las herramientas y los productos empleados, el entorno del lugar de trabajo, la formación del personal y las pautas de comportamiento a la hora de realizar las tareas y la adecuación de las medidas preventivas y de los controles existentes.

    Quizás también te pueda interesar:

    También te gustará

    Problemas con las baterías de algunas Surface Pro 5 y Surface Pro 6

    Microsoft arrastra una mala racha con su serie Surface Pro. Las últimas actualizaciones de firmware …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.