jueves , 21 noviembre 2019 Impresion Pyme
  • El 75% de los autónomos cotiza por la base mínima

    Autónomos

    Las principales razones por las que los trabajadores terminan dándose de baja como autónomos son los motivos económicos, como no llegar al Salario Mínimo, la carga fiscal, las facturas impagadas o la dificultad para encontrar clientes. Estas son las causas del 72,6% de las bajas de trabajadores por cuenta propia. Casi 1 de cada 5 autónomos encuentra trabajo como asalariado en mejores condiciones. Esto se refleja en un dato cuanto menos preocupante. Más del 75% de los trabajadores autónomos en España cotiza por la base mínima, mientras que solamente hay un 3,4% que lo hace por la máxima.

    Son los datos que se desprenden del Estudio Nacional del Autónomo, elaborado por la empresa de servicios integrales para el autónomo Infoautónomos y que ha sido posible gracias a la metodología de trabajo e investigación de la Universidad de Granada.  Especialmente, por su Departamento de Comercialización e Investigación de Mercados.

    La radiografía que se desprende de este programa nos indica que el 60% de los autónomos en España son hombres y el 40% mujeres, mientras que la edad más común de este colectivo es la comprendida entre los 40 y los 54 años. La mitad de los trabajadores por cuenta propia se encuentra en esta franja, lo que contrasta con el escaso 1% de autónomos menores de 25 años.

    Llama la atención que la mayoría de los miembros de este colectivo no tienen trabajadores a su cargo. Cuatro de cada cinco autónomos no tienen ningún asalariado en plantilla. En cuanto a los que sí tienen trabajadores contratados, la mayoría tiene entre uno y cuatro empleados.

    Ayudas y subvenciones

    En lo que a ayudas y subvenciones respecta, más de la mitad de los trabajadores autónomos afirma no haber requerido nunca financiación para su negocio, exactamente el 60,6%. Del porcentaje de trabajadores autónomos que ha necesitado financiación, la mayor parte la ha conseguido a través de créditos en entidades bancarias, un 38,3%. Un 27,1% ha recurrido a fondos propios, un 17,2% a familia y amigos y un 12% a subvenciones.

    El 58,9% de los trabajadores autónomos que ha solicitado alguna subvención lo ha hecho a nivel autonómico, las ayudas de corte estatal representan al 22,7% y las locales al 18,4%.

    Es sorprendente que pese a la situación precaria de muchos trabajadores que se ven obligados a ser autónomos, tan solo el 39,4% de los mismos se anime a solicitar algún tipo de ayuda para sacar adelante su negocio o su empleo. Las razones son variadas. La falta de información y los trámites administrativos necesarios son las principales barreras para los autónomos a la hora de solicitar ayudas o subvenciones. En muchos casos, ni siquiera saben a qué ayudas pueden acceder. No obstante, un 21,7% de los encuestados asegura que las posibles subvenciones que habían observado no se ajustaban a las necesidades de su negocio.

    Los trabajadores autónomos aseguran que los boletines periódicos son el medio preferido a la hora de conocer qué ayudas y subvenciones hay disponibles para solicitar. Seguido de información puntual, reuniones con especialistas y otras opciones.

    Además, las Las principales áreas de interés para recibir ayudas y/o subvenciones son aquellas relacionadas con la financiación y la contratación en mayor medida. Otras opciones son los bienes de equipo, la formación y la tesorería.

    Estudio Nacional del Autónomo

    Principales problemas para el autónomo

    Entre los múltiples problemas que pueden tener los autónomos hoy en día en nuestro país destacan los pagos mensuales a la Seguridad Social (la cuota de autónomos) y el sistema de tributación como principales barreras de entrada al trabajo por cuenta propia, dificultando el emprendimiento. También destacan las diferencias autonómicas, aspectos relativos a la seguridad jurídica, y a la libertad de mercado.

    Por otro lado, el principal factor que dificulta la actividad diaria del autónomo se deriva de los problemas que que afectan a su vida personal (desprotección social en situaciones de paro, jubilación y enfermedad, estrés, soledad o desprotección del patrimonio
    privado). Además de éste, los problemas financieros derivados de problemas de acceso a financiación, liquidez y demás dificultan
    la actividad del autónomo.

    Ley de Segunda Oportunidad

    La ley de Segunda Oportunidad o ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la cargafinanciera y otras medidas de orden social, es una ley que se publicó el miércoles 29 de julio de 2015 en el Boletín Oficial del Estado y entró en vigencia el jueves 30 de julio del mismo año. Esta ley está dirigida a personas físicas, autónomos o cualquier tipo de persona, que con el tiempo ha adquirido deudas difíciles de eliminar, para poder dar una solución a las mismas.

    Existe un claro desconocimiento de la Ley de Segunda Oportunidad por parte de los trabajadores autónomos. Tan solo el 29,5% del colectivo conoce esta Ley. Es decir, el 70,5% de los autónomos desconoce por completo esta ley. Y en todo caso tan solo el 1% se ha beneficiado de ella.

    Debido al claro desconocimiento por parte de los autónomos de esta ley, solo una ínfima parte del colectivo la aprovecha. La opinión sobre esta ley es dispar, el 55,2% cree que no merece la pena al tratarse de un procedimiento laborioso y el 44,8% cree que es beneficiosa para sus intereses.

    Por otro lado, respecto a la capitalización del paro o pago único del desempleo la realidad es ampliamente conocida. 3 de cada 4 autónomos saben en qué consiste esta medida. No obstante, casi el 70% de los autónomos no ha utilizado nunca
    la capitalización del desempleo. De todas formas, más de la mitad de los autónomos (el 56,4%) considera que la obtención de
    la capitalización del paro es un proceso rápido y sencillo.

    Miedo a coger la baja laboral

    Más del 72% de los trabajadores autónomos tiene miedo de pedirse una baja laboral. El 71,3% nunca se ha dado de baja, pero de quienes sí lo han hecho, tres de cada cinco se han visto obligados a trabajar aún estando de baja. En parte, relacionado con esto, los autónomos consideran en su mayoría que las mutuas y/o la Seguridad Social no les protege personal y laboralmente.

    Casi la mitad de los trabajadores autónomos trabaja, de media, 10 o más horas diarias para sacar adelante su negocio. A pesar de ello, la mayoría no puede tomarse más de 20 días de vacaciones al año. Además, para la mayoría de los autónomos (más de un 62%),
    conciliar vida familiar y laboral es bastante complicado.

    También te gustará

    Kia busca mejorar la experiencia de cliente en España para conseguir relaciones más duraderas con sus clientes

    Kia busca perfeccionar las relaciones con sus clientes. Un estudio realizado por la firma automovilística …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.