martes , 25 junio 2019 Impresion Pyme
  • Espí, el turrón auténtico de Alicante con cuatro generaciones a sus espaldas

    Muy cerca del Mercado Central de Alicante, en el número 17 de la calle Tomás López Torregrosa se encuentra Turrones Espí, una de las tiendas con más solera que existe en el sector.

    La familia Espí lleva fabricando turrón artesano desde 1820 y es una de las pocas que tiene el título oficial de turronero. La actual es la cuarta generación que se dedica a trabajar este producto. Andrés Espí está al frente del negocio y nos explica cómo comenzó todo, a través de su bisabuelo que fundó el primer local en 1890. «Él empezó en esto casi de casualidad. Vivía en Jijona -capital mundial del turrón- y era labrador, no era turronero. Pero en la época hubo una gran epidemia en la provincia de Alicante y acabó en la casa de unos fabricantes, que casualmente no tenían descendencia masculina. Se enamoró de la hija que tenían, se casó con ella y heredó todos esos títulos. A partir de ahí, siguiendo la tradición de su padrastro, Sebastián Espí se hizo cargo de la fábrica».

    Andrés lleva desde los doce años dedicado al negocio, que ha tenido varias ubicaciones. En la actual lleva instalado desde 1980. Junto a Eva López está a punto de cumplir casi cuatro décadas vendiendo turrón a todo el mundo.

    Su familia se dedicó también a la venta del helado ya que en su momento ambos productos eran estacionales, y el turrón se vendía dos o tres veces por semana y en ferias. En 1921 los Espí terminaron instalándose definitivamente en Alicante capital coincidiendo con la apertura del nuevo mercado central, donde tenían un quiosco.

    El Turrón de Jijona, producto estrella

    En la tienda venden diferentes tipos de turrones, pero si uno destaca en especial es el de Jijona, que está compuesto de almendra tostada, clara de huevo, azúcar y miel. «Es el producto por antonomasia, el que todo el mundo debería probar una vez en la vida. Para que nos entendamos es el blando«, explica Andrés, que destaca un cambio de nombre que hubo hace varias décadas para dar a conocer a Alicante en el mundo. «Hoy en día al turrón blando se le conoce como turrón de Jijona y al turrón duro como turrón de Alicante, pese a que ambos se fabrican en Jijona. El blando se obtiene de la elaboración del duro. Antes se llamaban blando e imperial respectivamente, pero el imperial pasó a ser turrón de Alicante y desde entonces cuando vas a Miami, México o Colombia y dices que eres de Alicante te identifican con el turrón».

    Coca turrón a la piedra

    Uno de los productos más auténticos que se venden en Espí, y que más suele gustar al visitante, es el denominado Coca turrón a la piedra. Un turrón básico que se elaboraba en los campos donde había molinos de piedra circulares para moler el trigo y la almendra. «Es un turrón casero, no es peor ni mejor que los otros, cuenta con ingredientes básicos como son la almendra, el azúcar, la canela y ralladura de limón».

    Producto siempre fresco

    Pese a que existen muchos lugares en los que es posible comprar turrón, Espí es diferente por la calidad del producto. «Siempre está fresco, elaborado al día y tratamos de cuidar la imagen, la relación calidad-precio y al cliente. No queremos que nadie se sienta a disgusto en el local. El turrón tiene su precio porque lo vale», asegura Andrés. Lo cierto es que cualquiera que acuda a la tienda puede probar diferentes tipos de turrones y de licores de manera gratuita. El turrón que venden está elaborado en casa pensando en el cliente, no fabrican grandes cantidades, hacen la cantidad justa al precio justo.

    Como es lógico, la temporada alta tiene lugar en los meses previos a la Navidad, cuando todos los españoles buscamos este producto, para que no falte en las cenas y comidas de estas fechas tan señaladas con nuestros familiares. En ese periodo Espí tiene que ampliar plantilla para dar a basto con todos los pedidos que tienen.

    Además, no solo de turrones vive Espí. En el local también trabajan con otros productos fabricados en la provincia de Alicante como vinos, cavas, licores, vinos dulces o aceites para que el que venga de fuera se acuerde de haber visitado la ciudad.

    Clientes de todo el mundo

    Espí abarca clientes de todo tipo y condición gracias a la gran variedad de personas de diferentes nacionalidades que visitan la zona. Desde alicantinos, pasando por gente de toda España hasta de cualquier rincón de Europa y del Mundo. «A la tienda vienen personas que han parado en Alicante porque vienen de crucero, otras que encuentran la tienda por casualidad, turistas que vienen de Aragón o de Canarias y gente que nos llama por teléfono para que le enviemos a su país el producto».

    La venta por internet cada vez tiene más importancia ya que año tras año va in crescendo. Los servicios internacionales cada vez funcionan más. «Hemos llegado a tener pedidos hasta de Japón», señala Andrés.

    También te gustará

    Dell prepara un XPS 15 7590 con pantalla OLED 4K, llegará a final de mes

    A la hora de elegir un portátil profesional debemos tener en cuenta muchos aspectos, y …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.