miércoles , 20 noviembre 2019 Impresion Pyme
  • Financiando mi startup: presenta tu idea emprendedora a amigos y familiares

    Cuando nos iniciamos en el mundo de la inversión es lógico que estemos un poco perdidos. Tenemos una idea meridianamente clara de qué es lo que queremos desarrollar, tenemos unas pautas que debemos llevar a cabo y unos objetivos que debemos ir cumpliendo para ir creciendo progresivamente, pero es probable que no sepamos por dónde iniciarnos en el emprendimiento.

    Luego está la parte más complicada que es la que consiste en obtener el dinero que necesitamos, en conseguir financiación ya sea a través de crowdfunding, de préstamos bancarios, business angels, venture capitals o subvenciones varias. Pero antes de empezar a andar y para disipar todas las dudas que podamos tener debemos realizar una acción más sencilla de lo que parece: presentar nuestra idea a amigos y familiares. Es decir, a nuestro entorno más cercano.

    ¿Por qué es tan importante que los nuestros lo sepan?

    A la hora de presentar nuestro proyecto existe un elemento fundamental que puede impulsarlo definitivamente o, por el contrario, dar al traste con los planes del emprendedor más animado. Se trata del apoyo familiar, y en particular de nuestra pareja, que es donde en muchas ocasiones encontramos la principal baza para afrontar emocionalmente los problemas.

    El emprendedor puede buscar en su familia varios tipos de soporte a la hora de lanzarse a impulsar un negocio. Los más importantes son tres:apoyo emocional; liberarte de ciertas tareas o responsabilidades, que te permita enfocar tu esfuerzo sobre el nuevo proyecto empresarial; y financiación.

    Hay que tener en cuenta que iniciar un emprendimiento requiere de mucho tiempo y recursos. Por esta misma razón es necesario que hagamos saber a nuestro entorno de todo lo que va a suponer para nosotros lanzarnos a esta aventura. Aunque pueda parecer una obviedad, haber hablado y pactado todo esto con nuestras personas más cercanas no solo es importante sino que además puede llegar a ser determinante.

    Es más, compartir nuestras ideas con las personas más cercanas es importante porque van a ser las más honestas contigo sobre tu idea. Es importante buscar en ellos sus consejos y sugerencias.

    Realidad global

    Hay que destacar la importancia de plantear la realidad en todas sus dimensiones. Es decir, con los aspectos positivos, pero también negativos. Tampoco interesa que acojan nuestros planes con extrema euforia, sin asumir lo que significa. Si lo hacen así, los disgustos vendrán luego y acarrearán reproches. Este planteamiento ‘global’ puede limitar o frenar, en una primera fase, el apoyo de la familia, pero es mejor no dar nada por supuesto y pactar previamente todos los cambios que se vayan a producir, tal y como asegura la web Emprendedores.

    Manejar los cambios es fundamental. Al emprender un negocio, se plantean algunos cambios críticos, que pueden afectar al estilo de vida y a los roles que desempeña cada uno en el hogar y en la familia. Hay que reformular el rol de pareja, redistribuir responsabilidades y prioridades, tareas, tiempos y dinero.

    Otro elemento fundamental es la mentalidad de la pareja. Es importante actuar teniendo en cuenta si ésta es tradicional o moderna. Las segundas pueden aceptar mejor el hecho de que trabajes por tu cuenta o el tipo de negocio en el que pienses meterte.

    Sin imposiciones

    Todos los expertos coinciden en que no debes ‘imponer’ tu proyecto a nadie.

    Coalición. Crear un negocio puede suponer, en principio, una acción unilateral, lo que frecuentemente genera cierta oposición natural al cambio por parte de la pareja. Para contrarrestarlo, es conveniente que el emprendedor consiga el apoyo de otros familiares y amigos íntimos del matrimonio, que legitimen sus esfuerzos. Creer en lo que estás haciendo es suficiente, pero sentir que la gente de tu alrededor también cree es lo que te confirma que estás en la dirección correcta.

    Incertidumbres. La incertidumbre, la ansiedad, el estrés y las dudas del emprendedor son naturales. Es necesario que aprenda a convivir con ellas y enseñe a su familia a hacerlo también. Plantea válvulas de escape o formas de reducir la ansiedad. Si es necesario, pide ayuda para ello y organiza tu agenda con lógica, cuidando los descansos. Ver que los tuyos arriesgan, confían en ti y aportan su trabajo cuando la situación lo requiere, te empuja a intentar conseguir el éxito de la empresa no desfalleciendo cuando vienen las horas bajas.

    Superar la peor situación

    En ocasiones, conseguir el apoyo de la familia no es nada fácil e, incluso, puede convertirse en una empresa harto complicada. En estos casos, se aconseja un método fundamentalmente práctico, basado en la experiencia de la psiquiatría.

    Fases. Esta ciencia ha comprobado que las reacciones humanas ante un hecho negativo comprenden sucesivas fases. En la primera, nos planteamos que no es posible o no puede ser cierto, y tendemos a pensar que ‘esto tiene que ser algo que se te va a pasar’. En la segunda fase, buscamos un culpable, “alguien que te ha metido estos pájaros en la cabeza«.

    Mientras que en la tercera, lo vamos asumiendo, pero exigimos una compensación: “si esto es cierto, alguien debe resarcirme de lo negativo que va a suponer para mi«. La cuarta y última fase es la de la plena aceptación. Sin atajos. Si crees que la noticia va a sentar como un mazazo, acepta que, inevitablemente, para llegar a conseguir apoyo tienen que pasar primero por todas y cada una de estas fases. No intentes ahorrarte ninguna.

    La clave está en conseguir ‘acelerar’ las fases negativas, para poder llegar a la aceptación. Para ello utilice la escucha activa y, cuando tenga oportunidades, haga matizaciones y preguntas que inviten a la reflexión, pero sólo cuando la persona esté preparada para ello; en los primeros momentos, basta con mostrar comprensión.

    Financiación

    Con el acrónimo en inglés FFF (Friends, Family and Fools; Amigos, Familia y Tontos) hacemos referencia a que nuestro entorno más cercano es al que vamos a recurrir cuando necesitemos financiación.

    Cuando estamos buscando dinero para arrancar nuestro proyecto, y aquí volvemos a lo que decíamos al inicio del artículo, siempre vamos a pensar en la familia y en los amigos.

    Presentándoles a ellos nuestra idea y convenciéndoles podemos hacerles en ocasiones partícipes de la primera ronda de inversión necesaria para poner nuestro proyecto en marcha

    También te gustará

    Fujitsu renueva su línea de servidores PRIMERGY Mono-socket

    La compañía japonesa ha confirmando una importante renovación de su catálogo de servidores PRIMERGY en …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.