lunes , 18 noviembre 2019 Impresion Pyme
  • Estas son las consecuencias que podría tener para España la aplicación de un Brexit duro el 31 de octubre

    Continúa la incertidumbre en torno al Brexit y lo que hoy es blanco mañana puede ser negro. Pero la llegada de Boris Johnson al 10 de Downing Street ha acelerado el proceso y ha provocado que cada vez se vislumbre con más certeza un Brexit duro, después de que el premier británico decidiera cerrar el parlamento por un periodo de cinco semanas el pasado 28 de agosto.

    La clausura de la cámara de los comunes dificulta la capacidad de reacción de la oposición, que aún podría presentar una moción de censura contra el que en su día fuera alcalde de Londres, pero necesitaría para ello el apoyo de algunos diputados conservadores. El parlamento británico permanecerá cerrado entre el 9 y el 12 de septiembre y hasta el 14 de octubre, por lo que aún quedan quince sesiones para evitar la salida abrupta del Reino Unido de la Unión Europea, que está fijada para el próximo 31 de octubre. En esa fecha quedará confirmada la ruptura si los diputados no lo impiden con una ley que fuerce una extensión del Brexit más allá de esa fecha.

    Sea como fuere y en función de como avancen los acontecimientos en los próximos días y semanas, vamos a plantear el escenario más probable a día de hoy, que se aplique un Brexit duro.

    Pérdida de empleos en España

    En España se pondrían en riesgo alrededor de 70.000 empleos, según un estudio reciente de la Universidad Católica de Lovaina, que recoge La Razón. En el caso de Europa la pérdida de puestos de trabajo afectaría a 1,7 millones de personas. Si se llegara a pactar una salida acordada entre ambas partes o como se denomina Brexit suave la eliminación de puestos de trabajo sería de alrededor de 350.000. El análisis identifica el Brexit duro con una aumento en tipos de aranceles en el comercio internacional,motivo por el cual parte del empleo vinculado a los sectores correspondientes desaparecería.

    Cómo afectaría al turismo

    Uno de los sectores más afectados sería el turismo. Sin duda alguna, una de las grandes preocupaciones de cara al futuro tanto desde España como desde el Reino Unido, ya que los británicos son, de largo, la nacionalidad que más nos visita, formando verdaderas colonias en diferentes lugares de nuestra geografía, en puntos de las provincias de Alicante, Málaga o en Baleares y Canarias.

    Hasta junio, según cifras del Instituto Nacional de Estdística (INE) llegaron a nuestro país más de 8 millones de visitantes del Reino Unido. La cifra ya está tocada por el efecto futuro del Brexit ya que un año antes habían llegado a España un 1, 4 por ciento más. Está por ver qué sucedería, si hubiera que implantar una tasa, del estilo de la que pagamos cuando entramos por ejemplo en Turquía para que los británicos veraneasen en España y qué efectos tendría. Sin duda alguna un descenso brusco de los turistas provenientes del Reino Unido repercutiría negativamente en aerolíneas, empresas turísticas, taxistas, hoteles y restaurantes, entre otros sectores.

    Con el Brexit duro los británicos dirían adiós a la libre circulación por Europa y necesitarán un visado o pasaporte para venir a nuestro país. Las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) apuntan a que podría producirse un colapso financiero y la libra quedaría superada por el euro y el dolar, lo que supondría una restricción de salarios y la pérdida del valor de la moneda.

    Campo de Gibraltar

    Otro de los focos más importantes está en el Campo de Gibraltar. La economía de la zona depende en un alto porcentaje de la colonia británica y la aplicación de un Brexit duro genera mucha incertidumbre.

    En el lado español, y a escala andaluza preocupan los 14.000 trabajadores españoles en la Roca, además de los 80.000 residentes británicos en la Costa del Sol, en su mayoría procedentes del Reino Unido, más 2,5 millones de turistas de dicha nacionalidad que siguen viajando a Andalucía. En caso de Brexit duro, está en el aire si servirán los cuatro memorándums de entendimiento acordados en 2018 y que se relacionan con los derechos de los trabajadores transfronterizos, medio ambiente y pesca, cooperación policial y aduanera, más el de tabaco y fiscalidad, según asegura El Diario. De momento, el anuncio del Brexit provocó la caída de la libra y, con ella, buena parte del dinero que circulaba hasta entonces por el Campo de Gibraltar.

    Si no ocurre un milagro, la comarca del Campo de Gibraltar volverá a asumir un grave riesgo de aumento de desempleo y perdida de negocio. De toda la zona, el municipio que presumiblemente va a resultar más afectado es La Línea de la Concepción. Por su cercanía al Peñón, ha conocido periodo de vacas gordas –la posguerra—y de vacas flacas, el cierre fronterizo de hace 50 años. Ahora, se apresta a conmemorar en 2020 el 150 aniversario de su fundación, pero sigue teniendo miedo al futuro.

    No obstante, hay que recordar que Gibraltar no forma parte de la Unión Aduanera de la UE. En ese sentido, la magnitud del cambio no es tan grande como respecto al Reino Unido.

    Reducción del tránsito de camiones

    Un Brexit sin acuerdo obligaría a reducir el tránsito de España al Reino Unido a menos de 800 camiones, una décima parte de los que actualmente realizan transporte entre ambos países, según las estimaciones de la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer).

    A su juicio, la salida sin acuerdo del Reino Unido de la Unión Europea el próximo 31 de octubre tendría consecuencias nefastas para los intercambios comerciales con España por carretera, siendo el quinto país destinatario de sus exportaciones que realizan actualmente unos 8.000 camiones españoles.

    Fenadismer ha explicado que la actual licencia comunitaria europea que permite realizar transporte ilimitadamente entre los países de la Unión Europea perdería su validez en el Reino Unido, siendo sustituida por la autorización multilateral denominada Cemt, de las que España sólo otorga 800 licencias anuales para camiones.

    Asimismo, ha precisado que el Reino Unido forma parte en la actualidad de la Unión Aduanera, la cual establece la eliminación de las fronteras entre los países miembros con relación al transporte de todas las mercancías.

    Por ello, una vez que el Reino Unido abandonase precipitadamente la Unión Europea, se establecerían nuevos criterios aduaneros y arancelarios tanto en la exportación como importación de mercancías, así como el restablecimiento de las fronteras de acceso entre ambos territorios, lo que ralentizaría de forma importante, según Fenadismer, el tránsito de camiones hacia dicho Estado.

    De hecho, el Reino Unido representa el quinto país de destino de los transportistas españoles, aglutinando el 8,1% del total de las toneladas-kilómetros realizados por los vehículos pesados españoles, en concreto unos 8.000 camiones.

    Dichos camiones se verán afectados por nuevos trámites aduaneros al paso por la frontera británica, lo que afectaría principalmente a las exportaciones españolas de productos agroalimentarios, automoción, productos farmacéuticos y mercancía general.

    También te gustará

    QMENTA

    Qmenta busca financiación para su Inteligencia Artificial aplicada a las enfermedades cerebrales

    La startup catalana, QMENTA, acaba de abrir una ronda de financiación, a través del portal …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.