jueves , 5 diciembre 2019 Impresion Pyme
  • Tres errores que debes evitar a la hora de comprar un portátil profesional

    portátil

    Te has decidido, vas a renovar tu portátil profesional para disfrutar de las ventajas que te aportará adquirir un nuevo equipo, de hecho tienes claro el modelo que quieres, pero antes de dar el paso te recomiendo que eches un último vistazo a sus características clave y que te asegures de que cumple con tus necesidades.

    Siempre es buena idea dar una segunda vuelta para terminar de resolver dudas y para evitar errores importantes que, en muchos casos, pueden acabar haciendo que lo que parecía una buena compra se acabe convirtiendo en todo lo contrario.

    Para ayudaros a acertar en este artículo vamos a compartir con vosotros tres errores muy habituales, y muy graves, que debemos evitar a la hora de adquirir un nuevo equipo profesional. Como siempre esperamos que os sea útil, y os recordamos que si tenéis cualquier duda podéis dejarla en los comentarios.

    1.-Un tamaño de pantalla inadecuado

    Puede que un portátil profesional cumpla con tus necesidades a nivel de especificaciones, ¿pero estás seguro de que el tamaño de la pantalla también se ajusta a lo que buscas? Es fácil pensar que un portátil con un tamaño de pantalla determinado será suficiente, pero esto no siempre es así.

    Por ejemplo, si eres de los que van a estar muchas horas delante del portátil una pantalla de 12 pulgadas no es para nada recomendable, lo ideal sería que optases por una de 15,6 pulgadas, ya que te permitirá trabajar con mayor comodidad y ser más productivo.

    Centra bien el tiro en este aspecto y valora el tamaño de pantalla que realmente necesitas, no solo a corto plazo, sino también a medio y largo plazo, teniendo en cuenta cambios probables que puedan producirse en tu trabajo diario.

    2.-Olvidar el equilibrio entre peso y rendimiento

    La potencia es importante, pero el peso también. Si has visto un portátil muy potente pero también muy pesado deberías pensar si esto realmente te compensa y no dejarte llevar ciegamente por el rendimiento bruto del equipo.

    Comprar un portátil de alto rendimiento que tiene un peso elevado no tiene por qué ser un problema si lo vamos a utilizar casi todo el tiempo en un lugar fijo, pero si vamos a tener que llevarlo continuamente encima acabará siendo problema.

    Piensa en la movilidad que vas a necesitar y recuerda que no es lo mismo cargar a diario con un portátil de 1 kilogramo que con un armatoste de 3 kilogramos.

    3.-Memoria RAM limitada y no ampliable

    Cuando compramos un portátil tendremos a buscar una configuración que se ajuste a nuestras necesidades actuales, y también a aquellas que tendremos a medio plazo. Sin embargo, esto representa una inversión que, al final, vamos a intentar aprovechar durante el mayor tiempo posible, y por ello debemos tener cuidado y mirar más allá de las especificaciones que vemos.

    Si nos hacemos con un portátil equipado con 8 GB de RAM pero esta viene soldada a la placa y no es ampliable tendremos un problema, ya que estaremos anclados para siempre en esa configuración y no podremos ampliarla. Lo mismo ocurre con aquellos equipos que tienen una capacidad de almacenamiento limitada y no es ampliable a nivel interno.

    Ten en cuenta siempre las posibilidades de ampliación de tu nuevo equipo, especialmente en lo que a RAM y almacenamiento se refiere.

    También te gustará

    familia

    ¿Cómo afecta la tecnología a las relaciones familiares?

    La tecnología se ha implantado de forma permanente en la mayoría de nuestras actividades cotidianas. …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.