jueves , 20 febrero 2020 Impresion Pyme
  • El eyetracking despuntará en 2020 en tres sectores: neuromarketing, industria 4.0, y automoción

    El eyetracking se está utilizando ya en muchos ámbitos de la vida, con diferentes aplicaciones. Y todo apunta a que en 2020 avanzará en campos tan significativos como sanidad, industria, logística, marketing o transportes.

    De hecho, estudios internacionales apuntan a que el mercado global de eyetracking se espera que crezca un 27,4% anual hasta 2025 (valorado en 287 millones de dólares en 2018).

    Gracias a la naturalidad que ofrece como forma de comunicación y a las múltiples posibilidades de aplicación que permite la tecnología de seguimiento ocular, se está investigando y desarrollando mucho en el campo para poder satisfacer la creciente demanda de todo tipo de sectores.

    Actualmente, los que tienen una mayor penetración de uso de esta tecnología son salud y retail, aunque la tendencia es que, en los próximos años, despunten principalmente automoción, neuromarketing e industria 4.0. Las previsiones apuntan a que las aplicaciones más frecuentes de esta tecnología en próximos años podrían ser las de realidad aumentada y realidad virtual, su incorporación en dispositivos móviles, de entretenimiento y gaming o de soluciones biométricas sin contacto.

    En este contexto, Irisbond, compañía pionera en tecnologías de apoyo con el primer software de eyetracking de fabricación y desarrollo 100% español, ha realizado un análisis de los tres sectores en los que esta tecnología innovadora pegará fuerte en 2020.

    1. Automoción, la tendencia por excelencia

    La aplicación más directa en este sector es en los sistemas de monitorización del conductor (DMS), donde la tecnología eyetracking está siendo de vital importancia. Con el objetivo de crear coches más seguros y avanzados, la combinación entre reconocimiento facial y seguimiento ocular permite obtener información sobre la atención del conductor, el estado de alerta o su concentración al volante. De manera que podemos crear avisos y notificaciones en la conducción.

    Además, el eyetracking está siendo realmente beneficioso en los procesos de testeo e inspecciones de seguridad, ya que aporta luz -a través de mapas de calor, por ejemplo- sobre el foco de la mirada del conductor. Incluso se están implantado sistemas de realidad mixta donde se combina la realidad y realidad virtual, y mediante la tecnología eyetracking se identifican los elementos que causan distracción o estados de alerta durante la conducción.

    2. Neuromarketing, para conocer lo que querrán los consumidores

    Para la publicidad y el marketing es vital poder conocer la conducta de los consumidores, sus preferencias, sus decisiones y, sobre todo, llegar a predecir sus comportamientos. Para ello emplean técnicas de neuromarketing como el EEG, el eyetracking o los test de respuesta implícita.

    Respecto a la tecnología eyetracking, permite identificar mediante un exhaustivo seguimiento ocular, patrones de comportamiento durante la visita al punto de venta o al momento del contacto con la marca. Por ello, las aplicaciones son infinitas, desde usabilidad de software/hardware, testeo de publicidad y producto en comercios, hasta análisis de la concepción de la imagen corporativa… Son muchas las ventajas, ya que proporciona información sobre procesos temporales con alta resolución, es adaptable a múltiples entornos y es combinable con otros dispositivos, a un coste relativamente accesible.

    3. Robótica e industria 4.0, mejora la planificación y la precisión 

    Es sin duda una de las actividades profesionales donde se requiere de complejos aprendizajes y largos entrenamientos para su correcto desempeño. En este sector, la tecnología avanza a pasos agigantados, y abre nuevas posibilidades de aplicación para la industria robótica y especialmente, para la robótica colaborativa hombre-robot.

    Por ejemplo, con aplicaciones en tareas de inspección con cámara, dirigiendo la cámara con los ojos al punto donde se ha de tomar la fotografía de inspección, y dando la orden de disparo de foto mediante guiño del ojo. O el concepto del “tercer brazo”, que permitiría a personas que en la planta de producción han de manejar cierta maquinaria o herramientas para las que necesitan ambas manos, puedan dar instrucciones a un robot con los ojos para que realice operaciones adicionales sobre la maquinaria o herramientas que está manejando. Por supuesto, servirá también para la inserción laboral de personas con ciertas discapacidades comunicativas a ciertos puestos de trabajo propios de la planta de producción.

    También te gustará

    Diez requisitos que debe cumplir todo programador, según las pymes

    Ser programador representa un desafío importante. Es una profesión que requiere de un alto grado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.