viernes , 23 octubre 2020 Impresion Pyme
  • Alemania es el primer cliente de Microsoft para el soporte de pago de Windows 7

    El final del soporte de Windows 7 se produjo el pasado 14 de enero. Microsoft había avisado de que este momento llegaría, y lo hizo tanto por activa como por pasiva. Puede que nos parezca una actitud exagerada, pero nada más lejos de la realidad.

    Dicho sistema operativo mantiene una cuota de usuarios muy grande, y el gigante de Redmond era consciente de que pocos estarían preparados para abandonarlo y completar la transición a un sistema operativo más actual. Esto, y su deseo de evitar un nuevo caso Windows XP, movieron a Microsoft a lanzar avisos constantes para intentar reducir al máximo el porcentaje de usuarios anclados en Windows 7.

    Gracias a esos avisos y a la posibilidad de actualizar, todavía, de forma gratuita desde Windows 7 a Windows 10 se ha reducido el porcentaje de usuarios que utilizan el veterano sistema operativo de Microsoft, pero esto no quiere decir que se haya logrado una transición casi completa. No, todavía falta mucho para ello, y lo ocurrido en Alemania es uno de los mejores ejemplos.

    El gobierno Alemán no ha tenido más remedio que pagar por el soporte extendido de Windows 7, conocido como «Actualizaciones de Seguridad Extendidas». Solo este año Alemania pagará alrededor de 800.000 euros para mantener el soporte en unos 33.000 PCs equipados con Windows 7, lo que nos deja un coste aproximado de 24 euros por cada equipo y año. Ese precio encaja con el coste para equipos con Windows 7 Enterprise que son, además, clientes de Microsoft 365.

    Los usuarios de Windows 7 Pro tendrían que pagar casi el doble por cada año de soporte, lo que significa que solo por utilizar una versión distinta esos 800.000 euros podrían haberse convertido casi en 1,6 millones de euros. No hay duda de que el final de Windows 7 va a ser problemático para Microsoft, pero también muy rentable.

    Es importante tener en cuenta que el precio del soporte extendido se duplica por cada año que lo tengamos contratado, lo que significa, en el caso de Alemania, que si no completan su transición a otro sistema operativo y deciden volver a contratar el soporte extendido en 2021 tendrán que pagar 1,6 millones de euros, y si repiten en 2022 el coste subirá a 3,2 millones de euros.

    Alemania confirmó que inició su transición en 2018, así que es poco probable que tengan que apurar los tres años de soporte extendido. Si en tu pyme utilizas Windows 7 recuerda que no debes recurrir a soluciones «milagro» que prometen actualizaciones de seguridad gratuitas, puedes acabar con un importante problema de seguridad en tu empresa.

    También te gustará

    clientes

    ¿En qué consiste y por qué es interesante para las pymes la servitización?

    En estos tiempos, es imprescindible buscar nuevas fórmulas para generar fuentes adicionales de ingreso, es …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.