martes , 18 febrero 2020 Impresion Pyme
  • ¿Merece la pena actualizar un PC viejo a un SSD barato?

    Mantener un PC viejo puede acabar siendo problemático. La pérdida de rendimiento que se produce con el paso del tiempo, unida a la degradación que sufren algunos componentes y a los problemas inherentes al uso continuado de un mismo sistema operativo durante años pueden hacer que la experiencia de uso se acabe convirtiendo en un infierno.

    Hacer una instalación limpia del sistema operativo y llevar a cabo un pequeño manteniendo del equipo puede ayudar a mejorar la situación, pero no obrará milagros. Lo ideal en muchos casos sería renovar equipos, ya que acabaremos rentabilizando la inversión gracias al menor coste de propiedad que representa la compra de ordenadores nuevos (menos mantenimientos, menos consumo, mayor productividad, étc).

    Si no tenemos el presupuesto necesario para sustituir un viejo PC (o varios) es probable que hayamos considerado la posibilidad de actualizar algunos de sus componentes para intentar mejorar el rendimiento y alargar su vida útil, ¿pero realmente merece la pena? En este artículo queremos centrarnos en uno de los componentes más importantes y que más puede ayudaros a mejorar el rendimiento de un equipo antiguo, el SSD.

    Me han preguntado en muchas ocasiones si realmente merece la pena montar un SSD en equipos tan viejos que están limitados a conectores SATA antiguos (1,5 Gbps y 3 Gbps), y la respuesta es un sí rotundo. El hecho de que tengamos un conector obsoleto no implica que no podamos disfrutar de las ventajas que ofrece un SSD frente a una unidad HDD.

    Por ejemplo si instalamos un SSD capaz de alcanzar 550 MB/s en lectura y escritura secuencial sobre un puerto SATA II (3 Gbps) este no podrá alcanzar su velocidad máxima, pero el resto de sus ventajas estarán ahí y marcarán una enorme diferencia. Así, disfrutaremos de tiempos de acceso reducidos, los tiempos de carga serán mucho menores y el equipo mostrará una mayor fluidez y una mayor velocidad en todos los sentidos.

    El salto de un HDD a un SSD en un equipo antiguo hará que algo tan simple como encender el equipo se complete en menos tiempo, y que abrir un documento de Word o una foto sea algo casi «instantáneo». A esto debemos unir, además, que los SSDs tienen un funcionamiento silencioso y un consumo reducido. Incluso un SSD de 20 euros marcará un cambio enorme, no lo dudes.

    También te gustará

    Compal Flex Book: una tablet plegable que puedes convertir en un portátil

    El Compal Flex Book es un equipo curioso y muy interesante. Estamos ante una tablet …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.