domingo , 25 octubre 2020 Impresion Pyme
  • Así funciona la seguridad en los modelos de formación 4.0, utilizando tecnología inmersiva

    Hace poco hablábamos del impulso que había tenido en los últimos tiempos la formación 4.0. Un sistema basado en el uso de la tecnología inmersiva para que los usuarios puedan aprender conceptos de manera telemática, especialmente a traves de la formación online y del e-learning generando innumerables ventajas para el desarrollo laboral posterior.

    Hoy, vamos a centrarnos en la seguridad necesaria para este tipo de formación, tanto en lo que afecta a la empresa como al trabajador.

    Riesgos laborales

    La prevención de riesgos laborales es fundamental para garantizar la seguridad de los trabajadores en la industria 4.0 y en la formación de este tipo.

    Sin duda alguna, el campo laboral es uno de los ámbitos de la vida humana que se verá más afectado por el avance de la tecnología. A pesar de que el desarrollo tecnológico permitirá la automatización de procesos dañinos para la salud del ser humano, lo cierto es que esta nueva revolución industrial también significa que las compañías deben estar preparadas para afrontar algunos riesgos laborales.

    La presencia de robots y de máquinas implica que los trabajadores tienen que mantener una relación más estrecha con estos dispositivos. Como resultado, las compañías tienen que velar por el bienestar físico, mental, social y emocional de sus trabajadores.

    Aunque es difícil identificar todos y cada uno de los futuros retos en materia de seguridad laboral, los principales riesgos laborales a los que habrá que hacer frente en el futuro, según la clasificación que establece Geseme, son:

    • Nuevos ritmos de trabajo.
    • Aislamiento social.
    • Sedentarismo y enfermedades asociadas a este comportamiento.
    • Alteraciones en las relaciones laborales y personales.
    • Cambios de horarios.
    • Nuevas formas de contratación (ante la presencia de las máquinas, los trabajadores deben estar preparados para ofrecer más valor y poseer otras cualidades).
    • Tecnoestrés.
    • Inestabilidad laboral (trabajo nómada).
    • Problemas éticos y morales asociados con el acceso ilimitado a la información.
    • Rechazo e inseguridad: los trabajadores de más edad pueden sentir incomodidad por tener usar este tipo de tecnologías o tener como superiores a personas mucho más jóvenes que ellos.

    Y estas son algunas de las medidas que se pueden tomar para reducir o eliminar esos riesgos:

    • Implementación de códigos éticos que contemplen el derecho a la desconexión y el teletrabajo.
    • Capacitar a los empleados en el uso de la tecnología.
    • Mejorar las condiciones ergonómicas de las empresas.
    • Realizar evaluaciones de riesgos psicosociales.
    • Implementar programas de ejercicio.
    • Ofrecer descansos para evitar el sedentarismo y las afecciones musculares que podrían derivarse de él.

    Dispositivos móviles

    Pero además de la seguridad física también hay que tener en cuenta la ciberseguridad. La proliferación de dispositivos móviles de captura y presentación de datos y la tendencia a cambiar la manera en cómo estos se comunican, hace que surjan nuevos retos de seguridad a los que enfrentarse en entornos de digitalización industrial.

    Si antaño los problemas los plantearon las redes wifi, a las que las empresas tuvieron que adaptarse para desplegar sus dispositivos móviles, en la actualidad estos problemas vienen de la mano de los nuevos dispositivos 3G y 4G, capaces de ser desplegados en cualquier parte, y que no necesitan de una red wifi para funcionar, ya que disponen de su propia conectividad a internet que los hace autónomos.

    Es un sistema de comunicación muy práctico y una tentación a la que ninguna empresa es capaz de sustraerse, porque externaliza y abarata de per se la infraestructura de comunicaciones, o al menos, parte de ella. Ya no es necesario desplegar y administrar una compleja red de puntos de acceso wifi, los dispositivos se comunican directamente por internet y pueden hacerlo desde cualquier parte, no sólo desde las instalaciones de la propia empresa, según asegura Industria4.

    La parte menos deseable de esta evolución, es que el hecho de que estos dispositivos se conecten a través de internet plantea nuevos retos en materia de seguridad, para los que las empresas pueden no estar preparadas o de los que, en el peor de los casos, ni siquiera son conscientes a la hora de implementar una solución de este tipo.

    Por una parte, el hecho de que los dispositivos se conecten por internet, obliga a que los servidores corporativos contra los que trabajan en tiempo real, sean accesibles a través de internet. Es necesario, por tanto, un cuidadoso estudio de la securización de esas comunicaciones, bien sea mediante sistemas a nivel de aplicación, tales como la utilización de protocolos seguros, etc., como a nivel de canal de comunicación, mediante la utilización de túneles VPN, etc.

    Por otra parte, nuestros dispositivos van a funcionar desde cualquier sitio conectados a nosotros. Antes un dispositivo sustraído dejaba de funcionar una vez que se alejaba de la red física de la factoría, lo cual nos permitía ejercer cierta vigilancia ocular de los mismos, ahora, un dispositivo sustraído seguirá funcionando desde cualquier parte hasta que no lo demos de baja del sistema de alguna manera, con lo que la protección del acceso al propio dispositivo, a los datos que contiene y a los que puede acceder en remoto se vuelve mucho más importante.

    También te gustará

    Los mejores contenidos de la semana en MuyPymes

    Terminamos, un domingo más, con un nuevo repaso a los mejores contenidos que hemos publicado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.