domingo , 25 octubre 2020 Impresion Pyme
  • Laura, afectada por ERTE: «¿No nos vais a pagar? Pues dejadnos trabajar»

    ANGUSTIA

    Laura trabajaba en la hostelería, en una localidad de Barcelona cuando, como miles y miles de españoles, se vio afectada por un ERTE a mediados de marzo, debido al cierre de su local por el Estado de Alarma. «Al principio estaba tranquila, total iban a ser solo 15 días«, nos cuenta. Pero, como todos sabemos, ya ha pasado más de dos meses desde aquel día y los negocios hosteleros en muchas partes de España siguen cerrados.

    «No he cobrado los días trabajados de marzo porque mi jefe tiene familia y ha tenido que cerrar todos sus locales«, dice Laura. Lo que no imaginaba era que el Estado también la dejaría plantada. «Me ingresaron 500 euros correspondientes a marzo» y, desde entonces, nada más. La situación de esta barcelonesa no es un hecho aislado. De hecho, según un estudio del Consejo General de los Colegios de Gestores Administrativos, recogido por Expansión, alrededor de un millón de trabajadores que se encuentran en un ERTE, aún no ha cobrado nada y la mayoría, además, se irá al paro.

    Sin una explicación oficial que convenza, los afectados suelen coincidir en los motivos por los cuáles no están cobrando: el SEPE es un auténtico caos. En el caso de Laura, aunque le aprobaron la prestación por causa mayor, de repente, vio por Internet que el sistema le había dado de alta en abril por «colocación por cuenta ajena», algo que no era cierto y que ella vio por casualidad en mayo cuando, extrañada por no recibir la prestación, consultó su expediente.

    La comunicación con el servicio estatal de Empleo es prácticamente imposible. No contestan a los emails y para que te atiendan al teléfono hay que armarse de paciencia. «Conseguí hablar con ellos tres veces en 20 días, llamando casi las 24 horas, pero no me solucionaron nada«, nos aclara Laura. La única respuesta de la Administración fue echar balones fuera y responsabilizar a las gestorías y a las empresas, que son quienes mandan la documentación. «Algunas personas no han cobrado por culpa de no poner un acento en su nombre, a otros no se les ha reconocido los hijos (la prestación es mayor)… es un lío total«.

    En la web del SEPE han reconocido «alguna incidencia en el procesamiento de los datos». «En estos días, el personal del SEPE está trabajando en la subsanación de estas incidencias en el procesamiento informático, y se repondrá la prestación en base al periodo de percepción que corresponda», indican en la web.

    Como consecuencia de la crisis del COVID, alrededor de 240.000 pymes cerrarán en nuestro país, a corto plazo. De ellas, 135.000 se habrían acogido a un ERTE, según el estudio del Consejo General de los Colegios de Gestores Administrativos, tras una encuesta a gestores administrativos, que están tramitando el 15% de los ERTEs.

    Mientras tanto, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, indicaba la semana pasada que quedaban unas 300.000 prestaciones por reconocer. Según explican fuentes del Ministerio de Trabajo al diario El Independiente: “No hay prestaciones pendientes de trámite salvo las que han de subsanar errores y no podemos concretar el número de casos”. 

    Agrupaciones y denuncias

    «En mi caso, voy a denunciar al SEPE», nos cuenta Laura, quien es la precursora del grupo Afectados ERTE 2020 (@2020ERTE), un grupo de personas que se han ido reuniendo por diferentes canales sociales para darse apoyo e informar a la sociedad de su situación. «A principios de mayo, me metí en un grupo de Facebook afectados por el COVID y expliqué mi problema con el ERTE, de repente, mucha gente salió del anonimato para denunciar que ellos estaban igual que yo».

    Esta catalana nos cuenta que hay muchas familias con niños que no han ingresado ni un euro en dos meses y que, dada la situación de sobresaturación en los comedores sociales y ONGs, han tenido que comenzar ellos mismos a pedir comida a amigos y familiares para donarlas a estas personas. «Debo dos meses de alquiler, tengo muchas facturas que pagar y no cuento con ningún ingreso«, nos dice. Pero esto no es todo. 

    Otra de las medidas estrellas del Gobierno para los trabajadores afectados por el coronavirus, la moratoria de alquileres, se ha convertido también en otra pesadilla burocrática. En esta ocasión, hay que tramitarlo telemáticamente con el banco de referencia. «Las webs están colapsadas, te piden mucha información…».

    Al final una situación compleja y desesperante para más de un millón de españoles trabajadores que ven pasar los días en números rojos y sin soluciones. Laura le lanza una petición al Gobierno: «¿No nos vais a pagar? Pues dejadnos trabajar».

     

    También te gustará

    Los mejores contenidos de la semana en MuyPymes

    Terminamos, un domingo más, con un nuevo repaso a los mejores contenidos que hemos publicado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.