miércoles , 25 noviembre 2020 Impresion Pyme
  • Tres ventajas que ofrece un SSD y que probablemente no conocías

    Las ventajas que ofrecen las unidades SSD han hecho que este tipo de soluciones de almacenamiento hayan desplazado, en muchos casos, a las unidades HDD. No hay duda de que la diferencia de precio que existe entre ambas hace que las segundas tengan, todavía, mucho sentido en diferentes sectores, pero para cualquier usuario medio un SSD es, hoy por hoy, la mejor opción posible.

    Una unidad HDD tiene piezas mecánicas que realizan procesos de lectura y escritura buscando en diferentes sectores de los discos que la integran. Esto tiene consecuencias muy importantes:

    • Latencias elevadas, generadas por el proceso mecánico de búsqueda de archivos.
    • Tiempos de acceso muy altos, sobre todo en unidades de gran tamaño cuando existe, encima, fragmentación de archivos.
    • Mayor consumo energético y vibraciones por el movimiento de  las partes mecánicas.

    Las unidades HDD tienen, además, unas velocidades máximas que, por sus propias limitaciones físicas, quedan muy por debajo de los máximos que alcanzan los SSDs, incluso aunque nos limitemos a las unidades SATA III. Por ejemplo, un HDD estándar a 7.200 RPM ronda los 160 MB/s en lectura y escritura secuencial, mientras que un SSD supera sin problemas los 500 MB/s.

    Tres ventajas clave de un SSD que justifican directamente su compra

    El salto que se produce al instalar un SSD es tan grande que es prácticamente como pasar de la noche al día. Si tienes un portátil antiguo el simple hecho de instalar un SSD te permitirá darle una segunda vida, y lo mismo aplica a casi cualquier PC de escritorio, incluso aunque tengas que utilizar una interfaz obsoleta, como SATA II, por ejemplo.

    Sí, las ventajas que aporta un SSD son tan marcadas que incluso con un conector antiguo notaremos una gran mejora en términos de rendimiento. Sé que estáis deseando conocer esas tres ventajas poco conocidas de los SSDs, así que no os entretengo más, vamos con ellas:

    1. No presentan retrasos derivados de latencias y tiempos de acceso altos: imagina que tienes que abrir una foto muy grande, o un documento muy largo con imágenes, y que estos están segmentados en varias partes de la unidad de almacenamiento. Si utilizas un HDD habrá un retraso importante para abrir estos archivos, y también en la carga del contenido de los mismos. Con un SSD eso no ocurre, ambos procesos son prácticamente instantáneos, incluso aunque utilicemos una interfaz anterior a SATA III.
    2. La fragmentación no es un problema en los SSDs. Esto se debe a su propia naturaleza, ya que no presentan partes mecánicas y pueden acceder a todos las celdas de memoria a gran velocidad.
    3. Tienen una mayor resistencia a las vibraciones y a los golpes. Los SSDs tienen asociada una cierta imagen de fragilidad, pero la verdad es que son más resistentes que las unidades HDD. Al carecer de piezas mecánicas resisten mejor las vibraciones, los golpes y las sacudidas. No solo son más rápidos, también son más resistentes.

    También te gustará

    Guía Smart Commerce 2020

    ¡Ya está aquí la primera Guía Smart Commerce 2020! Descárgala gratuitamente

    Hoy os presentamos la primera guía sobre Smart Commerce 2020 de MuyPymes. Tras los éxitos …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.