viernes , 27 noviembre 2020 Impresion Pyme
  • Cómo saber si debes mejorar la gestión del CRM o comprar uno nuevo

    Las marcas sufren, hoy más que nunca, la presión de tener que ofrecer a sus clientes experiencias excepcionales en todo momento. En estos tiempos de alta competitividad, los factores que marcaran la diferencia entre una empresa y otra son la rapidez con la que respondan a los clientes y su capacidad para interactuar con ellos a través de una variedad de canales. Todo ello, sin dejar de lado la agudeza de detectar nuevas necesidades incluso antes que los propios clientes sean conscientes de ellas.

    Para conseguir mejorar en estos aspectos, es fundamental contar con un sistema eficaz de gestión de la relación con el cliente (CRM), que además aumente la precisión en la previsión de ventas, así como la tasa de conversión a clientes. Las empresas son conscientes del valor que aporta un CRM al negocio, sin embargo, esperan tener mejores resultados.

    De hecho, según el último informe State of CRM Data Quality realizado por Validity, el 86% de los encuestados afirma que su sistema CRM es importante o muy importante para lograr los objetivos de ingresos. 

    Ante estos resultados, Loïc Péron, director de éxito de cliente de Validity SEMEA & BENELUX, ha identificado cinco indicadores que las empresas pueden usar para saber si necesitan un CRM o cómo pueden sacar el máximo partido al que ya tienen:

    1.   No se entiende al cliente

    ¿Cuánto saben las empresas de sus clientes? ¿Se sabe lo que les gusta, qué le importa y los contactos que ya ha tenido con la empresa? Según un estudio global realizado por Salesforce, el 76% de los clientes dice que hoy en día es más fácil que nunca llevarse el gasto a cualquier otro lado, cambiando de marca con la frecuencia que se quiera hasta que una cumpla con sus expectativas. Entonces, ¿cómo puede la empresa asegurarse de que su servicio cumple con las expectativas de sus clientes para evitar que se vayan a la competencia?

     Contar con información relevante sobre los clientes permite adaptar su experiencia en función de sus intereses, necesidades y comportamientos. Un CRM permite obtener esa información con precisión y usarla para dar un servicio personalizado que genere confianza en los clientes y permita fidelizarlos. Para ello, es crucial que el CRM tenga la información correcta, pero también lo es tener datos completos: cuanta más información se recopile y se procese sobre el cliente, mejor se entenderán sus necesidades específicas. 

    2.  Dificultades para obtener información sobre el cliente

    Tener a mano la información sobre un cliente para hacer un seguimiento y finalizar una posible venta o responder a una consulta puede marcar la diferencia entre un nuevo negocio o la pérdida de un cliente. Todos los detalles de un cliente se pueden tener muy bien localizados con un CRM, en el que se puede acceder fácilmente en tiempo real. De tal manera, que cada interacción que se ha tenido con ese cliente quede registrada, y así conocer su historial de compras, su edad, lugar de residencia, etc. Toda esta información puede ser de utilidad para mantener una buena relación con el cliente y así satisfaces sus necesidades individuales.

     3. Un servicio de atención al cliente deficiente

    Si se ha recibido una avalancha de quejas de clientes que no han sido atendidos con rapidez o que han recibido información equivocada, es posible que el equipo de atención al cliente no haya estado a la altura de las circunstancias. Pero qué pasa si estos fallos se deben a la falta de información necesaria para ofrecer un servicio de alta calidad. Con un CRM bien gestionado el equipo de atención al cliente puede tener a mano toda la información que necesita para dar un buen servicio de manera eficiente, evitando las quejas futuras.

    4. Un equipo de ventas que pierde demasiado tiempo

    El equipo de ventas es uno de los principales activos de una empresa. Es el motor que impulsa las ventas y construye buenas relaciones con los clientes. Sin embargo, muchos representantes de ventas pierden mucho tiempo ocupándose de tareas administrativas inútiles en lugar de dedicarse activamente a las ventas.

     Estas tareas administrativas se pueden automatizar con un CRM adecuado, haciendo que el equipo de ventas se dedique a lo que mejor sabe hacer: vender. Un CRM garantiza además que la información de los clientes esté disponible de forma instantánea para todo el equipo, de tal manera que la transición en caso de que se produzca un cambio se pueda realizar fácilmente. 

    5. El análisis de datos es decepcionante

     Si la información de los clientes está almacenada en diferentes lugares, o es incompleta o está desactualizada, es imposible tener un buen análisis de datos. Un CRM garantiza que los datos están guardados de manera centralizada y vela por la precisión de los mismo. Y, además, proporciona sofisticadas funciones analíticas para identificar los patrones de éxito entre determinadas actividades de ventas y perfiles de clientes. Estos análisis predictivos pueden servir como una guía a la hora de tomar decisiones comerciales e identificar nuevas oportunidades, así como impulsar las ventas.

     

    También te gustará

    Mele PCG02 PC: un PC de bolsillo con Windows 10 Pro

    El Mele PCG02 es un mini PC realmente compacto que adopta el formato tipo USB …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.