Connect with us

Hola, ¿qué estás buscando?

Martes, 19 Octubre 2021

Noticias

Cómo deben tributar los «youtubers» y los «streamers» de Twitch

Impuestos

Con más de 500 horas de vídeos subidas cada minuto a YouTube, y 100.000 millones de horas de vídeo visualizadas cada día, según datos de la propia compañía, es normal que los youtubers sean un auténtico fenómeno. AuronPlay, Vegetta777 y El Rubius se encuentran entre los 30 canales de YouTube con más suscriptores del mundo y se han convertido en verdaderas referencias del panorama cultural español.

Pero YouTube no es la única plataforma de contenidos que pueden usar los streamers. Durante los últimos años, Twitch se ha consolidado como uno de los gigantes del streaming con más de 17,5 millones de usuarios activos, según datos de la compañía. Desde el contenido que generan, pasando por el número de seguidores y las visualizaciones, se puede encontrar creadores de todo tipo.

De esta forma, estos medios online han permitido a jóvenes de todo el mundo convertirse en profesionales, a veces de forma casi inconsciente. Para empezar a ganar dinero en YouTube se requiere tener, como mínimo, 1.000 suscriptores y 4.000 horas de visualización. A partir de ahí, los youtubers pasan al programa de partners, donde generan ingresos con anuncios y suscripciones además de patrocinios.

La monetización en Twitch tiene dos vertientes. La primera, es el programa de afiliados, por el que se debe transmitir al menos ocho horas de vídeo en los últimos 30 días, tener una media de tres espectadores por transmisión, contar con 50 seguidores y transmitir como mínimo siete días de los últimos 30. La segunda vertiente es el programa de partners, que requiere una audiencia simultánea de 500 usuarios como mínimo de media, así como retransmisiones regulares al menos tres veces por semana y la generación de contenido de calidad.

Advertencia, desplázate para continuar leyendo

Las empresas, viendo las audiencias que amasan estos creadores de contenido suelen mostrar su interés por colaborar con el streamer, pero por este tipo de colaboraciones y regalos deben ser declarados, por lo que es habitual que surjan dudas sobre cómo tributar los beneficios de este tipo de plataformas. En vista de esta situación, los expertos fiscales de TaxScouts, plataforma que simplifica la presentación de impuestos proporcionando un asesor fiscal personal a sus usuarios, nos presentan la guía tributaria definitiva para streamers.

Pequeños streamers

Aunque la figura del youtuber y su actividad económica ya están consolidadas, plataformas como Twitch ofrecen a los creadores de contenido un espacio nuevo en el que plasmar su creatividad. Son muchos los streamers que comienzan su carrera porque disfrutan creando contenido y poco a poco se ha ido consolidando como una actividad profesional, que implica una serie de responsabilidades ante Hacienda.

Antes de empezar la actividad económica y obtener ingresos, el creador deberá darse de alta como autónomo cuando la actividad se realice de de manera habitual o los ingresos superen el salario mínimo interprofesional. El alta como autónomo supondrá el pago mensual de la cuota de autónomos a la Seguridad Social, se hayan percibido o no ingresos, la declaración de los impuestos correspondientes, habitualmente presentados

trimestralmente, así como la emisión de facturas por los servicios o ventas efectuados. El creador de contenido debe aplicar el IVA del 21% del importe del servicio, mientras que el IRPF se calcula en función de los ingresos obtenidos.

Para nuevos autónomos, existe una bonificación de la cuota de la Seguridad Social conocida popularmente como la tarifa plana de autónomos, lo que supondrá el pago de 60 euros en vez de los 281 euros en los demás casos.

Un canal pequeño, que pudiera contar con unos 5.000 suscriptores y una media de 3.000 visualizaciones en sus vídeos, ya podría estar generando ingresos. El IRPF que corresponderá pagar por un canal pequeño, que genere unos 300 euros al mes, sería 0, pues en este caso no se superaría el mínimo de 5.500 euros anuales que tributa a tipo 0. En las facturas habrá que retener el 7% de IRPF, pero si no se tienen otros ingresos, la declaración de la renta será a devolver.

Es posible que un “streamer pequeño” no tenga que hacer declaración de la renta, ya que en el caso de los autónomos sólo es obligatorio si los ingresos superan los 1.000 euros al año. Aun así, el creador de contenido podría estar interesado en hacerla ya que es probable que el resultado fuera una devolución.

Te recomendamos

Recursos

La pandemia obligó a las empresas a reinventarse. En 2020, muchos negocios tuvieron que adaptarse al teletrabajo y subirse al carro de la digitalización...

Noticias

La plataforma de asesoramiento fiscal para autónomos, DECLARANDO, ha lanzado una guía para ayudar a dos nuevas profesiones en auge, el de los gamers...

Noticias

Las plataformas de video en streaming como Twitch o YouTube se han convertido en una tendencia en 2020, y su popularidad ha hecho que ahora todos...

Noticias

Son los particulares «hombres de negro» del Ministerio de Hacienda. En el imaginario colectivo, a estos «men in black» sólo les mueve una sed...

Copyright © Total Publishing Network S.A. 2021 | Todos los derechos reservados