Connect with us

Hola, ¿qué estás buscando?

Domingo, 21 Abril 2024

Recursos

¿Cómo combatimos el estrés laboral?

estres-laboral

El 45% de los trabajadores sufre el llamado síndrome burnout. El estrés laboral supone así un obstáculo para el buen funcionamiento de las empresas y un ámbito donde se pueden trabajar diferentes líneas por parte de las empresas.

El estrés continuado puede tener consecuencias severas tanto en la salud física como mental de una persona. A nivel físico puede producir problemas como enfermedades cardiovasculares, trastornos digestivos, insomnio e incluso una disminución del sistema inmunológico. Mentalmente, esta enfermedad conlleva trastornos como depresión, ansiedad, disminución de la capacidad de concentración y problemas de memoria.

Además, el estrés laboral crónico puede afectar negativamente a las relaciones personales y el rendimiento. Las razones por la que estas afecciones han crecido tanto en los últimos años son principalmente la tecnología y la globalización, ya que han acelerado un cambio constante en la sociedad, con la consecuente incertidumbre.

Para combatir este estres laboral, el experto Miguel Navarro propone una serie de consejos:

Advertencia, desplázate para continuar leyendo
  1. Implementar rutinas laborales y espacios que potencien el enfoque y rendimiento. A la hora de implementar una rutina de trabajo, es imprescindible contar con un espacio de trabajo impecable, añadiendo elementos que promuevan la tranquilidad y eliminando aquellos que no. Este lugar será en el que pasaremos gran parte del día, así que la atención al detalle para que esté a nuestro gusto es fundamental.
  2. Minimizar las distracciones. Los lunes pueden llegar a ser agotadores y desmotivadores, porque el descanso se percibe lejano. Esto hace favorable las distracciones con el teléfono, YouTube, o conversaciones con amigos, lo que impide un rendimiento óptimo. Si programamos las pausas entre actividad y actividad, será mucho más fácil concentrar los esfuerzos de trabajo en momentos específicos y aumentar la eficiencia durante esos intervalos. Trabajar sin descansos, especialmente después de unas vacaciones o fin de semana, puede ser contraproducente y generar mucha frustración, que terminaremos arrastrando a lo largo de la semana. Sin embargo, incorporar breves momentos de relajación ayuda a resolver este problema.
  3. Promover una mentalidad de crecimiento y autodisciplina. La autodisciplina no se consigue de la noche a la mañana, requiere un esfuerzo continuo y existen diferentes formas de estimular la mente para aprender a trabajarla, aunque todo se reduce a compromiso personal. El pensamiento positivo puede ayudar a la motivación y la responsabilidad individual, se puede conseguir haciendo ejercicio regularmente, estableciendo rutinas matinales, o definiendo objetivos a corto plazo que sean asequibles.
  4. Dedicar algo de tiempo a cuidar de la salud física y mental. La balanza entre el trabajo y el ejercicio físico es clave para mantener la productividad y la claridad mental. Invertir energía y pasión en el trabajo es vital para el éxito profesional, pero sin un balance saludable, puede llegar a resultar perjudicial. El ejercicio ayuda a la neurogénesis, lo cual mejora la claridad mental y la capacidad de resolver problemas. Lo mejor para empezar es hacerlo escalado, comenzar con dos sesiones semanales e incrementar la frecuencia con el tiempo y la resistencia.
  5. Planificar con antelación. Establecer unos hábitos laborales requiere ser consciente de las metas que se quieren alcanzar, y para ello es necesario planificar la jornada con antelación. Los domingos, o la última media hora de cada día laboral, pueden ser buenas horas para dedicarlas a la planificación. Es importante saber qué tareas tenemos pendientes, la importancia de las mismas y preparar el terreno para lo que pueda pasar al día siguiente o incluso durante la semana. Esto permite llevar al día las tareas más concretas y ajustarnos basados en los imprevistos del día.

A estos puntos se le pueden añadir la propia tecnología como un hilo conductor. Las empresas pueden echar mano de hardware, software y servicios tecnológicos para reducir el agotamiento de sus trabajadores, crear un clima sano en el puesto de trabajo, y promover una empresa más productiva, pero a la vez más motivada y saludable.

Advertencia
Advertencia

Te recomendamos

Recursos

Esta es la historia profesional de Julio (nombre ficticio). Julio es un trabador serio y  muy comprometido con su empresa. Sin embargo, ha tenido...

Recursos

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), por encima de 300 millones de personas padecen depresión en el mundo, un trastorno que...

Noticias

El síndrome del burnout está más extendido de lo que el ciudadano medio pueda imaginar. En los últimos meses, los cambios en el mercado...

Noticias

El síndrome del trabajador quemado, o también conocido como burnout, hace referencia a una situación de gran estrés laboral, manifestado a través del agotamiento físico...

Copyright © Total Publishing Network S.A. 2024 | Todos los derechos reservados