lunes , 19 agosto 2019 Impresion Pyme
  • 52 trucos para impresionar en tu próxima presentación (y II)

    Tal y como os prometimos ayer, os mostramos la segunda parte del especial «52 trucos para impresionar en tu próxima presentación».  Estamos seguros de que si los pones todos en práctica, tus presentaciones ya no volverán a ser las mismas. ¡No te lo pierdas!

    26. ¿Por qué estás presentando? Cuando elaboramos una presentación es más importante tener en cuenta la decisión que queremos que tome nuestra audiencia al finalizar la misma, que lo que nosotros queremos contar en primer lugar.

    27. Adiós a las muletillas. Casi todos utilizamos muletillas. Y sin embargo en una presentación pueden resultar de lo más molesto. Intentemos evitar el uso excesivo de palabras como “bueno” o locuciones como “eh…”

    28. No te disculpes. Por las circunstancias y los acontecimientos que se escapan de tu control. Las disculpas te hacen parecer culpable, así que si no tienes nada que ver, no hay motivo para hacerlo.

    29.Relaciones previas. Una buena idea pasa por llegar unos minutos antes de la presentación y mezclarse con la audiencia, de forma de establecer un contacto previo, averiguar qué les interesa y por qué no, adaptar la presentación en consecuencia.

    30. Cuidado con las opiniones. Una presentación debe basarse en hechos contrastados, no es opiniones o sentimientos. Podemos por supuesto expresar lo que pensamos, pero siempre que haya datos sólidos detrás que sostengan dicha opinión.

    31. Neutraliza las objeciones inevitables. A la hora de presentar un producto, un servicio o una idea, sabes de antemano cuáles son las principales objeciones que te pueden plantear (por ej. es muy caro). Prepárate para tener una respuesta de ante mano si se da el caso.

    32. Nunca cuentes un chiste. El chiste es un terreno bastante resbaladizo. Ni siquiera los cómicos profesionales suelen contarlos. Sin embargo si eres capaz de hacerlo, no te abstengas de introducir ciertas dosis de humor inteligente.

    33. ¿Demasiadas diapositivas? Si quedan cinco minutos para terminar tu presentación, no intentes colar a toda prisa las 25 diapositivas que te queda por mostrar en tu PowerPoint. Tenías que haberlo pensado mejor mucho antes.

    34. Retrocede sólo si es imprescindible. Volver hacia atrás para mostrar una diapositiva que ya has presentado transmite la imagen de que eres una persona desorganizada. Nunca lo hagas a menos que sea absolutamente imprescindible.

    35. El ritmo ideal. ¿Cuántas diapositivas necesita tu presentación? Una regla no escrita afirma que como máximo debes emplear tantas diapositivas como minutos tengas para hablar.

    36. Tus propias preguntas. Llegado el momento de permitir que el público plantee sus dudas o comentarios, corremos el riesgo que se produzca un silencio incómodo. Puedes sortearlo si ya llevas un par de cuestiones preparadas.

    37. Evita los peores momentos del día. Si te es posible, evita realizar una presentación al final de una jornada laboral, justo antes de la hora de la comida, o el día antes de las vacaciones.

    38. Relájate y respira. Los nervios pueden convertirse en tu peor enemigo a lo largo de cualquier presentación. Si llevas notas de apoyo, no te olvides de escribir un “Relájate y respira” que te ayude a mantener la calma y la concentración, a dominar toda la sala.

    39. Ensaya, ensaya y ensaya de nuevo. Una presentación no debe caer nunca en el terreno de la improvisación. Ensaya todo lo necesario hasta dar con la tecla de la presentación perfecta.

    40. Respeta los tiempos. Especialmente si vas a compartir espacio con otros presentadores y hay más charlas después de la tuya, debes ser escrupuloso con el tiempo que te ha sido asignado. Excederse en el tiempo transmite cierta imagen de arrogancia y poca profesionalidad.

    41. Relevancia y más relevancia. Sólo deberías presentar aquellas ideas que sean relevantes para tu audiencia. Si a nadie le importa, ¿Por qué estás presentando?

    42. Di “no” a los bancos de imágenes. Las fotos genéricas, que muestran “modelos” trabajando en una oficina ideal y que resultan totalmente neutras, aportan más bien poco a tu presentación. Si vas a introducir imágenes, asegúrate de que sean relevantes.

    43. Respeta a tu audiencia. Aunque consideres que tu audiencia no va a estar formada por expertos en la materia que vas a presentar, nunca des nada por supuesto.

    44. Un diseño sencillo. El estilo de tus diapositivas debe ser lo más sencillo posible. El objetivo es centrar la atención en tus ideas, no en el diseño visual de la presentación.

    45. También las fuentes. Evita las fuentes barrocas y que distraen la atención del espectador. Clásicas como Arial o Times New Roman nunca fallan.

    46. Despacio. Incluso si pensamos que nos quedan muchas diapositivas por presentar y poco tiempo disponible para hacerlo, funciona mejor seguir a un ritmo pausado y presentar lo que podamos, antes que intentar hacerlo todo de forma atropellada.

    47. Dirígete a las personas, no al grupo. Dirígete a las personas de forma individual, como si estuvieses hablando en “petit comité”. Hablar al grupo en su conjunto, sin hacerlo de forma “personalizada”, equivale casi a hablar al aire.

    48. Evita las tarimas. Si te es posible, evita los espacios que te obliguen a permanecer por encima de tu audiencia. Intenta mantenerte al mismo nivel visual.

    49. Son afirmaciones, no preguntas. No te muestres dubitativo. Las afirmaciones hay que hacerlas con seguridad y desde luego, no las transformes en preguntas que puedan resultar interpretables.

    50. El viaje de presentar. Introduce a tus espectadores en un viaje emocional (y emocionante) que les lleve a tomar la decisión que estás esperando.

    51. ¿Informal? No estás dando una charla magistral, sino presentando ideas interesantes que generan una conversación informal con tus espectadoras. No eres un profesor de universidad que alecciona a sus alumnos, sino alguien que se mantiene al mismo nivel que las personas que le escuchan.

    52. El arte de contar una historia. Más que realizar una presentación más o menos ordenada de tus ideas, apuesta por contar una buena historia. Construye un relato que respalde las ideas que quieres transmitir.

    También te gustará

    oracle

    Oracle demanda a una startup por utilizar su marca

    El gigante americano, Oracle, ha demandado a una startup de capital riesgo que trabaja con …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.