sábado , 20 abril 2019 Impresion Pyme
  • Te presentamos a Javier Luxor, el mentalista de las empresas

    Simon Baker es conocido por el gran público como Patrick Jane, el popular personaje de ficción que ayuda a la Policía a resolver crímenes en la serie televisiva “El mentalista”. Como Patrik Jane, en España también tenemos un mentalista, sólo que en este caso no ayuda a los cuerpos policiales del Estado, sino a las empresas. Su nombre es Javier Luxor y está considerado como uno de los mejores mentalistas del mundo, ganador del Premio Mejor Mentalista Iberoamericano en 2015 y  el Premio Nostradamus de Bronce al Mejor Mentalista en Europa.

    Su labor como conferenciante le lleva a mostrar a las empresas cómo pueden enfrentarse a su día a día de una forma diferente. Comparte con ellas sus  conocimientos sobre la gestión del pensamiento, conocimiento personal, persuasión, innovación, etc.  mostrándolos a través de experiencias, de vivencias. En MuyPymes hemos tenido el placer de entrevistarle y como podréis ver en el vídeo, de ponerle a prueba.

    MuyPymes: ¿Qué es el mentalismo, cómo habéis llegado a la posición que ocupáis hoy en día?

    Javier Luxor: El mentalista moderno nace desde luego del más clásico, pero muchas veces se confunden. El clásico va más en la línea paranormal o de videncia, relacionado con el mundo de la magia.

    Encontramos el origen del mentalismo dentro del ilusionismo, que comprende muchas otras ramas. Comenzó como un juego de magos, que empezaron a destapar a falsos videntes. Este formato se llevó al teatro, apostando por un un tipo de espectáculo basado en el “entretenimiento mental”.

    Más tarde y ya en este siglo, se comenzaron a integrar en el mentalismo muchas otras técnicas que antes no se utilizaban: comunicación verbal, lenguaje corporal, sugestión e incluso en algunos casos, un poco de hipnosis.

    Hasta hace muy poco, todas estas técnicas han permanecido restringidas al mundo del espectáculo. Pero ahora el mentalismo está tomando otro aire, llega a nuevos ámbitos profesionales y al mundo de la empresa.

    MuyPymes: Como figura de ese “mentalista profesional” tenemos como referencia la serie de televisión “El mentalista”. ¿Es todo ficción o hay partes de realidad?

    Javier Luxor: La serie da una imagen exagerada del papel que hoy en día tiene un mentalista. Se le presenta como un personaje de Marvel, un personaje de ficción que exagera sus capacidades, porque la serie tiene que ser entretenida y necesita una historia que contar.

    Pero en realidad, si que está bien lograda la idea de un mentalista moderno. Es la idea de que el mentalista es una persona normal, pero que tiene unas habilidades diferentes al resto.

    MuyPymes: ¿Cómo se entra en el mundo del mentalismo? No te levantas un día y dices, quiero ser mentalista. ¿O sí?

    Javier Luxor: Ya sabes desde pequeños todos empezamos con el mismo tipo de inquietudes. Probamos una caja de magia o hacemos otro tipo de cosas. Pero en mi caso no sólo me gustaba el efecto de magia, sino toda la psicología que había detrás del efecto. Y ahí empecé a ver mi campo. Porque más que la magia, me interesaba esa parte psicológica, el poder envolver a la persona a través de la persuasión, con una presentación y conseguir cosas curiosas.

    Así empecé a entrar en lo que era el mentalismo. ¿Qué ocurre? Que no hay escuelas de mentalismo. Sí que hay alguna escuela de magia, pero de mentalismo no existe y es muy difícil acceder a nueva información, así que es como el pez que se muerde la cola.

    No tienes información para empezar a crear tu propio personaje, no tienes espacio para actuar, si no actúas no perfeccionas… es complicado entrar en ese círculo. Para conseguirlo hace tiempo viajé a Estados Unidos para formar parte de un círculo de mentalistas de Las Vegas, en el que participan personas de todo el mundo.

    Ahora mismo somos un grupo de unos 50 y ahí es donde compartimos información, como un grupo de gestión del conocimiento. Cada uno cuenta lo que sabe y se nutre del resto.

    MuyPymes: ¿Cómo se aplica este conocimiento, esta habilidad al mundo de las empresas?

    Javier Luxor: Hay grandes empresas con las que trabajo, como por ejemplo HP, que lo que quieren es un espectáculo o un show que les permita reforzar el mensaje que quieren lanzar. En uno de los últimos estaban haciendo una serie de lanzamientos que hablaba de la posibilidad de re-imaginar el futuro y en este caso era fácil enlazar el concepto de imaginar el futuro con las habilidades de un mentalista. Lo importante era crear un espectáculo que refuerce el mensaje del cliente.

    Pero lo que más hago es trabajar en la parte de conferencias. Doy unas conferencias especiales. Comparto conocimientos sobre la gestión del pensamiento, sobre conocimiento personal, persuasión, conceptos que de los que ellos han oído hablar, pero que no han vivido de la manera que yo les muestro, a través de experiencias, de vivencias.

    No es lo mismo que te hablen de la intuición en los negocios, que hacer una demostración sobre cómo utilizar la intuición y que me vean a mí hacerlo. Refuerza el mensaje. Es llevar la experiencia al mensaje, del mensaje al concepto y por tanto por asociación el concepto sea más fácilmente recordado.

    MuyPymes: ¿Qué parte hay de conocimiento adquirido y que parte de habilidad innata?

    Javier Luxor: Uff.. mucha gente me pregunta, ¿Esto es un don? Y yo realmente no creo que lo sea. Lo que sí creo es que como todo en la vida, hay que encontrar tu talento. Y muchas veces, de la manera más inusual te das cuenta de que te encuentras con algo que se te da bien.

    Lo asemejo a pintar un cuadro. A mí me gusta la pintura, e intenté pintar, intenté adquirir técnica, pero de lo que salía de ahí no era ninguna maravilla. Y es cierto que personas con mucha menos técnica de la que yo pude aprender, de forma innata pintaban mucho mejor. Tenían algo que yo no tenía, pese a que tenía más técnica. Es una habilidad que se te da bien. Y esto es lo mismo, te gusta y lo desarrollas.

    A partir de aquí sí que es una habilidad especial. Llámalo si quieres talento, pero no es nada raro, ninguna habilidad que no pueda tener otra persona en otro campo.

    Javier_Luxor_01

    MuyPymes ¿Cómo saben si quiera las empresas que existes? ¿Cómo surge la necesidad de contratar a un mentalista?

    Javier Luxor: Normalmente trabajo con el boca-oreja. No esperes que ninguna empresa se ponga a buscar “contratar a un mentalista” en Google. Es algo que no existe.

    La cuestión es aprender a crear esa demanda. Y en mi caso, la demanda se crea casi sola por ese boca-oreja del que hablaba. Por la charla, por el asombro que produce. Cuando alguien ve lo que yo hago no lo olvida, lo quiere compartir, lo quiere contar.

    Como en la actualidad trabajo en eventos de cierto renombre, en esos eventos suele haber gente capaz de tomar ese tipo de decisiones de compra y de contratar. Mi conferencia se vende porque alguien la ha visto antes. Es muy difícil convencer a alguien del tipo de conferencia que va a haber, porque es algo que no se puede contar, lo tienes que vivir.

    MuyPymes: Y en ese terreno, son cada vez más las empresas que quieren marcar la diferencia

    Javier Luxor: Hay una moda o una necesidad de charlas en empresas. El problema es que muchas de ellas son planas. El ponente puede ser excepcional pero la experiencia que muestran es una charla de un académico, de una hora. Y la gente el periodo de atención que puede prestar, si es un día completo de trabajo…se hace complicado que una charla de éstas tenga efectividad.

    Lo que hago yo es darle la vuelta a la tortilla. Es decir, vengo a contarte algo, pero de tal manera que no vas a poder atender a tu móvil. Vas a querer más. El asombro y los efectos que yo hago, están creados para contar algo. Para contar lo que yo quiero contar en cada caso.

    MuyPymes: ¿De qué forma diferente te comparas con un mentor o un coach?

    Javier Luxor: En realidad no hago coaching o ese tipo de cosas. Lo que cuento en esas conferencias son conocimientos y experiencias personales que yo tengo, el campo de formación que he recibido, el transmitir un punto de vista que casi nadie tiene.

    Comparto con la gente no mis secretos, pero sí unos secretos más importantes. No lo que quiere saber el público, sino el secreto de hacer las cosas bien, aprender a ver las cosas desde otro punto de vista, cómo nos engaña la percepción, o cómo lo que pensábamos que era un pensamiento auténtico nuestro realmente era una imaginación que tenemos…cómo se genera ese pensamiento en la mente.

    Realmente lo que cuento es mucho más útil que tratar de entender cómo has hecho esto en concreto. Porque son cosas que todo el mundo puede integrar en su vida y en su profesión.

    MuyPymes: ¿Qué es lo que te piden, que es lo que necesitan las empresas?

    Javier Luxor: A la hora de ver las necesidades de las empresas, te das cuenta de que pueden parecer muy distintas, pero que en realidad, son muy parecidas. Hasta hace unos años se hablaba por ejemplo mucho del cambio y ahora de repente, ya no.

    ¿Qué es lo que se lleva ahora? la innovación. Antes se hablaba de liderazgo, luego se pasó a hablar del cambio y ahora es innovación. Y por el tipo de charla que me piden yo me empiezo a dar cuenta de cómo van las cosas. Ya no hay tanta preocupación por la gestión de un cambio asociada a la crisis y ahora parece que cambian un poco las tornas. Que la gente sepa qué es innovar, cómo ser innovadores, cómo trabajar con diferentes puntos de vista…

    MuyPymes: Aparte de tu figura, hay otros como tú trabajando como mentalista para las empresas?

    Javier Luxor: Como yo no. Yo soy un poco bicho raro y no sólo por hacer mentalismo. También porque yo vengo de otro mundo. Yo no soy artista. Mucha de la gente que está en este mundo nace con una vocación mucho más artística. Yo esto me lo encontré de refilón, como un talento que encontré.

    Durante muchos años lo veía como una pasión que tenía ahí, que me encantaba desarrollar en mi tiempo libre. Hasta que un día decidí que dos eran las cosas: o seguir con el trabajo que tenía o seguir mi pasión, porque no podía hacer las dos cosas bien.

    Pero claro, yo tengo una formación muy académica, porque he estado en el mundo de la empresa, conozco lo que es la venta, lo que es el marketing, hice mi MBA, me encanta el mundo de la empresa… es decir que no vengo del mundo del artista, aunque me encanta ese mundo. Así que he fusionado las dos cosas, y el mentalismo con eso. Tienes que tener muchas características juntas para convertirte en lo que yo hago.

    Mentalista de empresa en este sentido, yo no conozco ninguno en España. En el mundo sí, hay referentes muy buenos en Estados Unidos, Alemania, Israel…. Pero en total con este perfil no pasamos de los 15 en todo el mundo. Luego sí del espectáculo tienes referentes en España como Anthony Blake por supuesto, que es un magnífico artista.

    MuyPymes: ¿Cuál es el perfil de empresas que apuestan por un mentalista?

    Javier Luxor: El perfil va más en las empresas que están apostando por una forma diferente de hacer las cosas, frente a las empresas que no perciben que tienen que cambiar en muchas de las cosas que hacen.

    Son empresas que quieren hacer cosas nuevas, probar otras experiencias, ofrecer a la gente nuevos formatos, que quieren fomentar que aprendan. Las mías son charlas más inspiradoras que motivadoras, porque creo que las personas se auto-inspiran. Ven a una persona que no es tan diferente, pero que les ofrece una forma de ver las cosas y la vida de forma diferente.

    MuyPymes: ¿Qué pasa cuando algo sale mal?

    Javier Luxor: La mayoría de las veces se puede rectificar. Tu puedes rectificar ya que el espectador cuando está contigo reacciona de una manera que te puedes dar cuenta o incluso si ha habido un problema, normalmente el espectador no sabe cómo acaba el efecto y por lo tanto te da tiempo a rectificar.

    Pero de hecho, esa posibilidad del fallo es lo que lo hace muy interesante. Si supiéramos que en esto nunca se falla, no tendría sentido. Sería únicamente teatro. No sería mentalismo.

    El mentalismo tiene una posibilidad de fallar de forma estrepitosa que es lo que hace que el espectador se enganche y se asombre tanto, por esa sensación de ver lo imposible. Pero sí, hay veces que no se puede solucionar, somos personas. Hay veces que se reconoce el error y tiras para adelante.

    MuyPymes:¿Es más difícil un publico de empresa que uno general?

    Javier Luxor: Es un mito. A mí me encanta el público corporativo, que el público sea escéptico. Que tenga un punto de “ a ver qué va a pasar aquí”.

    Es un público que empieza con unas expectativas muy altas pero que cuando ven esto, se entregan, más que un público normal. Es un público que cuando se quiere dar cuenta, está enganchado.

    También te gustará

    Número de contacto y soporte técnico de HP Instant Ink

    En Impresión Pyme ya os hemos contado qué es HP Instant Ink, un servicio de …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.