sábado , 23 marzo 2019 Impresion Pyme
  • Brexit: el día después para las pymes españolas

    En menos de tres días el Reino Unido decidirá en referéndum si quiere seguir perteneciendo a la Unión Europea. Los británicos tendrán la oportunidad el 23 de junio de decidir si ponen fin a más de cuarenta años de relación más o menos cordial con el “continente” o si por el contrario, se refugian definitivamente en su libra esterlina y ya de paso, abandonan el sistema métrico decimal y el de medidas.

    En estos días de incertidumbre política, escuchamos a diario argumentos a favor y en contra del “Brexit”. Medios como “The Guardian” que ponen toda la carne en el asador para que los ingleses sigan queriendo estar en Europa o en el lado contrario, periódicos como “The Telegraph” que insisten en que las ventajas de la “independencia” a medio plazo superarán con mucho los posibles inconvenientes que tenga que afrontar el país los primeros años.

    En MuyPymes claro que sí, queremos aportar nuestro granito de arena. Y como no podía ser de otra forma, intentaremos dar respuesta a las posibles repercusiones que el brexit podría tener sobre las pequeñas empresas de nuestro país, cómo afectaría a nuestros emprendedores y a los expatriados que en este momento intentan ganarse la vida al otro lado del Canal de la Mancha.

    Hablamos con Miguel Ángel Benedicto, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Europea y secretario general del Movimiento Europeo en España. Y sin paños calientes, nos cuenta que si finalmente el Reino Unido deja la UE, agarraos emprendedores, que vienen curvas. Dicho de forma categórica:

    El Brexit podría afectar al 30% de las pymes que exportan pues reducirán su actividad comercial y podrían replantearse el negocio e incluso buscar nuevos mercados.  Es el quinto mercado mundial para las empresas españolas y supone el 7% de las exportaciones en 2015.

    Como suele ocurrir en este tipo de “terremotos geoestratégicos”, los primeros meses serán los peores y en los que las pymes españolas que tengan una mayor exposición a Reino Unido deberán permanecer más vigilantes. Como explica Miguel Ángel Benedicto, “la incertidumbre que generará al principio tendrá costes para las pymes españolas que habrá que valorar, pues cambiará la operativa comercial. Cualquier inversión en Reino Unido comenzará a verse como de mayor riesgo y de este modo será más difícil la financiación. También afectará a proveedores y a clientes. Reglamentos, medidas de acceso al mercado y política migratoria quedarían en el aire”.

    brexit_bar

    Como España es uno de esos países que normalmente sale “bien parada” cuando se habla de macroeconomía y Unión Europea, en esta ocasión no podía ser diferente. Nuestro país sería uno de los más afectados si finalmente se consolidase la salida del Reino Unido. Y es que el habernos convertido en el destino turístico por excelencia de la UE se cobra su precio. O como intenta explicarnos Miguel Ángel Benedicto de forma mucho más suave, “el sector turismo será uno de los más afectados. Los turistas británicos perderán poder adquisitivo y además se podrían ver afectados a la hora de desplazarse a medio plazo”. Dicho de otra forma: en los próximos años podríamos decir adiós al balconing pero también a todos esos ingresos que trae consigo el turismo británico.

    ¿Y qué ocurriría con los trabajadores españoles que actualmente se “parten el lomo” en la City? Probablemente nada, ya que durante toda la campaña los defensores del Brexit han repetido en numerosas ocasiones que se respetarán los derechos adquiridos de los trabajadores de la UE, si bien a medio plazo podrían limitarse la libertad de movimientos tanto de ciudadanos británicos como de la UE.

    Trabas al comercio electrónico

    Uno de los temas de los que menos se ha hablado en la campaña pero que sin lugar a dudas impactará en las pymes españolas es la nueva realidad que tendrán que afrontar las tiendas on-line que hasta ahora trabajaban con consumidores británicos.

    Como informan desde Trusted Shops, una de las consecuencias del Brexit sería los impuestos de aduana. Los clientes de comercios españoles que vivan en Gran Bretaña tendrían que pagar impuestos de aduanas e impuesto sobre el valor añadido sobre la importación por las compras realizadas en España. Esto significa que las compras transfronterizas serán más caras y por lo tanto menos atractivas para los clientes de Reino Unido, y en caso inverso sucede lo mismo. Además la burocracia se complicaría.

    Por otro lado en el caso de los pequeños y medianos comercios les podría resultar difícil soportar los costes, ya que no les resultará tan fácil como a las grandes empresas el desarrollar cooperaciones estratégicas bilaterales y cooperaciones en el ámbito de la distribución y logística.

    Brexit (1)

    En el peor de los casos desaparecerían completamente todos los privilegios que el mercado interior europeo ofrece. En este caso, cuando un consumidor español compre en una tienda online británica por un valor superior a 22 euros, se aplicará el impuesto sobre el valor añadido sobre la importación del 21%. Si el consumidor realiza un pedido por un valor superior a 150 euros, tendrá que pagar tanto impuestos sobre el valor añadido sobre la importación como aranceles. Además, se podría dar el caso de que algunos productos no se puedan comprar ya que solo pueden comercializarse legalmente en la UE cuando llevan la declaración CE de conformidad.

    En el mejor de los casos, si el Brexit llega, pero la UE y el Reino Unido contraen una especie de acuerdo de libre comercio se podría producir una adhesión al Espacio Económico Europeo, como es el caso de Noruega.

    Las startups británicas se quieren quedar en Europa

    Por su propia naturaleza, las startups británicas son probablemente (junto a las grandes firmas financieras de la city) las empresas que más están alzando la voz en contra de la salida del Reino Unido de la UE.

    La opinión del sector se refleja en una reciente encuesta desarrollada por la asociación“Tech London Advocates”, que representa a nada menos que 3.000 startups tecnológicas del país anglosajón. El 87% de las mismas han manifestado su oposición al Brexit, indicando que de darse esta circunstancia, les resultaría mucho más complicado llegar a otros países europeos, tanto para abrir nuevos mercados, como para atraer el talento necesario a sus organizaciones.

    Únicamente el 3% de las compañías se han mostrado a favor de la separación, mientras que el 10% restante, no han querido pronunciarse al respecto. Algunas han ido más lejos y han manifestado que de producirse la separación, considerarían seriamente trasladarse a otros países. Así que si empresas y startups tuviesen derecho a voto, todos podríamos respirar aliviados. ¿O no?

    También te gustará

    Ahorra con HP Instant Ink: descubre cómo puedes hacerlo

    HP Instant Ink ha marcado un cambio importante en el mundo de la impresión, gracias …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.