Lunes , 25 septiembre 2017 Impresion Pyme
  • Diez hábitos que te ayudan a reincorporarte al trabajo después de vacaciones

    superman_habits

    Sí, has vuelto de vacaciones. Y sí, este es otro artículo pensado para levantarte el ánimo, decirte que la vuelta a la rutina no es una tragedia griega y que septiembre es un mes estupendo para adoptar un nuevo hábito. Y sí, de verdad creemos que los diez hábitos que te mostramos a continuación realmente te pueden ayudar en tu día a día. ¿Quieres descubrirlos con nosotros?

    Evening wonders.

    1. Enfoca tu día gracias al mindfulness

    Practicar el mindfulness reduce la ansiedad y el estrés, mejora la concentración y nos ayuda ser más productivos, enfocándonos hacia lo que de verdad importa. No es de extrañar por lo tanto que los programas de mindfulness hayan saltado del ámbito privado al mundo de las empresas y que compañías de todos los tamaños promuevan esta práctica entre sus empleados.

    Empezar tu propio plan de mindfulness es sencillo. Todo lo que tienes que hacer es sentarte diez minutos al día y respirar. Si además quieres una motivación extra, aplicaciones como Intimind o Headspace pueden ayudar a enfocar tu día a día.

    healthy

    2. Aprende a comer sano (sin ponerte a dieta)

    Volver de vacaciones con unos kilos de más se ha convertido en uno de los tópicos más manidos del verano. Junto con enero, septiembre es el “mes estrella” para todo tipo de dietas, desde las más clásicas hasta las súper detox que triunfan en Instagram.

    Por supuesto, la mayoría de los que pasan por el aro de la dieta, acaban renunciando. ¿Por qué no optar simplemente por comer más sano? Olvidarnos de planes complicados y rutinas que después de un par de semanas no vamos a seguir y simplemente, ir abrazando nuevos hábitos. En MuyPymes os recomendamos seguir los principios de MIND, que selecciona los mejores alimentos para vuestro cerebro.

    run

    3. Madruga y haz running antes de ir a trabajar

    Madrugar se ha convertido en el nuevo mantra para los gurús de la productividad. Pero claro, hay que madrugar por un motivo bien definido. De nada sirve despertarnos a las 4.30 de la mañana si realmente no vamos a poder aprovechar de forma interesante esas horas.

    ¿Qué podemos hacer? Por ejemplo, correr. Despertarnos, beber un par de vasos de agua, calzarnos las zapatillas y patear el asfalto. ¿Durante cuánto tiempo? Al principio puede que nos sobren diez minutos. Si empieza a gustarnos, media hora o 45 minutos de lunes a viernes, pueden hacer maravillas.

    No sólo perderemos peso, sino que eliminaremos colesterol, reduciremos el riesgo de sufrir un buen número de enfermedades cerebrales y cardiovasculares y gracias a las endorfinas, nos sentiremos mucho mejor. Además y aunque pueda parecer contradictorio, llegaremos al trabajo mucho más descansados.

    teletrabajo

    4. Teletrabaja, lucha por un día a la semana de trabajo en casa

    Trabajar en casa tiene muchas ventajas… pero también algunos inconvenientes. Por un lado nos da más libertad, favorece la conciliación laboral y familiar y puede conseguir que seamos más productivos.

    Por el otro sin embargo, puede invisibilizar al trabajador dentro de su empresa, aumentar la sensación de aislamiento o favorecer la procrastinación si no se mantiene la disciplina adecuada.

    Una buena fórmula pasa por combinar las ventajas de acudir a trabajar a diario en la empresa, con la flexibilidad que proporciona el trabajo a distancia. ¿Cómo? Pactando uno o dos días de teletrabajo por semana.

    notificaciones

    5.  Diseña un plan para una dieta-detox digital

    Nuestra vida digital es una fuente constante de interrupciones. Notificaciones de todo tipo de aplicaciones, correo electrónico que se acumula en nuestra bandeja de entrada, llamadas de atención desde nuestro programas de mensajería instantánea, etc.

    No es fácil  trabajar sin distracciones, conseguir completar cualquier tarea sin ser interrumpidos cada cierto tiempo. Vivir de una forma más sana pasa entre otras cosas, por aislarnos de todo ese ruido que “molesta”.

    Analiza en primer lugar que es lo que de verdad no necesitas. ¿Te sobra Facebook, Twitter, LinkedIn, Pinterest…? Date de baja. Y sí, da miedo, pero seguro que descubres enseguida que no ha pasado nada. ¿Te agobian las notificaciones de tu teléfono? Fácil, di adiós a tu vida notificada… porque casi todo puede esperar. ¿Estás trabajando en algo importante? Apaga el teléfono e incluso apaga conexión Wifi de tu PC. ¿Te distraes con facilidad en Internet?

    Instala extensiones tipo “Pomodoro” para mantenerte productivo o bloquea todas esas webs que no debes visitar gracias a aplicaciones como “Rescue Time”

    netfilx

    6. Di adiós al Prime Time

    Pese a las recomendaciones de ARHOE (Asociación para la racionalización de los horarios españoles) las principales cadenas de televisión no solo no han optado por adelantar su franja horaria Prime Time sino que han decidido retrasarla aún más.

    De las 21.30 horas en las que se situaba esta franja horaria hace una década, hemos visto como se ha ido retrasando hasta las 22.30 y en casos excepcionales (determinados partidos de fútbol, finales de concursos, etc.) empezar a las 23.00 no ha supuesto para las cadenas ningún problema.

    Esto por supuesto impacta en nuestras horas de sueño y como consecuencia más directa, en nuestra productividad. Evitarlo está en nuestras manos. Instala en tu Smart TV todas esas aplicaciones de “televisión a la carta” (o utiliza la combinación teléfono móvil y Chromecast) y deja el Prime Time para mañana.

    bullet_simbolos

    7. Planifica tu día por escrito

    Son solo diez minutos al día, pero pueden ser vitales. Antes incluso de encender el ordenador, saca el cuaderno o la agenda y apunta. ¿Qué tienes que hacer hoy? ¿Con qué compromisos tienes que cumplir? ¿Qué es urgente? ¿Y lo más importante de la semana? ¿Qué cosas se han quedado por hacer de ayer?

    Intenta dibujar un “mapa visual” de lo que va a ser tu día de trabajo, enfocándote sobre objetivos y metas concretas. Puedes hacerlo de una forma muy sencilla, con una simple lista. Pero también puedes añadirle algo de complejidad (y productividad añadida) utilizando un método como bullet journal o Strikethru.

    leer_libro

    8. Lee más

    Leer no sólo te abre puertas, sino que estimula tu pensamiento crítico, favorece tu visión global del mundo y te ayuda a poner los problemas a los que te enfrentas en su justa perspectiva. Si no lees por placer (cosa que deberías) hazlo al menos porque leer te ayuda a mejorar como persona.

    Intenta como mínimo, leer un libro al mes y si tienes tiempo, uno cada dos semanas. Lee de todo: ficción, clásicos, no ficción, novelas gráficas, poesía, teatro. Lee en otros idiomas y aprovecha cualquier momento para leer. Cómprate un lector de libros electrónicos, lee en el móvil y si no paras en la carretera, dale una oportunidad a los audio libros.

    No pares de leer hasta que se convierta en un hábito imprescindible, hasta que estar sin leer te parezca extraño, hasta que no veas la hora de volver a sentarte en tu butaca preferida para retomar la lectura.

    email

    9. Bye bye correo electrónico

    El correo electrónico es desde hace muchos años una poderosa herramienta de comunicación para las empresas, pero también es una gran fuente de distracciones y uno de los responsables de que nuestra productividad se resienta.

    Aprende a utilizarlo con cabeza. Por ejemplo, evitando comprobar los e-mails que hemos recibido nada más llegar al trabajo. Esas dos primeras horas de cada mañana deben ser las más productivas de todo el día. ¿Las vamos a emplear respondiendo e-mails de poca importancia? Resulta más interesante no abrir nuestra bandeja de entrada hasta media mañana o incluso,  no comprobar nuestros mensajes hasta primera hora de la tarde, cuando nuestras defensas están más bajas.

    Para evitar interrupciones, silencia las notificaciones de Outlook en Windows (o en cualquier otro sistema) y si recibes correo electrónico de trabajo en tu teléfono móvil, bloquea, bloquea, bloquea. Si tu empresa es geek-friendly o le apasionan las nuevas tecnologías, intenta convencerles de cambiar el poco productivo e-mail por soluciones más modernas, como Slack, Yammer, Asana o HipChat, de modo que puedas decir adiós para siempre a esas interminables cadenas.

    teclado

    10. Aprende unos cuantos atajos de teclado

    En los atajos de teclado está una de las grandes claves de la productividad informática. Porque más allá del consabido CRTL+C y CRTL+V que casi todos utilizamos para copiar y pegar texto, hay un sin fin de combinaciones que nos pueden ayudar a ganar mucho tiempo frente a la pantalla.

    Al depender menos del ratón, no solo seremos más rápidos, sino que mantendremos durante más tiempo una posición de nuestras manos ergonómica, combatiendo de esa forma problemas como el síndrome del túnel carpiano. Dicho lo cual, ¿qué atajos de teclado nos conviene conocer? Depende fundamentalmente de la herramienta con la que pasemos la mayor parte de nuestro tiempo.

    Desde MuyPymes podemos recomendaros eso sí, empezar dándole una oportunidad a nuestra guía de atajos de teclado para Windows 10.

    También te gustará

    robot-de-bismart

    Empresas que abrazan las nuevas tecnologías y dan la espalda a las personas

    La tecnología se ha convertido en un elemento vital para el éxito de las organizaciones. …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.