Martes , 26 septiembre 2017 Impresion Pyme
  • La felicidad cotiza al alza en el mundo de las empresas

    felicidad

    ¿Qué es lo que nos hace sentirnos felices en nuestro puesto de trabajo? ¿Es el salario el principal factor de felicidad laboral o hay otros factores que tienen más peso? ¿En qué tipo de empresa seríamos más felices, una que nos ofrece un gran salario pero que a la vez nos somete a un estrés constante, o en otra que nos paga bastante menos pero que hace lo posible por incentivar nuestro esfuerzo?

    La importancia de la felicidad en el puesto de trabajo ha dado lugar a numerosos estudios científicos, ensayos e investigaciones sociológicas. Incluso los economistas se están tomando la felicidad laboral en serio, como demuestra un trabajo desarrollado por la Warwick Business School  que afirma que no hay vuelta de hoja: si quieres que tus empleados sean más productivos, tienes que hacer lo posible para que sean felices cuando crucen la puerta de tu empresa.

    ¿En qué se ponen de acuerdo la mayoría de estos estudios? En que más allá de que por norma general aquellos que se encuentran a gusto en su puesto de trabajo son más productivos, comparten las siguientes características:

    • Trabajan mejor en equipo.
    • Tienen más energía, son más creativos, están más motivados, son más optimistas.
    • Presentan menores tasas de absentismo laboral.
    • No les importa tanto cometer errores y cometen menos.
    • Aprenden más rápido y toman mejores decisiones.

    Si todo son ventajas, ¿por qué las encuestas señalan que hasta el 78% de los trabajadores españoles están descontentos con su trabajo? En el “I Índice de Felicidad Organizacional de Iberoamérica” elaborado por Universia, se apuntan algunas causas: faltan políticas de conciliación familiar y hay una alarmante falta de confianza del trabajador hacia su empresa (hasta el 50% de los encuestados aseguran que no confían en la organización para la que trabajan).

    En el origen de esta “infelicidad laboral” normalmente se encuentra una visión tremendamente cortoplacista por parte de las empresas, que anteponen los resultados económicos inmediatos a cualquier otro factor. En un país con casi un 20% de paro, muchas concluyen que conservar el talento humano no es prioritario: si alguien deja la empresa, otro entrará en su lugar.

    La parte positiva del estudio es que también indica que al menos un 22% de los trabajadores españoles sí que declaran trabajar en un entorno que favorece la felicidad laboral. Así que cabe preguntarse qué características tienen esas empresas a las que apetece ir a trabajar cada mañana. Pues bien, si bien cada organización puede destacar por un aspecto diferente, la publicación Inc destaca los siguientes.

    Autonomía en el trabajo

    Un alto grado de autonomía. Esta parece ser una de las grandes claves para que el trabajador sea más feliz en su trabajo. Permitir que tome decisiones importantes, de modo que la organización tienda a ser más horizontal que vertical.

    Desafíos y nuevas metas

    Pocas cosas “matan” más la felicidad laboral como una rutina establecida en el que cada día sea exactamente igual al anterior. Dominar por completo un puesto de trabajo, sin que se divisen en el horizonte nuevas metas, acaba con la motivación.

    Flexibilidad y conciliación laboral

    La mayoría de los españoles aspiran a tener un trabajo flexible, que les permita trabajar en casa cuando lo necesitan, con horarios razonables, en el que prime el cumplir con objetivos y no un presentismo sin sentido.

    Un trabajo que importa

    Los trabajadores quieren tener la certeza de que su esfuerzo importa. Que están haciendo algo que tiene significado.

    Sin miedo

    Miedo a ser despedido en cualquier momento. Miedo a un jefe tóxico que va más allá de la razonable exigencia. Miedo a un clima laboral en el que todos son sospechosos. Este es el ambiente laboral que nos encontramos en muchas empresas, donde el “no hacer las cosas mal” cuenta mucho más que hacerlas bien.

    Apoyo

    Aunque la autonomía es uno de los rasgos más valorados de cualquier puesto de trabajo, los empleados también necesitan sentirse apoyados. Porque puede que tengan que tomar decisiones importantes, pero tienen que tener muy claro quién es el responsable de marcar las grandes metas estratégicas.

    Justicia

    La más sencilla. El trabajador no sólo quiere ser tratado de forma justa, sino apreciar que el resto de miembros de su equipo o de su empresa, son tratados de igual manera.

    Pertenencia

    Los trabajadores que se llevan bien, trabajan mejor. Fomentar el trabajo en equipo, el desarrollo de relaciones sociales o poner en marcha actividades fuera de la oficina, mejoran el clima de convivencia.

    Ser reconocidos

    Recibir un reconocimiento por el trabajo bien hecho. Las empresas que mejor suelen tratar a sus trabajadores son aquellas que periódicamente trabajan con el feedback de los mismos, indicándoles cuáles son sus puntos fuertes, de qué están especialmente orgullosos y también, qué deben mejorar.

    Beneficios sociales

    No todo es el salario. Contar con más flexibilidad para organizar vacaciones, llegar a acuerdos con seguros médicos, gimnasios, ofrecer una comida de calidad dentro de la empresa, etc. son pequeñas cosas que aumentan la felicidad que se percibe en el puesto de trabajo.

    Conseguir por lo tanto un entorno laboral que redunde en la felicidad de los trabajadores cuesta. Requiere la implicación de todos, desde la dirección, a los mandos intermedios y también los propios trabajadores. No se puede construir una “empresa feliz” en dos días, pero sí se pueden dar pequeños pasos si se tiene claro cuál es el objetivo que se quiere alcanzar. Y a la larga, compensa.

    También te gustará

    transformación digital

    Sorpresa: España reduce la deuda pública

    El mes de julio proporcionó una interesante sorpresa financiera. El Reino de España ha reducido …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.