Sábado , 21 octubre 2017 Impresion Pyme
  • El encanto de invertir en sellos de toda una época

    Sellos_de_correos_de_la_II_República_española,_1931-1939

    El sello constituye una de las estrellas de la inversión en bienes materiales. Desde su invención a mediados del siglo XIX su capacidad de seducción ha arrastrado a todo tipo de público, desde el puro coleccionista hasta el inversor que busca una rentabilidad y seguridad para su dinero. Dicen que en la Segunda Guerra Mundial más de un inversor huyó de su país de origen con toda una fortuna en sellos guardados en un clasificador bajo el brazo.

    Los sellos cumplen una doble función: se pueden exhibir con orgullo, disfrutar de su contemplación, al tiempo que su rentabilidad se incrementa con el paso de los años. La presidenta de la Reserva Federal, el banco central estadounidense, Yanet Yellen, es una de las fervientes defensoras de la inversión en sellos de correos. Su colección de sellos se encuentra valorada en una banda comprendida entre los 15.000 y los 50.000 dólares.

    Uno de los principales atractivos del sello es que es depositario de la cultura de un país. Esta es una característica que les dota de un valor añadido que va más allá de la pura inversión. En las escuelas públicas del Norte de Italia los niños estudian cultura de otros países a través de los sellos. En el siglo XIX, muchas personas conocieron a la reina Isabel en Gran Bretaña gracias a los sellos.

    Los bienes coleccionables tienen la ventaja de que pueden tocarse y moverse con facilidad. Algo que no sucede con la mayoría de los vehículos de inversión. Su valor es directamente proporcional a su escasez, al menor número de ejemplares que existen. En Estados Unidos se considera este coleccionismo como propio de gente chapada a la antigua y amantes del lujo. Se calcula que el mercado norteamericano alcanza los 10.000 millones de dólares.

    La única manera de hacer dinero con sellos es comprar piezas raras y colecciones patrimoniales que han sido certificadas por profesionales y que se encuentran en la mejor condición posible. La iliquidez de este tipo de activos constituye uno de sus mayores atractivos, porque “no puedes vender sellos raros o comprarlos en esta situación”.

    Una de las mejores fórmulas para calcular las posibilidades de revalorización es tomar los catálogos de los últimos cinco años y comprobar cuál ha sido la evolución del precio de los ejemplares.DeEl penny black al franco rojo

    Del penny al franco rojo

    El sello más interesante en el Reino Unido son los denominados penny black (Peniques negros). Estos ejemplares fueron los primeros sellos con goma para pegar y su aparición en el mercado data de 1840. Su precio puede alcanzar las 400 libras en estado usado y más de 12.500 libras en buen estado y con su goma para pegarlos.

    En los últimos diez años, la revalorización anual de estas piezas se ha situado entre el 11% y el 12%. De los 68 millones de ejemplares del penny black impresos en su día, apenas quedan en el mundo unos pocos millones.

    “Déme un Franco rojo” decían los clientes en los años cincuenta. Este era un sello de dos pesetas en aquella época que, casualmente, era de color rojo, lo que daba pie al chascarrillo en los lugares de venta de sellos. Dice la leyenda que Franco se enteró de la broma y cogió un cabreo de cien pares de narices. “¿Rojo yo? ¡Ni en los sellos!” y ordenó retirar de la circulación el cinco pesetas rojo. Existe una explicación más plausible sobre la retirada de este ejemplar. Este ejemplar ha multiplicado su valor por 2.500 en los últimos cincuenta años. 

    Los sellos tributan en el IRPF como ganancias o pérdidas patrimoniales. Se calcula la diferencia entre lo que costaron (incluyendo gastos y tributos) y el resultado tributa al 19% hasta 6.000 euros, el 21% hasta 50.000 euros y hasta el 23% para cantidades superiores.

    La estafa de Afinsa y Fórum Filatélico ha supuesto un serio revés para la inversión en sellos de correo. El negocio piramidal sobre el que se sustentaban estas compañías nada tiene que ver con la inversión profesional en sellos. El atractivo del sello se mantiene vigente y la opinión pública ha aprendido una nueva lección de que una inversión no puede dar rendimientos de dos dígitos sin resultar sospechosa.

    También te gustará

    gasto españoles

    Optimismo en las expectativas de gasto en los hogares españoles

    Una gran noticia si tenemos en cuenta que es la primera vez en los últimos …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.