jueves , 18 octubre 2018 Impresion Pyme
  • ¿Cerrado por vacaciones? Cómo mantener una actividad mínima en verano

    Llega el que es, quizás, el periodo más deseado del año, el verano. Tiempo de vacaciones. De playa, de piscina, de visitar a familiares y amigos en el pueblo o de realizar el viaje con el que llevamos tanto tiempo soñando. A nivel laboral, la actividad, salvo que nos dediquemos al turismo, la hostelería o a sectores como la sanidad o la seguridad que operan por igual durante los 365 días del año, lo lógico es que descienda. No obstante, es probable que pretendamos que nuestra empresa no cierre por vacaciones.

    Por ello, desde Muypymes, vamos a ofrecer una serie de consejos sobre las pautas a seguir para el funcionamiento correcto de nuestra empresa durante el periodo estival sin llegar a cerrar.

    Acumula el menor excedente posible

    Es probable que en diferentes periodos del verano no podamos contactar con los proveedores porque han reducido su actividad o han cerrado por un tiempo. La táctica más adecuada consiste en acumular el menor excedente posible, debemos reducir el stock al máximo. En el caso de que no sea posible, podríamos optar también por vender nuestro stock a otras empresas para recuperar al menos la mayor parte de la inversión si nos vamos a tener que deshacer de esos productos sí o sí.

    También en estos casos la experiencia es un grado. Si llevamos varios años en el negocio, sería conveniente revisar lo realizado en ejercicios anteriores para ser previsores. Puede ser de gran utilidad para anticiparnos a los problemas o para poder subsanarlos. No obstante, también debemos tener en cuenta cómo se ha comportado la economía en los últimos meses para tener todos los factores sobre la mesa.

    El dropshipping no siempre es posible, pero si tenemos oportunidad de realizarlo puede ser una buena solución. Consiste en externalizar la gestión y el almacenamiento del inventario a un tercero.

    Reduce la jornada o hazla intensiva

    No siempre es posible pero como, a buen seguro, por necesidades del trabajo nos hemos pasado de horas en otros periodos del año, el verano es un buen momento para reducir la jornada o bien hacerla intensiva. En algunos lugares, es un clásico el horario de 8:00 a 15:00 en el periodo estival y también puede contribuir a mantener satisfechos a nuestros trabajadores que van a poder disfrutar de más tiempo libre, justo cuando el clima es más benévolo y los días son mucho más largos. Sirve asimismo para reducir el desgaste físico y piscológico permitiendo a todos los trabajadores tener tiempo para realizar cualquier tipo de actividad que no pueden llevar a cabo en otros meses.

    Intenta completar las tareas importantes a primera hora

    Diversos estudios muestran que el progreso a la hora de realizar tareas generan más motivación que cualquier otra cosa. Por ello, es conveniente planificar la jornada a primera hora de la mañana y realizar cuanto antes la tarea más importante del día.

    Aprovecha para reflexionar sobre tu estrategia

    El hecho de tener más tiempo libre puede suponer una gran oportunidad para reflexionar sobre la estrategia de nuestro negocio y preparar mejor lo que va a venir en septiembre, a la vuelta del período estival.

    Si estamos en el mundo de las redes sociales, con Google Analytics podemos seguir nuestros objetivos y ver el estado en el que se encuentra nuestra empresa. También puede suponer una gran oportunidad para estudiar mejor a la competencia, circunstancia que también puede ayudar a mejorar notablemente nuestra estrategia.

    Verano en la oficina

    Delega algunas tareas

    No siempre va a ser posible, pero es algo con lo que tenemos que contar, y los meses de julio y agosto pueden ser los idóneos para ello. En el caso de que tengamos personal cualificado y de confianza es el momento de otorgarle más responsabilidad. Puede ser una gran oportunidad para que nuestros empleados sean más competentes en el trabajo, para que crezcan laboralmente y para que nos podamos liberar de cierto trabajo que nos permita atender sólo lo más urgente.

    No desatiendas tus redes sociales

    Nuestros clientes potenciales suelen tener más tiempo libre, por lo que no podemos ausentarnos de las tareas que realizamos durante el resto del año. Debemos mantener actualizados nuestros perfiles en las redes sociales, es algo que no debemos descuidar pese a que haya menos actividad.

    Además, puede ser un buen momento para rebajar los precios de nuestros productos lo cual puede servir para atraer a nuevos clientes o a fidelizarlos de una manera más intensa.

    Informa a tus clientes

    En el caso de que vayas a cerrar el negocio durante unos días es fundamental informar a nuestros clientes de que esto va a ser así. No daría buena imagen nuestra empresa si nuestros potenciales compradores acuden a nuestra sede y la encuentran cerrada por sorpresa. Hay que saber anticiparse a cualquier tipo de problema que pueda surgir.

    Organiza un calendario

    La organización y el orden son cruciales en cualquier negocio. Es necesario que, antes de que empiece el verano o al menos antes de que empiece el período en el que baja de manera notable la actividad, creemos un calendario con el tipo de actividades que vamos a realizar para tener cierta planificación. Puede ser muy útil para evitar sorpresas desagradables y nos servirá para tenerlo todo atado. Y sobre todo, va a servir para anticiparnos a cualquier imprevisto.

    El objetivo es no cargarnos con trabajo excesivo y hacerlo todo de una manera proporcional para evitar posibles agobios y tener un verano llevadero en materia laboral.

    Quizás también te pueda interesar:

    También te gustará

    El cambio climático amenaza el futuro del sector de las cervezas artesanas

    El cambio climático no sólo puede provocar un auténtico desastre medio ambiental, sino que a …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.