jueves , 15 noviembre 2018 Impresion Pyme
  • Ultraportátil y portátil tradicional: recomendaciones para elegir

    El mercado de los ordenadores portátiles ha vivido cambios muy importantes. La introducción del formato conocido como ultraportátil ha permitido conciliar el rendimiento y la autonomía con un peso reducido, un diseño atractivo y un acabado premium.

    Los ultraportátiles en su concepción original iban dirigidos a un tipo de usuarios muy concreto, pero gracias a la llegada de GPUs de bajo consumo (como la GeForce MX150) han ampliado de forma notable sus posibilidades y hoy ofrecen un gran valor, tanto que pueden cubrir sin problemas las necesidades de un publico más amplio.

    Por su parte los portátiles tradicionales también han vivido una evolución menor que los ha convertido en una buena opción para un mayor público, ya que además de pulir su categoría tradicional han ido virando hacia formatos más pequeños y económicos que son una buena idea para ciertos tipos de usuarios.

    En este artículo os vamos a dar las claves más importantes de estos dos grandes tipos de ordenadores para que podáis ver cuál se ajusta mejor a vuestras necesidades y que así acertéis en vuestra elección.

    • Ultraportátil: son equipos que normalmente tiene un formato de pantalla de entre 11 y 15 pulgadas. Están construidos con acabados premium (aluminio, magnesio, fibra de carbono, étc) y presentan un diseño muy delgado y un peso muy ligero (hay modelos que pesan menos de 1 kilogramo). Ese es su principal atractivo, pero también destacan por ofrecer un alto rendimiento a pesar de su reducido tamaño y una alta autonomía (hay modelos con 10-12 horas de autonomía). Como contrapartida su precio puede ser elevado.
    • Portátil estándar: es lo que podemos considerar como el portátil tradicional. Hay una gran variedad de formatos pero lo más habitual es encontrar modelos de entre 11 y 17 pulgadas. Normalmente están fabricados en plástico para reducir costes y ofrecen una gran variedad de configuraciones que pueden ir desde las más modestas hasta algunas muy potentes. Tienen un tamaño y un peso mayor (rondan los 2,2 kilogramos de media) y su autonomía es mucho más limitada, pero tienen un precio más económico.

    ¿Qué debería elegir?

    Un ultraportátil da lo mejor de sí en manos de un profesional que necesite disponer de una alta movilidad sin sacrificar rendimiento. Esto quiere decir que es recomendable sobre todo para esos profesionales que están siempre en movimiento, que necesitan llevar siempre encima su equipo y disponer de una autonomía suficiente para cubrir un día completo sin tener que conectarlo a un enchufe.

    Por contra el portátil estándar es un sistema recomendable para aquellos usuarios que no necesiten de ese alto grado de movilidad y que vayan a realizar solo pequeños desplazamientos. Por lo general su autonomía no es lo bastante buena como para aguantar una jornada de trabajo completa, así que tenedlo en cuenta.

    También te gustará

    Tres claves que añaden valor a un portátil profesional

    Elegir un portátil profesional puede ser complicado. En este artículo os dimos una serie de …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.