lunes , 19 agosto 2019 Impresion Pyme
  • ¿Qué es un contrato forward?

    Contrato

    Un contrato forward, entendido como instrumento financiero derivado, es un contrato a largo plazo entre dos partes para comprar o vender un activo a precio fijado y en una fecha determinada. La diferencia con los contratos de futuros es que los forward se contratan en operaciones over the counter, es decir fuera de mercados organizados.

    Los forwards más comunes negociados en las tesorerías son sobre monedas, metales e instrumentos de renta fija.

    Según la definición de Gedesco, consiste en un contrato a largo plazo entre dos partes con el objetivo de comprar o vender un activo a un precio fijado y en una fecha determinada. El contrato forward obliga a sus participantes a comprar o vender el activo en una fecha específica futura a un precio. Se construye partiendo de cierto subyacente a su precio actual y costo de financiamiento. Los más comunes son los negociados en las tesorerías sobre monedas, metales e instrumentos del renta fija. La principal diferencia con los contratos de futuros es que los forward se contratan fuera de mercados organizados, o también llamado “operaciones over the counter”.

    Los contratos forwards son sencillos y habituales en todo tipo de actividades financieras, y no es necesario que se ajusten a los estándares de un mercado determinado, ya que son considerados instrumentos extra bursátiles. En un contrato forward, el comprador se compromete a adquirir la mercancía a un precio y en un tiempo pactado. Por su parte, el vendedor, se compromete a entregar la mercancía.

    Tipos de contratos forward

    Gedesco habla de tres tipos diferentes de contratos forward, que son los siguientes:

    • Los que no generan utilidades. Un ejemplo de ello es el petróleo, ya que el almacenamiento de este producto es muy costoso, por la necesidad de tener instalaciones especiales, contra incendios y contaminación. Además, el petróleo es relativamente barato por unidad de volumen, lo que hace que el coste de almacenamiento sea importante.
    • Aquellos que generan utilidades o rendimientos fijos o dividendos. Estos son los casos de forwards sobre bonos o acciones.
    • Los que generan utilidades que se reinvierten. En esta modalidad son aquellos en los que, por ejemplo, se firma “un contrato con el banco B mediante el cual A y B acuerdan fijar una tasa del 10% anual, para un plazo de un año, sobre la cantidad de dinero preestablecida. Transcurrido el año, si ocurre lo que temía A y las tasas de interés bajan por ejemplo al 8%, el banco B pagará la diferencia entre la tasa acordada (10%) y la tasa vigente de mercado (8%), es decir 2% sobre la cantidad de dinero acordada. Si por el contrario las tasas suben al 12% A deberá pagar a B la diferencia”,  tal y como se detalla Rodríguez de Castro  en su obra “Introducción al Análisis de Productos Financieros derivados”.

    Forward

    Diferencia entre forward y futuro

    Para que no haya confusiones entre dos términos o conceptos que pueden llegar a ser bastante similares, vamos a explicar las diferencias entre forward y futuro.

    Los dos tipos de contrato tienen dos similitudes que son las siguientes:

    • Liquidación: Los futuros y los contratos a plazo pueden ser contratos de liquidación entregables (por ejemplo, se debe entregar el activo subyacente) o en efectivo.
    • Precios iniciales: El precio de los futuros y forwards tiene valor cero en el momento en el que un inversor entra en el contrato.

    Pero hay cuantiosas diferencias entre contratos de futuro y forward, tal y como explica la web Economipedia.

    • Mercado organizado: los contratos de futuro se negocian en mercados organizados y proporcionan liquidez diaria (capacidad para deshacer la posición alta). La excepción se confirma en los contratos a plazo forwards sobre divisas, los cuales son más líquidos que los futuros de divisas.
    • Estandarización: los futuros por su parte, son contratos estandarizados en tamaños de contrato y en cuanto a términos y condiciones. Por su parte, los términos y condiciones de los forwards (por ejemplo, tamaño de garantía  -colateral-, tamaño del contrato, condiciones de entrega …) se adaptan a las necesidades de las partes involucradas.
    • Cámara de compensación: una única cámara de compensación es la contraparte de todos los contratos de futuros. La cámara compromete a los miembros obligando a depositar un capital y una garantía. Los forward son contratos bilaterales con su propia contrapartida, por lo que contienen un riesgo significativamente superior al poder entrar en quiebra o default y no cumplir con lo establecido en el contrato.
    • Mark-to-market: Los contratos de futuros tienen una mark-to market diario, esto quiere decir que se revisa día a día el precio del contrato y cada una de las partes deposita o no la garantía. Por lo general, los contratos forward no son mark-to-market.
    • Reglamento: el gobierno regula los mercados de futuros. Los contratos forward normalmente no están regulados.

    Ventajas y riesgos del contrato forward

    Los contratos forward tienen sus ventajas y sus inconvenientes, como todo tipo de acuerdo.

    Entre las ventajas destacan el hecho de que:

    • El exportador asegura la venta de su producción.
    • El importador elimina el riesgo cambiario de la operación.
    • El exportador puede vender a un precio superior al precio de mercado en el momento de firmar el acuerdo.
    • El importador puede beneficiarse de un ahorro en la fecha de pago, si el precio de mercado en dicho momento es superior al fijado en el contrato forward.

    En lo que a los inconvenientes respecta, tal y como señala la web Pymerang, hay que tener en cuenta especialmente quien está en la posición del exportador, ya que en muchas ocasiones, este tipo de contratos se celebran con fines especulativos por lo que, si llegado el momento del pago, el precio de mercado es muy inferior puede encontrarse con que tiene que negociar una rebaja o con que se tiene que quedar con la producción al haber perdido directamente al cliente.

    En cualquier caso, también de cara al importador existiría el riesgo de que el exportador no cumpliese con sus obligaciones si, llegado el momento de hacer efectivo el intercambio, el precio de mercado para los bienes objeto del acuerdo fuese muy superior al pactado.

    Quizás también te pueda interesar:

    También te gustará

    Tres razones por las que deberías instalar un SSD en tu PC profesional

    ¿Notas que tu equipo va cada vez más lento? ¿Las aplicaciones tardan en cargar, los …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.