martes , 12 noviembre 2019 Impresion Pyme
  • Todo sobre el renting

    Renting

    El término renting es sinónimo de alquiler a largo plazo de un bien. Mediante el renting, una compañía (la empresa arrendadora) compra un producto nuevo, según los gustos y necesidades de su cliente o arrendatario, y lo pone a su disposición. A cambio, el cliente se compromete al pago de una cuota mensual, por un plazo de tiempo y unas condiciones previamente establecidas, que incluye una serie de servicios muy amplios, donde como mínimo se hallan los gastos de mantenimiento y de seguro incluidos.

    El alquiler, por lo tanto, no deja de ser un contrato de arrendamiento por el cual una de las partes, llamada arrendador, se obliga a transferir temporalmente el uso y goce de un bien mueble o inmueble a otra parte denominada arrendatario, quien a su vez se obliga a pagar por ese uso o goce un precio cierto y determinado.

    El precio se traduce en una suma de dinero pagada de una sola vez, o bien en una cantidad periódica, que en este caso recibe el nombre de renta. También puede pagarse la renta en cualquier otra cosa equivalente, con tal de que sea cierta y determinada, por ejemplo, con los frutos que produce la cosa arrendada (renta en especie); que a la vez puede ser una cantidad fijada previamente o un porcentaje de la cosecha (aparcería).

    En España el alquiler a largo plazo (renting) es empleado, principalmente, por las empresas como una forma de gestión de sus flotas de vehículos, si bien se da en muchos otros ámbitos. Esto se debe a que, aquellos negocios que optan por esta modalidad pueden beneficiarse de ventajas administrativas, fiscales y operativas. Por lo tanto, en este artículo nos vamos a centrar en el renting de automóviles.

    Principales características del renting

    Hay diferentes tipos de renting ya que podemos obtener paquetes, condiciones y servicios muy diferentes dependiendo de la empresa. Estas son las dos clasificaciones más habituales:

    • En el renting fijo  se puede estrenar el coche que uno quiera. Existe la opción de elegir el modelo y los diferentes niveles de servicio. El compromiso de contratación habitual es de medio a largo plazo.
    • El renting flexible es la mejor opción en el caso de necesitar un coche inmediatamente y de que haya opción de compromiso en el tiempo que se va a utilizar. Se puedes elegir el tipo de vehículo  (turismo, industrial, pick up o todoterreno) y existe la opción de devolverlo en cualquier momento sin penalización.

    Hay que tener en cuenta que no es lo mismo el renting que el leasing. Esta última acción sí que está considerada como una operación financiera y consiste en un contrato de alquiler puro y duro entre dos partes excluyendo todos los servicios accesorios. En líneas generales, el leasing es más propio de actividades empresariales y el renting es accesible a particulares.

    Estamos en un campo muy variable ya que dependiendo del coche que vayamos a querer y de la empresa con la que tratemos va a haber diferencias. La duración mínima de un contrato puede variar en función del tipo de vehículo que se alquile y las características del cliente. El tiempo puede ir entre un mes y los 48.

    Cuando se formaliza un contrato se acuerda previamente la cuota a pagar, dejando claro qué servicios están incluidos en su interior. La cuota la forma lo correspondiente al seguro a todo riesgo pero también la de los servicios o paquetes de mantenimiento, reparación y reposición contratados. Una vez formalizado el contrato también se pactarán unas cuotas mensuales, trimestrales o anuales, fijas o variables, dependiendo del uso que demos al producto.

    Renting

    Qué incluye el renting

    En líneas generales, podemos asegurar que el renting incluye los siguientes aspectos:

    • Labores administrativas como la compra del vehículo, su matriculación y el transporte desde la fábrica hasta su entrega al cliente.
    • Reparación del vehículo en caso de avería.
    • Cambio de neumáticos, según las condiciones del contrato.
    • Mantenimiento preventivo mecánico completo del vehículo, con las correspondientes revisiones establecidas por cada marca: todas las compañías de rénting obligan a pasarlas en la red oficial de la marca; pero algunas, además, establecen revisiones ´extras´ en su propia red de talleres.
    • Reparación del coche en caso de avería.
    • Seguro completo contra siniestros y robo del vehículo -normalmente, a todo riesgo sin franquicia-.
    • Vehículo de sustitución en caso de avería o accidente.
    • Asistencia en carretera.
    • Servicio de reclamación de multas hasta agotar la vía administrativa

    Por el contrario, y aunque parezca obvio hay que destacar que el renting no incluye aspectos tales como el repostaje, las reparaciones de daños que se originen por un mal uso del coche o los que provengan de una negligencia por parte del conductor del vehículo y las posibles multas por acciones derivadas del usuario.

    Ventajas de su uso

    Para los usuarios  es un contrato ventajoso porque se abona una única cuota mensual por la utilización del vehículo y por todos los servicios asociados a él. Dependiendo de la empresa o de la marca con la que lo contrates, además, podrás abonar, si lo deseas, una cuota inicial a modo de entrada que rebaja el importe que tendrás que pagar cada mes.

    Se trata, también, de una modalidad de acceso más cómoda, ya que no tienes que preocuparte de abonar los impuestos de circulación ni matriculación, ni contratar el seguro. Además, en caso de sufrir algún percance, la empresa con la que contratas el vehículo se hará cargo de todo.

    Los autónomos, por su parte, podrán deducir el 100% de la cuota en el Régimen de Estimación del IRPF, siempre que el vehículo contratado sea un gasto imprescindible para el desarrollo de su actividad profesional.

    Asimismo, la empresa de renting se garantiza con cada contrato la entrada de un ingreso fijo, mes a mes.

    Inconvenientes

    Como todo en la vida, la parte positiva tiene su contrapartida. El lado negativo del renting es que el usuario no es el propietario del vehículo, algo muy valorado por los conductores. Del mismo modo, el renting obliga a cumplir el plazo del contrato que se firma salvo que se pague la penalización estipulada previamente en el documento. Respecto a las reparaciones, siempre el cliente tendrá que atenerse a cumplir con las condiciones señaladas en el contrato y acudir a los talleres señalados en el mismo. También deberá tener cuidado de no sobrepasar el límite de kilometraje que habitualmente aparece en el acuerdo firmado.

    Quizás también te pueda interesar:

    También te gustará

    Microsoft simplifica la experiencia de uso de equipos Windows 10 ARM

    El gigante de Redmond ha reforzado su apuesta por Windows 10 ARM con el lanzamiento …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.