jueves , 12 diciembre 2019 Impresion Pyme
  • Financiando mi startup: Inscríbete a una incubadora o aceleradora de negocios

    Una incubadora de empresas es una organización diseñada para acelerar el crecimiento y asegurar el éxito de proyectos emprendedores. Lo hace a través de una amplia gama de recursos y servicios empresariales que puede incluir renta de espacios físicos, capitalización, coachingnetworking (es decir acceso a una red de contactos) y otros servicios básicos como telecomunicaciones, limpieza o estacionamiento.

    Básicamente, consiste en un centro de apoyo que brinda asesorías especializadas para evaluar una idea de negocio y lograr que se convierta en una empresa formal. Esta acción es vital, ya que minimiza el riesgo empresarial y aumenta las posibilidades de éxito.

    Diferencias entre aceleradoras e incubadoras de empresas

    Las incubadoras de empresas son una modalidad de apoyo al emprendedor, y en cada país se desarrolla de una manera dependiendo de la situación económico-financiera del mismo. En términos generales, una incubadora de empresas brinda apoyo a los emprendedores desde el inicio del proyecto empresarial en forma de asesoría especializada, capacitación e infraestructura administrativa (tales como despachos, salas de reuniones, material de oficina, conexiones a internet, atención telefónica, servicio de correspondencia, etc).

    Las aceleradoras, por su parte, hacen referencia a un término relativamente nuevo. Hay ocasiones en las que una idea innovadora requiere de una fuerte inversión, y el papel de las aceleradoras es la de ofrecer a los emprendedores recursos, conocimiento y apoyo a través de programas de trabajo con mentores. Otra de sus características es la de facilitar a los emprendedores contactos de inversores que pueden valorar su proyecto. Al final de los programas de aceleración es habitual presentar las startups ‘aceleradas’ en foros de inversión para que éstas tengan la posibilidad de obtener la financiación que necesita.

    Tal y como asegura No solo economía, si bien ambos conceptos tienen características en común, no son lo mismo. Si nos parecen lo mismo, deberíamos hacernos la pregunta ‘¿Qué es acelerar?’ Es dar mayor velocidad a algo que ya está en movimiento. Pues es lo que hace la aceleradora de startups, ‘acelerar’ un proyecto en marcha, dándole soporte legal, técnico y financiero durante un periodo de tiempo que suele oscilar entre tres y doce meses.

    ¿Y que es ‘incubar’? Iniciar el desarrollo de algo. Pues es el papel principal de las incubadoras de empresas: crear proyectos propios, a diferencia de las aceleradoras que lo que hacen es dar un impulso a proyectos que ya están empezando a ser desarrollados por sus emprendedores (lo que se conoce como fase de pre-semilla o semilla).

    El titular de este especial puede dar pie a pensar que es relativamente sencillo inscribirse en una incubadora o aceleradora de negocios. Y lo cierto es que no lo es. Hay que trabajárselo y mucho.

    Cómo presentarse ante una aceleradora

    Startupexplore asegura que solo el 7% de los proyectos presentados a cada una de las 467 aceleradoras que existen en España entran a formar parte de sus programas de crecimiento. ¿Por qué unas sí y otras no? Básicamente, porque algunas saben presentarse adecuadamente para llamar la atención.

    La siguientes la forma adecuada de presentarse:

    1. Qué sabes hacer. Debes ser capaz de explicar en una sola frase a qué te dedicas y por qué tu proyecto puede ser valioso. La fórmula “Ayudamos a que tal tipo de cliente pueda resolver tal problema mediante esta solución”, te dará buenos resultados.

    2. Quiénes son tus clientes y cómo vas a captarlos. Identifica bien tu público objetivo y su peso en el mercado: quiénes son y cuántos, dónde están, si es un segmento en crecimiento y cuál es tu estrategia para llegar a ellos.

    3. Qué números te respaldan. Debes dar credibilidad a tu proyecto con datos. Y no sólo de tus previsiones de facturación, sino también demostrando que vas a ser relevante en el mercado: cuántos usan tu producto, con qué frecuencia, durante cuánto tiempo, incluso si lo recomiendan. Y hacerlo por ese orden, de mayor a menor importancia.

    4. Por qué tu equipo es el mejor. Intenta convencerles de que sois los más adecuados para el proyecto. Generalmente, lo ideal es que seáis profesionales de distintas áreas (tecnología, negocio, márketing), con cierta experiencia y que estéis comprometidos con tu proyecto. Y no olvides explicarles por qué queréis entrar en su aceleradora y qué esperáis de ellos.

    Ventajas de las incubadoras

    Respecto a las incubadoras hay que tener en cuenta que cada una tiene distintas políticas de apoyo, pero en líneas generales aseguran las siguientes ventajas, según Promonegocios.

    1. Incrementan la probabilidad de éxito de la empresa al recibir asistencia práctica y diversos servicios de soporte técnico y empresarial durante los primeros años de operación, que por lo general son tres años.
    2. Reciben la asesoría y el apoyo de expertos en negocios.
    3. Garantizan enfocarse en la ejecución del plan de negocios y la puesta rápida de productos o servicios en el mercado.
    4. Tendrán un mejor acceso a capital de riesgo y a una red afiliada de recursos de financiación.
    5. Reducen las probabilidades de cometer los mismos errores que otros miembros del ramo.
    6. Otorgan más prominencia a la empresa y generarían publicidad adicional de forma gratuita.
    7. Atraen y conservan empleados mejor cualificados para llevar adelante el proyecto.
    8. Invertirán menos recursos adicionales en el negocio.

    Inconvenientes de las incubadoras

    No son tan numerosos los inconvenientes como las ventajas pero también existen y hay que tenerlos en cuenta. Son los siguientes:

    1. El tener que ceder un porcentaje de su participación accionaria, de nuestro negocio, a la incubadora, aspecto que debe ser negociado antes de ingresar a una.
    2. Que la empresa pueda ser perjudicada si la incubadora quiebra o pierde el apoyo del capital de riesgo.

     

    También te gustará

    Estas son las 10 «habilidades blandas» que tenemos que tener en cuenta si queremos triunfar en 2020

    En la actualidad estamos viendo cómo el mercado laboral cada vez tiene una mayor automatización, …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.