viernes , 23 agosto 2019 Impresion Pyme
  • Financiando mi startup: cómo iniciar una campaña de crowdfunding

    En primer lugar y alguno ya sepáis de qué se trata, no está de más explicar en qué consiste un vocablo que ha ganado protagonismo en los últimos años: el crowdfunding. En lengua española podría traducirse como micromecenazgo y viene a ser un movimiento colaborativo  de financiación de proyectos desarrollado sobre la base de las nuevas tecnologías.

    Prescinde de la tradicional intermediación financiera y consiste en poner en contacto a promotores de proyectos que demandan fondos mediante la emisión de valores y participaciones sociales o mediante la solicitud de préstamos, con inversores u ofertantes de fondos que buscan en la inversión un rendimiento.

    Además, es necesario explicar que en este proceso intervienen dos factores importantes: la unión masiva de inversores que financian con cantidades reducidas pequeños proyectos de alto potencial y el carácter arriesgado de dicha inversión.

    El crowdfunding consiste en la publicidad por parte de la persona que busca financiación, de la causa o negocio que representa, y la financiación mancomunada por parte de prestamistas independientes que simplemente simpatizan con la causa, o persiguen un crédito ofrecido por el prestatario. Dado que gran parte del éxito de esta forma de financiación descansa en la publicidad que se da al proyecto, las plataformas de financiación colectiva más importantes en la actualidad tienen soporte online, por su alcance multitudinario y su bajo costo comparativo.

    Precisamente, el factor determinante para el crecimiento exponencial de este tipo de peticiones ha sido sin duda alguna  la aparición de internet. Gracias a la red de redes el número de personas que pueden llegar a participar en un proyecto ha crecido exponencialmente y ha acabado configurando una multitud anónima (crowd) que de otro modo y por los medios de difusión tradicionales sería totalmente impensable.

    Claves para que el crowdfunding sea exitoso

    En una campaña de crowdfunding intervienen diferentes variables, pero la estructura podemos decir que puede ser la siguiente en una gran parte de los casos:

    1. Presentación y descripción del proyecto.
    2. Fotos o videos del prototipo.
    3. Descripción de premios o regalos que vayas a dar.
    4. Promoción en redes sociales.
    5. Y toda la magia que quieras agregarle para hacer tu campaña más atractiva.

    Para que el crowdfunding sea exitoso hay diferentes claves que debemos tener en cuenta para  implementarlas, tal y como recomienda la web Workana.

    1- Descubrir por qué las personas van a interesarse en tu campaña

    Cuando se quiere recaudar dinero para financiar un producto o servicio, es fundamental poder transmitir muy bien por qué las personas irían a interesarse en verlo materializado.

    Esto no significa que en tu campaña de financiación colectiva tienes que dedicarte solo a describir las funcionalidades, sino que tienes que ser capaz de transmitirle a las personas las razones por las que sus vidas van a ser más apasionantes,  mejores o más sencillas gracias a tu proyecto.

    El producto que Oculus VR quería construir, un casco de realidad virtual, fue presentado con un video en el que se podía ver en pleno funcionamiento, lo cual tentaba a que todos quisieran tener uno.

    2- Encontrar personas que usen el producto o servicio

    Muchos emprendedores que buscan fondos a través de la financiación colectiva creen que dieron con un producto o servicio genial y revolucionario… pero no han dado con una sola persona que lo use.

    Oculus VR fue un éxito porque ellos sabían que tenían entre manos un producto que sería un éxito. Un prototipo algo tosco (en su apariencia) había sido probado con unos pocos testers y los mismos escribieron muy buenas reseñas en foros especializados.

    Gracias a ello los emprendedores obtuvieron el reconocimiento del programador John Carmack, una reconocida figura de este sector, que les validó su idea y les dio publicidad.

    3- Pedir una suma de dinero correcta en la campaña de crowdfunding

    Muchas campañas de financiación colectiva fallan porque las personas, simplemente, no saben cómo pedir el dinero. Es que si se pide una cantidad muy pequeña para un proyecto increíble, va a parecer un chiste. Y si, al contrario, se pide una cantidad de dinero muy grande, va a parecer un disparate.

    Una campaña de crowdfunding perfecto tiene que pedir un monto necesario para culminar el proyecto y poder pasar al siguiente nivel. La campaña de Oculus VR pedía una suma que a muchos le puede parecer enorme: 250 dólares.

    Sin embargo, consiguieron la totalidad del dinero en apenas 4 horas. Pidieron esa cifra para transformar un prototipo en una producto listo para que el consumidor pudiera adquirir. Considerando los enormes costos de diseño y producción que tienen los productos de alta tecnología, el monto solicitado era realista y, hasta se podría decir, bajo.

    4- Ofrecer recompensas que sean atractivas

    Los donantes han confiado en tu proyecto y te apoyan para que vea la luz… ¿Y  qué vas a ofrecerles como recompensa a modo de agradecimiento?

    En una campaña de financiación colectiva efectiva hay que usar las recompensas con inteligencia. Conviene otorgarle a los donantes objetos o experiencias que van a disfrutar cuando tu producto o servicio se comercialice.

    Una buena idea es usar las recompensas de forma inteligente para transformar a los donantes en miembros de tu equipo, es decir, buscar que se “pongan la camiseta”, como suele decirse.

    En la campaña de crowdfunding de Octulus VR se ofrecían varios tipos de recompensa, tales como camisetas o posters. Pero también se ofrecía algo mucho más interesante en términos estratégicos: se les permitía empezar a adaptar sus videojuegos para este casco de realidad virtual.

    De este modo, aún mientras estaban buscando fondos para lanzar al mercado el producto, ya estaban trazando lazos con desarrolladores e iban preparando juegos para el lanzamiento.

    5- Estar preparado para recibir más dinero

    Uno de los mayores errores que se cometen en las campañas de financiación colectiva es planear el proyecto hasta donde se pueda llegar con el monto de dinero que se pide.

    A la hora de presentarse en la plataforma de financiación colectiva elegida hay que tener pensadas las próximas etapas de desarrollo y lo que se haría con una segunda ronda de financiación.

    Oculus VR empezó pidiendo, como dijimos, un cuarto de millón de dólares y recibió casi dos millones y medio.  Al mes de finalizar su campaña se presentaron en una ronda de financiación privada en la que consiguieron dos millones y medio más.

    El hecho de que pudieran presentarse a este segunda instancia tan rápido, indica que ya tenían preparado el curso de acción de antemano. Desde allí, el resto es historia.

    También te gustará

    Problemas con las baterías de algunas Surface Pro 5 y Surface Pro 6

    Microsoft arrastra una mala racha con su serie Surface Pro. Las últimas actualizaciones de firmware …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.