sábado , 19 octubre 2019 Impresion Pyme
  • Análisis del mercado laboral: la economía se ralentiza y el mercado agota la tendencia positiva de los últimos años tras el verano

    Nos gustaría dar mejores noticias pero la realidad es la que es. La economía se ralentiza y los datos que tenemos no son muy positivos, sobre todo tras el final del verano. En el mes de septiembre, la cifra de parados volvió a crecer, registrándose 13.907 personas más en la lista. El número total de personas que se encuentran como demandantes de empleo en el Servicio Público de Empleo Estatal asciende a 3.079.711.

    No obstante, y a pesar de las subidas de los dos últimos meses, estamos ante la cifra más baja en un mes de septiembre desde 2008, con 122.798 personas menos, un 3,83 %, en las listas de desempleados que en el mismo mes del año pasado.

    En septiembre, la Seguridad Social aumentó su número de afiliados en 3.224, apenas un 0,02 % más que en agosto debido al impulso del sector educativo con la vuelta a las clases, lo que representa la menor cifra de creación de empleo desde 2013. La cifra de ocupados es exactamente de 19. 323.451. Son los datos de creación de empleo más bajos para este mes desde 2013, según la información difundida por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

    El enfriamiento que sufre el mercado laboral ha dejado un mes de septiembre con la menor creación mensual de empleo en seis años, pese a que el incremento del paro ha sido el más bajo desde que comenzó la crisis.

    El peor final de verano de los últimos años

    El 31 de agosto suele ser una fecha marcada en rojo en el calendario. Se acaban las vacaciones para buena parte de los españoles y con ello finalizan bastantes contratos temporales que tienen lugar en el periodo estival relacionados sobre todo con el sector turístico.

    Este año el 31 de agosto cayó en sábado, por lo que el efecto de este fenómeno en las estadísticas se diluyó en el fin de semana hasta el lunes, 2 de septiembre. Fue entonces cuando reventaron los registros de afiliación con nada menos que 533.808 despidos en apenas 24 horas. Un dato demoledor que supera con creces el ‘viernes negro’ del año pasado y que certifica un triste récord: ha sido el peor cierre de verano de la historia en términos de empleo, según asegura La Información.

    El lunes 2 de septiembre, la Seguridad Social registró 533.808 bajas en un solo día, o lo que es lo mismo, 22.242 despidos cada hora. El movimiento no tendría por qué levantar sospechas si se tiene en cuenta que el mercado laboral español se caracteriza por la entrada y salida diaria de decenas de miles de trabajadores, en especial en las épocas de creación y destrucción de empleo más estacional debido a la dependencia que tenemos del turismo. Pero la cifra es histórica, pues en la fecha comparable de 2018, el 31 de agosto, se destruyeron muchos menos empleos, en concreto fueron 363.017, y entonces fue la mayor pérdida hasta el momento en un solo día.

    No obstante, en las mismas 24 horas del primer día hábil del curso en el mercado laboral se anotaron 477.868 altas de afiliados a la Seguridad Social. Esto deja un saldo neto de 55.940 cotizantes menos en esa jornada. Y algo similar ocurrió el último día del mes, 30 de septiembre, aunque este sí dejó un saldo especialmente cruento: 228.256 afiliados menoscomo resultado de 203.339 altas al Sistema por 431.595 bajas.

    Por eso en el Ministerio de Trabajo no interpretan estas bajas como extinciones de la relación laboral o despidos efectivos, sino como «interrupciones virtuales». Es el término que utilizó el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, cuando se refirió a la pérdida de afiliados del último día del mes. Aseguró que ese empleo ya se ha recuperado al inicio del mes de octubre. «Son personas que no han dejado de estar afiliadas ni un solo segundo», afirmó, tras insistir en que es una «interrupción meramente virtual».

    Faltan más de nueve millones de cotizantes para pagar las pensiones

    Lo cierto es que de cara al futuro necesitamos cotizantes si queremos pagar las pensiones. Pese a que la cifra de cotizantes en la Seguridad Social es la más alta en un mes de septiembre los datos se antojan a todas luces insuficientes.

    Según estimaciones conservadoras de BBVA Research, que recoge El Español el número de pensionistas que dependerán de la Seguridad Social aumentará hasta los 15 millones en el año 2050, frente a los 9,7 millones de prestaciones que soporta en este momento el sistema.

    Para atender a sus necesidades, será necesario alcanzar la cifra de 28,5 millones de cotizantes, lo que supone incorporar al mercado laboral a más de 9,1 millones de personas. O lo que es lo mismo, por cada dos trabajadores que hay en este momento en España, es necesario que empiece a trabajar uno más para poder pagar las pensiones de las personas nacidas entre 1958 y 1977, en el denominado baby boom.

    «El número de pensiones aumentará un 50%. Año tras año, suma nuevos récords en tasa de crecimiento, lo que quiere decir que las cotizaciones sociales que tradicionalmente se habían asociado al sistema de pensiones nunca más van a ser capaces de financiar ese gasto», advirtió el consejero de BBVA, José Manuel González-Páramo, en la Jornada Institucional de Previsión 2019 para abordar la situación de las pensiones.

    El problema de la natalidad

    Los datos de natalidad no acompañan. Según estimaciones realizadas por el director de la Fundación Reto Demográfico, Alejandro Macarrón, en los próximos 30 años nacerán nueve millones de niños en España.

    Pero para que empiecen a cotizar dos tercios de ellos, habrá que esperar tres décadas. Se trata de una estimación algo más pesimista que la del INE que se apoya en la inmigración para cifrar la natalidad en ese periodo en 12 millones.

    Con los nacimientos estancados, la otra alternativa es confiar la solución a la inmigración. Pero, como recuerda el responsable de análisis económico de BBVA Research, Rafael Doménech,«esto supondría a que se incorporen al mercado de trabajo entre seis a ocho millones de inmigrantes en los próximos 30 años, lo que significaría que uno de cada tres trabajadores en España podría ser extranjero». «¿Está la sociedad española preparada para integrar y gestionar de manera exitosa ese cambio?», se pregunta el experto en conversación con el diario que dirige Pedro J. Ramírez.

    También te gustará

    Fundsfy, el primer neobanco para inversores, ya está operando tras haber cerrado una ronda de 2,2 millones de euros

    Fundsfy, el primer neobanco creado para inversores, inicia su actividad comercial con una promoción de tres …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.