domingo , 8 diciembre 2019 Impresion Pyme
  • Soluciones frente a la obsolescencia programada de los smartphopnes: darles una segunda vida útil

    Quién no se ha quejado en más de una ocasión de lo poco que duran los teléfonos móviles o de los problemas con la batería. Se calcula que, de media, la vida útil de un teléfono inteligente son dos años. Una duración que cuestiona la empresa española Librephonía, al luchar contra la obsolescencia programada de los teléfonos inteligentes dándoles una segunda vida útil, más allá de los dos años, a través de su reacondicionamiento.

     Todo ello con el objetivo de reducir los más de 17 kilos por habitante de basura tecnológica que se calcula que genera cada europeo al año, según un estudio de la Universidad de Naciones Unidas.  Jorge Barranco, fundador de Librephonía, señala que “cuando compramos un móvil reacondicionado no sólo evitamos generar basura tecnológica sino que, además, ahorramos al planeta el gasto en materias primas de producir otro dispositivo  y eliminamos la emisión de gases contaminantes que genera dicha producción”.

     La empresa, que nació en Málaga en 2016, lleva varios años vendiendo móviles de alta gama reacondicionados, que ellos mismos revisan y reparan, a precios hasta un 80% inferiores a los del mercado. Así, a través de su plataforma podemos adquirir smartphones reacondicionados de última generación a precios reducidos como, por ejemplo, un iPhone X de 256GB por 619 euros, frente a los 1.299 euros que cuesta habitualmente.

     Desde su nacimiento la compañía ha vendido más de 4.000 teléfonos reacondicionados a través de distintas plataformas y, en 2018, aumentó su facturación un 37%, con respecto al año anterior. Para 2020, Librephonía prevé un crecimiento en sus ventas del 20%, “lo que muestra cómo el sector de los móviles de segunda mano se consolida, año tras año, en nuestro país como una alternativa más ecológica al consumo de dispositivos electrónicos”, considera Barranco.

    ¿De dónde proceden los smartphones reacondicionados?

     Librephonía adquiere los dispositivos de segunda mano que reacondiciona de distribuidores, operadores de telefonía, devoluciones o reparaciones en periodos de garantía. En este sentido, Barranco explica que “mucha gente piensa erróneamente que los terminales reacondicionados son móviles viejos, estropeados e inservibles. Cuando, la realidad es que, los dispositivos que se reacondicionan suelen ser productos con algún problema de embalaje o un leve desperfecto exterior”.

     Tras adquirir estos terminales, Librephonía, revisa 32 puntos de cada uno de ellos con el objetivo de proporcionar a sus clientes un dispositivo totalmente funcional. Así, se revisan, entre otras cosas, la batería, el nivel de software y la conectividad wifi. Una vez hecho esto, la plataforma cataloga el terminal en base a su estado y ofrece una garantía en todos sus dispositivos de 24 meses, a partir del día de su venta.

     Cambiar de móvil cada dos años o menos supone un enorme impacto medio ambiental del que no solemos ser conscientesAdemás, tras este periodo los dispositivos aún pueden funcionar perfectamente cambiando las piezas desgastadas o reparando los daños estéticos que tengan, por lo que si queremos cambiar de dispositivo lo más respetuoso con el medio ambiente es realizar un consumo sostenible y adquirir un móvil de segunda mano que tiene las mismas prestaciones que uno nuevo, no contamina y permite ahorrarnos dinero”, finaliza Barranco.

    También te gustará

    Los mejores contenidos de la semana en MuyPymes

    Terminamos un domingo más con un nuevo repaso a los mejores contenidos que hemos publicado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.