miércoles , 8 julio 2020 Impresion Pyme
  • El sector del vending no para durante el confinamiento pero se resiente por la proliferación del teletrabajo

    En plena desescalada, el sector del vending también observa con preocupación el comportamiento del COVID-19 en estos primeros días de reapertura de la economía. Los profesionales de las máquinas expendedoras se incluyen en el grupo de los que no han parado durante la cuarentena y han ejercido un servicio que ha sido más que necesario.

    De hecho, ellos garantizaban el acceso directo e inmediato a alimentos y bebidas a muchos profesionales esenciales como sanitarios o militares, en las pocas instalaciones abiertas en los momentos más críticos de la pandemia –hospitales, residencias y algunos recintos públicos-.

    En una sociedad marcada ya por el distanciamiento social y que se encamina necesariamente hacia un ‘contacto cero’ para poder retomar la ansiada “nueva normalidad”, el futuro del negocio del vending, como en tantos otros sectores, también es incierto. Sus expectativas se centran en la reapertura de oficinas, empresas, factorías, polideportivos, estaciones, aeropuertos, establecimientos hoteleros, instalaciones públicas, sedes administrativas, universidades… “La mayoría de las empresas de vending viven de la gente que trabaja de forma presencial, el teletrabajo ha tenido un fuerte impacto en el sector”, explica a MERCA2, Yolanda Carabantes, gerente de la Asociación Nacional Española de Distribuidores Automáticos (Aneda).

    Y aunque la desescalada ya ha comenzado “todo va muy despacio”, apunta Carabantes, si bien es cierto que el sector “está preparado” para cuando todo “se normalice”. No cabe duda de que en el uso de las máquinas expendedoras “no hay contacto físico, y el pago se puede realizar en efectivo, con tarjeta o contactless, todos son completamente seguros” explica la gerente de Aneda. En este sentido, “la opción de pago la elige el usuario, pero la venta es desasistida y segura”, concluye.

    Entretanto la facturación del sector ha caído más de un 50% en estos dos últimos meses, las pérdidas se cifran en unos 55 millones de euros en el último mes, en un sector que en 2019 facturó 1.400 millones de euros, que dispone de 380.000 máquinas expendedoras repartidas por toda España y que genera 30.000 empleosde manera directa e indirecta.

    También te gustará

    South Summit 2020

    South Summit 2020 se presenta de forma oficial en el Palacio Real de Madrid

    Esta mañana se ha presentado de forma oficial una nueva edición del South Summit 2020 …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.