miércoles , 28 octubre 2020 Impresion Pyme
  • Adiós a Mamá Framboise: crónica de una muerte no anunciada

    gracias

    Hace casi un año, visité la pastelería gourmet de Mamá Framboise en el barrio madrileño de Alonso Martínez. Allí, uno de sus fundadores y el alma máter de la empresa, Alejandro Montes, me contaba ilusionado, cómo de duro había trabajado durante estos diez años para lograr su sueño: abrir varios locales en Madrid donde crear y vender pastelería de calidad. 

    Tras más de una hora de charla, durante la que pude sentir en mi propia piel la ilusión que este asturiano tenía por la pastelería, nos despedimos con una promesa, me invitarían a ver el obrador que Mamá Framboise tiene en la localidad madrileña de Alcobendas. Allí, podría comprobar con mis propios ojos el proceso de elaboración de los mejores pasteles de Madrid, donde se mezclan ingredientes procedentes de toda España con el mejor chocolate de Francia o Italia.

    Nunca llegaría a visitar ese lugar.

    Ayer nos enterábamos que Mamá Framboise no ha resistido esta crisis y anunciaba en Instagram que cerraba todos sus locales en Madrid. La noticia ha sentado como un jarro de agua fría a los madrileños que los habían visitado, ya que había auténtica devoción por sus productos.

    Hemos tomado una de las decisiones más difíciles para nosotros. Hemos decidido poner fin a nuestro proyecto, definitivamente

    Esta última palabra deja claro que no se trata de un cierre temporal, por más que todos quisiéramos agarrarnos a esa esperanza. «Han sido diez años de una gran dureza, con muchísimos momentos buenos y de muchísima alegría y también hemos tenido momentos malos, situaciones complicadas y barreras que superar, pero siempre siendo fieles a nuestra marca y a lo que buscábamos conseguir».

    Proyectos rotos

    En la entrevista del año pasado, Alejandro me contaba todos los planes que tenía para su marca: expansión a otras ciudades de España, franquicias, internacionalización… De sus palabras se podía sentir el amor que sentía por este proyecto, creado de la nada y al que había dedicado su vida. De hecho, aunque sus planes eran ambiciosos, parecía «aterrarle» la idea de poner el control de su marca en otras manos. «Antes nos tenemos que asegurar que si alguien va a operar bajo el paraguas de Mamá Framboise, no va a destruir tu marca», nos decía.

    La pandemia del coronavirus nos ha pillado a todos por sorpresa, pero no todo el mundo ha perdido por igual. A algunos emprendedores les ha arrebatado casi todo. «Queremos agradecer infinitamente a todas las personas que formaron parte del equipo de Mamá Framboise. Gracias a todos por sus esfuerzos, compromiso, profesionalidad y corazón por la marca». La empresa deja en la calle a más de 100 personas y, sin duda, un vacío enorme en sus clientes.

    «Esperamos que Mamá Framboise quede en un rinconcito de vuestra memoria para siempre, que esos momentos que vivimos juntos permanezcan en su mente y los recodéis de vez en cuando con una sonrisa. Y, por supuesto, estamos muy orgullosos de tener nuestro pequeño huequecito en la historia de la gastronomía reciente madrileña y española».

    «Desde el primer día, nuestro objetivo ha sido homenajear y hacer respetar la pastelería, desde la calidad del producto, la honestidad, la creatividad y la diferenciación. Por último, queremos dar nuestro apoyo y todo nuestro ánimo a los compañeros de la hostelería, en estos momentos y, en especial, a todas las pastelerías de España».

    También te gustará

    Dynabook lanza sus nuevos portátiles con procesadores Intel Tiger Lake

    La firma Dynabook, nuevo nombre de la anterior división de portátiles de Toshiba, ha renovado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.