martes , 19 marzo 2019 Impresion Pyme
  • La Anatomía de la Determinación en las startups

    La determinación, según Paul Graham, es el mejor vaticinador del éxito de una startup. Según asegura, la gente con determinación tiene tres cualidades: disciplina, ambición y voluntad. Las startups de éxito son extremadamente raras si las comparamos con el número de startups que acaban de iniciar su andadura. Esto significa, que al menos una de estas tres cualidades no se suele dar en ellas.

    Pero, ¿cuál? Vamos a verlas una a una.

    Disciplina

    La disciplina es simplemente hacer lo que has planeado hacer. Requiere un plan, cualquier plan, y la ejecución del mismo. Entonces ¿por qué debería ser un problema? No es difícil hacer un plan, muchos lo piensan, pero lo difícil es la parte de llevarlo a cabo. Necesitas seguir el plan sin dudar de él, al menos por un tiempo.

    Hay muchas razones por las que puedes dudar. Puede ser pereza disfrazada, o simplemente puedes dudar de tu habilidad para llevarlo a cabo. Otra razón puede ser psicológica y que tu plan sea algo que no sueles hacer. Este último es fácil de ver cuando te pones varias alarmas para levantarte por la mañana y lo que haces es apagar el despertador. Tu cuerpo parece tener voluntad propia: tus pies no responden cuando tu cabeza sí quiere ir. La buena noticia: se puede arreglar.

    Duda

    Si el problema es la duda, indaga y encuentra exactamente qué tipo de duda es ¿Dudas de poder conseguir cualquier cosa? Si es así, hacer y acabar un prototipo rápido de algo lo arreglrá

    ¿Dudas que puedas hacer cualquier cosa bien? Entonces empieza haciendo cosas pequeñas.

    Pereza

    La pereza es la nula voluntad de trabajar o usar tu energía, falta de deseo. Así que si no tienes deseos de trabajar y no trabajas, no puedes sobrevivir. De todos modos no es tu caso porque sigues vivo, así que trabajas en algo, la pereza no te para.

    Sea cual sea la barrera mental hacia la disciplina, si quieres ser disciplinado, puedes ser como un robot que acata instrucciones. Puedes escribir instrucciones para ti mismo y seguirlas a diario. Puedes ser disciplinado en modo piloto automático. De hecho, es más fácil ser disciplinado cuando apagas el botón de analizar. El análisis lleva a la duda, pero para la disciplina solo nos interesa la ejecución.

    Ambición

    La ambición es la grandeza de lo que queremos conseguir. La generación Y es famosamente ambiciosa. Ser ambicioso es relativamente fácil, imagina lo máximo que puedes conseguir en tu vida. ¿Ser el presidente?. Es fácil desilusionarse con tu potencial de grandeza. Pero nunca consigues más de lo que pides en la vida. La ambición es la pregunta. Preguntar y pedir es más fácil que hacer. Así que para muchos, la ambición es más fácil que la disciplina.

    Demasiado Realista

    Para la gente ya disciplinada puede pasar lo contrario. Pueden tener el hábito de ser demasiado realistas. El remedio para eso es conocer gente que está por encima de tu nivel de ambición. Una vez que les conozcas personalmente, verás que no son más listos que tú. Empezarás a pensar que puedes conseguir lo mismo que ellos, o más.

    Voluntad

    Voluntad es el deseo de hacer algo sin importar sus consecuencias. Un deseo imparable. Hay dos partes para la voluntad: una es un deseo extremo, y la otra es la intrepidez de afrontar las consecuencias. Si te falta voluntad, no tienes deseo extremo o temes las consecuencias de tu deseo de modo que te frena.

    ¿Cómo hacer que alguien desee algo? Lo hacen los de marketing. Hacen que las cosas se vean mejor de lo que son. Mejor aún, como haría un vendedor de coches, te dejan conducir tu sueño. Fingir que es tuyo.

    En el caso de las startups, es un problema ¿quién tiene el incentivo para hacer que las startups suenen mejor de lo que son? ¿Inversores? ¿Aceleradoras? No, porque no quieren startups débiles ¿y a quién le dejarías probar siendo el fundador de una startup de éxito? Puedes trabajar para una, pero no es lo mismo que ser el fundador. Nadie te dejará llevar la responsabilidad que lleva el fundador.

    Intensidad

    ¿Cómo puedes conseguir ese deseo extreme ahora? Si una startup fuera un Mercedes, alguien querría comprarla simplemente tras ver a otro conducirla, otros oirían hablar, otros la comprarían porque su padre tiene uno…en otras palabras, el deseo viene de experiencias de diferente intensidad. ¿Eres de los que intensifica sus propias experiencias? Entonces, quizás solo ver un Mercedes es suficiente para ti.

    Pero las startups no son como un Mercedes porque no todas las startups son lo mismo. Una muy exitosa no se parece a otra. Así que tu deseo de construir una es como ver un Mercedes y pensar en cómo puedes crear un McLaren F1.

    No debes temer las consecuencias de tus deseos. Es racional tener miedo y preocuparte por tu startup, pero es la alternativa ¿Es más doloroso llevar una startup o tener un jefe? ¿Temes trabajar 16 horas al día más que sentirte inútil en tu trabajo? El miedo es relativo. Cuanto menos miedo, más éxito.

    Entre disciplina, ambición y voluntad la última es probablemente la más difícil de adquirir. Requiere tener muchas experiencias, querer algo al extremo. Da coraje pensar por un segundo que puedes crear lo que quieras. Puede llevar tiempo darse cuenta que sea lo que sea que temas de las startups, da más miedo no empezar una.

    También te gustará

    Foto Firma

    Newlink Spain y la AES firman un acuerdo para impulsar el ecosistema emprendedor

    La Asociación Española de Startups (AES) y Newlink Spain han firmado un acuerdo para colaborar …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.