martes , 26 marzo 2019 Impresion Pyme
  • Cinco errores de escucha comunes

    De todas las habilidades de comunicación, saber escuchar es uno de los más difíciles, ya que algunos lo confunden con oír (sonidos). Sin embargo, escuchar un mensaje requiere de un ejercicio de atención, de respeto por lo que tiene que decir la otra persona, de paciencia, especialmente cuando lo que se está escuchando no va en nuestra misma línea de pensamiento, y, fundamentalmente de comprensión, es decir, tratar de entender lo que nos trata de transmitir esa persona.

    Puede parecer fácil, pero en realidad no lo es. Escuchar requiere de un esfuerzo consciente y si, además, tu actividad profesional requiere el trato directo y la comunicación con otras personas o equipos, esta habilidad se vuelve imprescindible. De hecho, los estudios muestran que la satisfacción laboral de un empleado está directamente relacionada con la forma en la que su director, alto mando o superior le escucha. Y, aunque puede que piense que es un buen oyente, la investigación indica que la mayoría de nosotros usamos sólo el 25% de nuestro potencial de audición.

    Por otro lado, existen cinco errores de escucha comunes, según ha destacado INC en un artículo, y saber cómo resolverlos nos puede ahorrar tiempo, problemas y confusiones evitables.

    1. Interrumpir

    A veces las personas tendemos a terminar la frase de otras porque sabemos -o pensamos que sabemos- lo que va a decir. Sin embargo, la interrupción envía una señal sutil de que no se respeta al hablante, de que no es importante gastar el tiempo en escuchar todo lo que tiene que decir. Por tanto, es importante esperar a que el otro interlocutor termine su exposición, aunque, finalmente, acabe diciendo todo aquello que pensábamos que diría.

    2. Impaciencia o aburrimiento

    El 90% de la comunicación es no verbal, así que cuando uno se toca el pie, mirando al espacio o exhibe otros indicios silenciosos que indican distracción, impaciencia o aburrimiento, se está enviando señales de que no se está escuchando lo que se está diciendo. En su lugar, existen gestos dentro del lenguaje corporal que muestran que uno se encuentra involucrado, interesado y a la escucha como inclinarse levemente hacia el interlocutor que está hablando, mantener un contacto visual con él y asentir con la cabeza.

    3. Pensar en lo que se va decir

    Cuando le llegue el turno de respuesta. Es importante pensar qué se quiere decir para que el mensaje llegue claro y conciso a la otra persona, sin embargo, hacer mientras la otra persona está hablando denota falta de interés en lo que dice.

    4. Juzgar lo que se está escuchando

    Antes de que la explicación finalice, o lo que se cree que se va a oír. Esto, implica saltar a una conclusión previa antes de escuchar el mensaje completo. Evaluar prematuramente los mensajes obstaculiza su capacidad de escuchar, por lo tanto, hay que tratar de no filtrar los mensajes a través de su propio punto de vista y recordar que hay que escuchar primero y opinar después.

    5. Suponer que lo comprende totalmente

    A menudo pensamos que hemos captado la esencia de lo que la otra persona nos quería transmitir, sin embargo, si al trasladarle la idea de nuevo al otro interlocutor comprobamos que hace gestos faciales de sorpresa o disconformidad, es que probablemente no hemos entendido correctamente lo que nos quería decir. Este problema puede tener su origen en una mala transmisión del mensaje de la otra persona o porque hemos presupuesto ideas de antemano (a menudo, puede darse ambos casos simultáneamente). Por ello, es importante parafrasear la idea principal para del otro interlocutor para comprobar que ambos se encuentra en la misma línea.

    También te gustará

    Las impresoras Epson triunfan en los Red Dot: Best of Best

    Epson ha renovado recientemente su catálogo de soluciones de impresión con tres nuevas impresoras EcoTank, …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.