martes , 19 noviembre 2019 Impresion Pyme
  • La selección e incorporación de personal empieza a ser «cosa de dos» en muchas empresas

    Aunque pueda sonar raro, la selección y la incorporación de personal en una empresa empieza a gestarse de manera bilateral. La contratación siempre tiene un gran impacto emocional en todas las personas implicadas. Surfear esa ola emocional, en la que se junta el miedo al cambio y el deseo de convertirlo en entusiasmo, en ganas de empezar, es lo que distingue a los responsables de Recursos Humanos más atentos, según Talentia Software.

    Hoy en día, esa complicidad emocional se establece ya desde la fase de «propuesta de valor de la empresa«, cuando el candidato accede al apartado ‘Trabaje con nosotros; de su web. ¿Qué sucede después? El objetivo de la empresa que quiere atraer talentos es crear un aliciente y saber transformar una curiosidad inicial en deseo o en aspiración. ¿Cómo conseguirlo? Gracias a logotipos, colores, imágenes y mensajes, sin descuidar la forma y tecnología empleadas para presentarlos. Cuando existe atracción por ambas partes y se llega a la contratación, ese aliciente debe ir acompañado de un proceso de incorporación del talento basado en esos mismos mensajes y, sobre todo, en los valores transmitidos en la fase de selección. De las palabras a los hechos. El mundo está lleno de sujetos poco fiables. Fomentar una imagen coherente y consistente de sí mismo entre palabras y hechos es un talento que aquellos que lo tienen son capaces de reconocer, apreciar y corresponder con la misma intensidad.

    Imagen de marca y propuesta de valor de empresa

    Una empresa que descuide la calidad de su imagen en las redes y juegue todas sus cartas a una atractiva oferta de remuneración, se estará limitando a una parte, puede que poco significativa, de talentos disponibles. Los candidatos son consumidores, exploradores libres de un mundo sin fronteras en el que solo con consultar una web puede decaer su interés por un puesto vacante.

    Si hoy en día es difícil sorprender a los jóvenes, captar y retener su atención con una implicación y un compromiso activos y continuos lo es aún más. La apariencia y el envoltorio no lo son todo, por suerte. Aparte del aspecto exterior, «imagen de marca de la empresa empleadora«, lo que importa es transmitir una identidad de valores y una tradición de los que enorgullecerse y despierten un sentido o un deseo de pertenencia. 

    Aprender a conocerse

    El concepto es sencillo. Aprender a conocerse para saber si existe compatibilidad mutua. Antes, esto consistía en una evaluación de los conocimientos, actitud y personalidad del candidato por parte del reclutador. Ahora, el candidato también examina todas las propuestas de valor de la empresa, y esta última sabe lo que le favorece: propuestas al estilo de los anuncios publicitarios y valoración de empleados, con los que el candidato puede identificarse o que le pueden servir de fuente de inspiración.

    Según Enrique Escobar, director general de Talentia Software Ibérica y Latam, “al candidato que busca un nuevo puesto de trabajo lo comparo con el individuo que quiere comprar una nueva vivienda. En la búsqueda de su nueva vivienda, por la que se hipotecará durante 30 años, se informará, con todo lujo de detalles, sobre el vecindario, la comunidad de propietarios, las posibles reformas… Pues bien, el potencial candidato hará lo mismo acerca de la empresa empleadora”.

    La incorporación: el quid de la cuestión

    Una vez que ambas partes (reclutador y candidato) se eligen y unen, empieza una nueva fase: el proceso de incorporación del recién llegado a la empresa con recursos y contenidos acordes a lo que se le prometió. En esta fase es donde el candidato se dará cuenta si ha elegido la empresa adecuada para desarrollar su carrera profesional. Durante los siguientes meses, los resultados, el nivel de compromiso, y el rendimiento del nuevo empleado dependerán, en gran medida, del recibimiento que haya tenido. Además de una bienvenida formal, hay que lograr que los valores de empresa, que inconscientemente calaron en la mente del candidato durante la fase de selección, resurjan y se afiancen.

    Por suerte, la tecnología es de gran ayuda en esta fase de familiarización y, también, a largo plazo, pues reduce distancias, tiempo y costes. Otras actividades que pueden resultar útiles son los mensajes de bienvenida en las redes sociales corporativas, los programas de formación en línea, las videoconferencias, la presentación del equipo de profesionales, la adquisición de documentación en línea, el acceso seguro a escritorios remotos y la realización de trámites administrativos en línea.

    También te gustará

    Fujitsu renueva su línea de servidores PRIMERGY Mono-socket

    La compañía japonesa ha confirmando una importante renovación de su catálogo de servidores PRIMERGY en …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.