martes , 19 noviembre 2019 Impresion Pyme
  • Financiando mi startup: intercambio de acciones o servicios por ayuda

    financiacion

    En nuestra sección de consejos para financiar nuestra startup vamos a centrarnos en el intercambio de acciones o de servicios por ayuda. Es un campo que nos puede aportar gran rentabilidad pero hay que tener conocimientos para manejarnos con soltura.

    En primer lugar hay que tener en cuenta que una acción en el mercado financiero es un título emitido por una sociedad anónima o sociedad comanditaria por acciones que representa el valor de una de las fracciones iguales en que se divide su capital social. Las acciones, generalmente, confieren a su titular (llamado accionista) derechos políticos, como el de voto en la junta de accionistas de la entidad y económicos, como participar en los beneficios de la empresa.

    Pues bien, se puede decir que intercambiar acciones es una manera ‘fácil’ siempre y cuando sepamos lo que hacemos, sino no es nada sencillo, de conseguir un dinero extra. Cuando lanzamos una start-up una de las cosas que no solemos tener es dinero. Es el recurso que más  cuesta obtener porque o lo tienes o no. El conocimiento es algo que aunque con dificultad se puede lograr de forma autodidacta y por lo tanto es gratis. Por ello, aquí surge la oportunidad de intercambiar acciones por ayuda, para conseguir ese dinero que nos hace falta.

    Este intercambio consiste en completar nuestro equipo adquiriendo talento y especialistas. En vez de pagar en metálico pagamos con acciones de la empresa. A corto plazo es la forma que menos afecta el flujo de caja pero podría darse el caso de que fuera la forma más cara de lograr que el trabajo se haga.

    En muchas ocasiones es una forma de dar entrada a personal altamente cualificado (o por lo menos se supone que sea así) como consultores o emprendedores del mismo sector. De esta forma se espera tener un acceso rápido al conocimiento y con un poco de suerte también a la red de contactos de esta persona.

    Ventajas y desventajas

    Intercambiar acciones por ayuda, como todo, tiene sus ventajas y sus inconvenientes. En el apartado positivo hay que destacar que este tipo de intercambios nos puede dar acceso a personas y conocimientos que en otro caso no podríamos pagar o tardaríamos demasiado tiempo en lograrlos.

    La clave está en atar estas personas a largo plazo a nuestra empresa. La combinación perfecta consiste también en lograr acceso a la red de contactos. Este punto podría ser incluso más valioso una vez que la fase de arranque se haya realizado con éxito, tal y como asegura Marketing Guerrilla.

    Antes de ofrecer acciones hay que llegar lo más lejos posible sin buscar esa ayuda externa. En casos excepcionales puede tener sentido realizar este tipo de intercambios siempre que las reglas del juego estén bien fijadas y documentadas desde el principio.

    En lo que a las desventajas respecta, o más que desventajas, riesgos destaca la probabilidad de éxito. Hay que definir de forma muy precisa que los objetivos que se esperan del consultor realmente se persigan. Otra cosa es que se cumplan y para ello hay que dejar muy bien documentadas las principales metas del intercambio. Aunque todo esté claro desde el principio, esto no aporta ninguna garantía de éxito.

    También existe cierto peligro en que el consultor pierda el interés por el proyecto y no se siga implicando de tal manera como la start-up igual se lo hubiera imaginado al principio. Es un punto que debería fijar desde el principio. Además, podríamos hablar de un intercambio potencialmente muy caro: si las cosas salen bien, “regalar” acciones a cambio de trabajo puede resultar muy caro. Está claro que esto no es una ciencia exacta, pero el riesgo ahí está.

    Reglas para realizar el intercambio de acciones

    Al hilo del intercambio de acciones por ayuda, vamos a analizar qué reglas debemos seguir para que este intercambio sea efectivo. La web Mercofinanzas ofrece diez pasos al respecto.

    Regla 1: Siempre debes seguir tus propias reglas

    Como es lógico, si desarrollas tus propias reglas debes seguirlas a rajatabla. Pese a que  haya momentos en los que puedas querer variarlas o romperlas es necesario adoptar una cierta disciplina para no desviarnos del camino.

    Regla 2: Nunca arriesgues más del 3% en cualquier transacción

    Existen accionistas viejos, y existen accionistas audaces. Pero lo que no existen son los viejos accionistas audaces. Proteger tu capital es fundamental para poder lograr el éxito en el mercado de acciones con el paso del tiempo. No arriesgues más de lo debido.

    Regla 3: Corta tus pérdidas cuando te des cuenta de que te has equivocado

    Cuando te hayas equivocado debes saber reaccionar a tiempo. Lo importante sobre las pérdidas es saber delimitarlas. Mantenerse informado sobre el desempeño de nuestras acciones es fundamental.

    Regla 4: Nunca fijes objetivos de precio

    Esta es una regla que te permitirá sacar el mayor provecho a las acciones de riesgo. Simplemente deja que fluyan las ganancias de una manera realista.  Nunca le des demasiada importancia a que una acción haya aumentado demasiado rápido. Siempre  debes estar dispuesto a reinvertir un buen porcentaje de las ganancias con la esperanza de obtener beneficios mucho mayores en un futuro.

    Regla 5: Hazte experto en un estilo

    Sigue aprendiendo y mejorando en el intercambio de acciones, pero céntrate en un estilo concreto. Hazte experto en un campo en vez de tocar demasiadas puertas. El que mucho abarca poco aprieta.

    Regla 6: Déjate guiar por los precios y por el mercado

    Nunca escuches la opinión respecto al mercado de valores de una persona que hace negocios contigo porque puede estar condicionado. Presta mucha atención a los precios y al mercado.

    Regla 7: Ten en cuenta todas las señales que puedan aparecer

    No hay excusas en este aspecto. Si una señal de entrada demuestra que hay riesgos no los asumas.

    Regla 8: Nunca te dejes influenciar por la actualidad

    Siempre existen variaciones en el precio de las acciones a lo largo de cualquier día. Si dependes en exceso de esta información momentánea, puedes llegar a tomar decisiones erróneas.

    Regla 9: Tómate un descanso

    El éxito en el intercambio de acciones no está fundamentado solo en el intercambio. También requiere de fuerza emocional y buen estado físico. Reduce las preocupaciones de cada día tomándote un momento de descanso  y trabajando en otras áreas. Un accionista estresado no podrá generar dinero a largo plazo.

    Regla 10: Conviértete en un accionista diferente

    Para poder lograr el éxito en el mercado de acciones no necesitas realizar nada excepcional. Simplemente deberás hacer cosas que a los otros accionistas no se les haya ocurrido. El accionista medio es inconsistente e indisciplinado. Pregúntate cada día, “¿Hoy seguí mi método?” Si tu respuesta es no, entonces es el momento de que vuelvas a comprometerte con tus reglas de intercambio de acciones.

    También te gustará

    Ingenico ePayments

    Recursos para que las pymes realicen gratis sus campañas de marketing de Black Friday

    La división de soluciones para pagos digitales, Ingenico ePayments, ha lanzado una plataforma online gratuita …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.