lunes , 9 diciembre 2019 Impresion Pyme
  • El 34% de los españoles aún se muestra reacio a realizar pagos con el teléfono móvil

    El smartphone está presente en todos los ámbitos de la vida. Sin embargo, no todos nos adaptamos igual a las nuevas tecnologías. A pesar del esfuerzo que han hecho los bancos y los comercios para aceptar este medio de pago, al 34% de los españoles todavía les asusta usar su móvil para pagar una compra en una tienda.

    Asimismo, un 21% no confía en la seguridad de este sistema, según una encuesta realizada por el comparador de productos financieros HelpMyCash.com. No obstante, el miedo al pago móvil se ha reducido en seis puntos porcentuales en el último año.

    El miedo es mayor entre las mujeres que entre los hombres: mientras que el 39% de las encuestadas afirma no sentirse a gusto con este sistema de pago, solo al 28% de los hombres les asusta usarlo.

    Las diferencias más notables, sin embargo, las encontramos por grupos de edad. Así, mientras que el 74% de los jóvenes de entre 18 y 35 años afirma no tenerle miedo, la cifra se reduce al 65% entre los adultos de 36 a 55 años y al 55% entre los mayores de esa edad. Los más desconfiados son, también, los menos habituados al uso de las nuevas tecnologías: más de la mitad de los mayores de 66 años afirma no confiar en el pago móvil.

    El principal motivo que arguyen los consumidores que no congenian con este medio de pago es la desconfianza en torno a su seguridad. Concretamente, el 61% de los encuestados que afirmaron tenerle miedo al pago móvil señalaron que la razón era esta. No obstante, el índice de desconfianza se ha reducido en cuatro puntos porcentuales con respecto al pasado año.

    También destaca la cantidad de encuestados que afirma que el pago móvil asusta por desconocimiento, ya que no saben usarlo, de acuerdo con los resultados de la encuesta de HelpMyCash en la que han participado más de 750 personas.

    Un sistema cómodo y práctico

    En el lado opuesto se encuentran los que sí se sienten a gusto con este medio de pago. Del total de los encuestados que afirma no tenerle miedo al pago móvil, más de la mitad (51%) describe su experiencia como cómoda y práctica, ya que pueden olvidarse de llevar la cartera encima. Solo un 1% declara haberse sentido decepcionado con el servicio.

    Una de las principales ventajas del pago móvil, afirman los autores del estudio, es que sustituye a las tarjetas y al efectivo, de manera que los consumidores no hace falta que lleven su cartera encima para abonar una compra, siempre y cuando el comercio disponga de un TPV contactless.

    En España, el 83% de los comercios que disponen de un TPV físico ya permite pagar con tarjetas contactless o con el móvil, según la última edición del Barómetro de Mastercard.

    Para abonar una compra con el móvil, el usuario debe disponer de un smartphone con tecnología NFC y descargar un wallet compatible con alguna de sus tarjetas de débito, crédito o prepago, ya sea el de su propio banco o uno independiente como Apple Pay, Google Pay o Samsung Pay. Los primeros solo permitirán asociar las tarjetas emitidas por la propia entidad, mientras que los segundos ofrecen la posibilidad de vincular en una sola app las tarjetas de varias entidades distintas, de manera que el consumidor puede escoger en cada momento con cuál quiere pagar.

    A la hora de realizar la compra, basta con acceder a la aplicación, seleccionar la tarjeta con la que se quiere pagar, identificarse y acercar el móvil al datáfono. Si el importe de la transacción supera los 20 euros, se tendrá que teclear el código pin.

    También te gustará

    Los mejores contenidos de la semana en MuyPymes

    Terminamos un domingo más con un nuevo repaso a los mejores contenidos que hemos publicado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.