martes , 26 marzo 2019 Impresion Pyme
  • Cinco tendencias que marcan el estilo de vida del nuevo emprendedor (humor)

    Emprender está de moda. Superado, para regocijo de todos, a yuppies y jasps, los jóvenes emprendedores están aquí para comerse el mundo. ¿Pero cómo son en realidad? ¿Se les puede caracterizar como un grupo social? ¿Son como muchos afirman entre risas de bar, una tribu urbana que flota en medio de la nueva burbuja tecnológica? ¿De verdad han sido enviados por un ente divino con la misión de cambiar el mundo y conseguir un planeta mejor? Con nuestras dotes de observación y mucho de sentido del humor, hemos intentado describirlos a brochazos y trazo grueso.

    Bicicletas, barbas y hipsterío

    La bicicleta como medio de transporte. Especialmente en su modalidad eléctrica, cada vez resulta más habitual ver a emprendedores y directivos, vestidos con su traje y corbata aparcando su bicicleta en delante de la puerta de la empresa. Y no sólo. Las empresas más concienciadas son el transporte sostenible suelen disponer de su propio parking de bicicletas e incluso vestuarios con duchas para los que quieren cambiarse antes de iniciar su jornada de trabajo, o al finalizar la misma.

    Como nos cuentan en Expansión, se calcula que en Europa, el mercado de las bicicletas eléctricas se ha duplicado en los últimos cinco años, y ya supera el millón de unidades vendidas al año.  Pero más allá de montar en bicicleta, el nuevo emprendedor alberga un hipster en su interior. Se suscribe a revistas como Monocle o Colors y no deja de visitar casi a diario The Atlantic  o Quartz.

    Sigue casi a pies juntillas las reglas de vestuario y estilo de Esquire y cuando quiere informarse de negocios, prefiere la nueva Forbes a clásicos salmón como el Financial Times.  Conoce de sobra donde dan el mejor “brunch” de la ciudad y es capaz de discutir hasta la extenuación sobre cafés y gin-tonics.

    Apple Watch y tecnología punta

    Aunque ya hace algún tiempo que los relojes inteligentes “están con nosotros”, han pasado prácticamente desapercibidos hasta el lanzamiento del Apple Watch. En un sólo día ha conseguido vender más unidades que el resto del sector tomado en su conjunto. Y entre su público objetivo, destacando con luz propia, ya encontramos a la flor y nata de Silicon Valley y de todos esos hubs tecnológicos que han nacido a su sombra.

    Como dicen los anglosajones, el reloj inteligente de Apple se ha convertido en un “MUST” y ya marca tendencia en todo tipo de startups, conquistando a emprendedores tan sumamente ocupados que no pueden perder más tiempo desbloqueando su teléfono móvil. Pero no sólo de relojes vive el emprendedor. En general, la tecnología es el nuevo mantra a seguir, cueste lo que cueste.

    No quieren tener un coche deportivo, pero les seduce a propuesta eléctrica de Tesla; saben que pueden seguir utilizando el radiador de casa como hasta ahora, pero se convencen de que lo mejor es hacerlo con Nest; en realidad no entienden demasiado de iluminación, pero desde que lo saben ya no pueden vivir sin un conjunto de lámparas Wi-Fi como las que propone Philips Hue. Y siempre hay espacio para más, para mucho más.

    Runners

    El running está más que de moda y los emprendedores se han apuntado al fenómeno sin pensárselo dos veces.  No sólo ya hay grandes empresas que organizan sus propias carreras corporativas, o que exista un fenómeno tan curioso como “La carrera de las empresas”, sino que como comentamos en nuestro artículo “Correr una maratón te convierte en un mejor CEO”, hay varios estudios que demuestran que los directivos y emprendedores que hacen ejercicio de forma regular e incluso con la intensidad que requiere prepararse para correr una maratón, demuestran ser más eficaces a la hora de gestionar su empresa.

    ¿Consecuencia? El nuevo emprendedor siempre lleva una bolsa de deporte “por si acaso”: por esa carrera a primera hora de la mañana, en la acera de su ciudad, mientras el resto de peatones todavía andan con las legañas puestas.

    Adiós al ostentar

    Comprarse una gran casa, tener un buen coche deportivo y vestir siempre de marca, es cosa del pasado, más relacionado con el viejo y “casposo” concepto de empresario que con el nuevo y brillante emprendedor. De repente está mal visto un estatus social. Y no es que no tengan dinero para hacerlo. Calan en cambio las ideas que hablan de una vida más sencilla y sostenible. Se “ponen de moda” directivos y millonarios que pese a su éxito afirman que apenas han cambiado sus hábitos de vida.

    Ejemplos los encontramos en libros como “La verdadera historia de Twitter” (Nick Bilton) en donde entre otras cosas se narra lo perplejos que se quedaron Evan Williams y Biz Stone (dos de los fundadores de Twitter) cuando al ser invitados a una reunión en la casa de Mark Zuckerberg (CEO de Facebook) descubrieron que básicamente vivía de una forma muy similar a cualquier joven de menos de treinta años recién independizado. Desaparece esa obsesión por los productos de lujo que se veían en las generaciones anteriores. Los nuevos emprendedores prefieren tener el mejor smartphone en su bolsillo, pero no les preocupa demasiado todo lo demás.

    Pero de dejan ver más que nunca

    Que no ostenten no quiere decir que hoy el emprendedor no sea visible. De hecho, los emprendedores son hoy más visibles que nunca. Atrás ha quedado la época en la que pasaban la mayor parte de su tiempo intentando sacar adelante su negocio entre las cuatro paredes de su oficina. Hoy lo que se lleva es ir a eventos. Y cuantos más, mejor.

    Eventos de networking, conferencias, talleres para emprender en un fin de semana, reuniones con inversores o potenciales inversores, elevator’s  pitch, concursos de ideas y startups, etc. el emprendedor pasa hoy más que nunca su tiempo en la calle, haciendo nuevos contactos o estrechando relaciones con los que ya tiene. 

    Y eso entre los que están empezando, porque los ya que están más o menos consolidados, son los que pasan buena parte de su tiempo dando esas conferencias e impartiendo esos talleres, explicando cómo triunfaron con su primera empresa o por qué fracasaron con muchas otras. El hombre es un ser social por naturaleza y el emprendedor, en los tiempos que corren, tiene que serlo mucho más.

    También te gustará

    Las impresoras Epson triunfan en los Red Dot: Best of Best

    Epson ha renovado recientemente su catálogo de soluciones de impresión con tres nuevas impresoras EcoTank, …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.