Connect with us

Hola, ¿qué estás buscando?

Jueves, 11 Agosto 2022

Digitalización

Las impresoras del futuro: PrePear RP-3100 sin tinta, metálicas 3D y un modelo 30 veces más rápido

Impresoras futuro

Aunque pueda parecer contradictorio, existe una impresora que funciona e imprime papel pero no tiene tinta. En el contexto del compromiso de las empresas con el desarrollo sostenible y de una conciencia ecológica que abarca diferentes ámbitos, en el que el sector de la impresión no es ajeno, la organización japonesa Sanwa Newtec decidió hacer una apuesta innovadora hace más de una década.

La creación de una impresora ecológica que funciona sin tinta, ni toners, ni papel fue una auténtica revolución. La PrePear RP-3100 utiliza un cabezal térmico que «imprime» en blanco y negro sobre un «papel» de plástico PET cuyo contenido se puede borrar para ser reutilizado una y otra vez (hasta 1.000 veces cada hoja). Sus fabricantes aseguran que su uso no solo ahorra el coste de fabricación de hojas de papel sino también evita la emisión de 5,7 kilogramos de CO2 por cada «folio» reutilizado.

Pero esta no es la única impresora del futuro. De hecho, en la última década hemos visto cómo ha avanzado bastante la manera de imprimir, con la implementación de numerosas novedades tecnológicas.

Impresoras metálicas 3D

El futuro de la producción reside en las impresoras metálicas 3D que en la actualidad son creadas por la startup norteamericana Desktop Metal, la cual fue fundada en 2016 por profesores del MIT y ha conseguido financiación de General Electric (GE), BMW y Ford, según informa AECOC.

Advertencia, desplázate para continuar leyendo

La impresión metálica 3D es compleja. Esto se debe a que resulta difícil conseguir que la impresora expulse metal fundido de la misma manera en la que lo hace con el polímero, pues las máquinas deberían trabajar a muy altas temperaturas para mantener el metal fundido. Los investigadores del MIT han diseñado una nueva tecnología llamada impresión por flujo aglutinante en la que se mezcla el metal pulverizado con polímero. El polímero se endurece y a continuación un horno quema y retira el polímero, fundiendo el metal en una fase llamada sinterizado. La empresa comercializa desde 2019 dos tipos de impresoras 3D:

  • Studio, para la creación de prototipos metálicos. Esta máquina extraerá el metal pulverizado mezclado con el polímero para crear objetos 3D.
  • Sistema de producción industrial, que es la primera impresora metálica 3D que pueda imprimir en masa. La máquina espolvorea polvo metálico en un patrón indicado por una carpeta digital y deposita el aglutinante en una única pasada, creando una capa de 50 micrómetros de grueso. El proceso es cien veces más rápido y un 80% más barato que prototipos de impresoras 3D anteriores. Desktop Metal podría llegar a fabricar 546 válvulas hidráulicas en un día.

Un modelo 30 veces más rápido

Lo cierto es que la tecnología avanza a una gran velocidad, y lo que se creó en 2019 ya tiene diferentes actualizaciones. Y es que las actuales impresoras 3D tienen el gran problema de que son muy lentas a la hora de imprimir piezas. Algunos diseños pueden tardar muchísimas horas y ante un error en la impresión o cualquier otro imprevisto, vuelta a empezar y un montón de tiempo perdido. Investigadores de una universidad suiza han desarrollado una resina para impresora 3D que reduce el tiempo de impresión en 30 veces.

Investigadores de la École Polytechnique Fédérale de Lausanne (EPFL) de Suiza han encontrado una nueva tecnología para la impresión 3D. Han creado una resina fotocurable y haces de luz para la solidificación de áreas de resina elegidas con precisión. Además, han descubierto que este proceso reduce en 30 veces el tiempo de impresión que los filamentos actuales.

En este nuevo proceso, según apunta Hard Zone, mediante pulsos de luz, se pueden endurecer áreas concretas de la resina. La idea surge hace unos cinco años por parte de los científicos de la EPFL. Ha costado bastante tiempo refinar este proceso y tener confianza en dicho proceso. Ahora pueden decir que han desarrollado la impresora 3D más rápida del mundo.

Actualmente, las impresoras 3D funcionan mediante un filamento que es derretido por un extrusor que se mueve para dar la forma. Dicho proceso es extremadamente lento, ya que el objeto final se construye por capas. Tenemos tiempos de secado, algo que limita bastante los tiempos de fabricación de las piezas.

Advertencia
Advertencia

Te recomendamos

Recursos

Junio y julio han sido los meses en los que, en MuyPymes, hemos dedicado a hablar de la impresión verde o ecológica. La importancia...

Recursos

En una economía lineal tradicional, los productos se fabrican a partir de recursos extraídos de la tierra, son utilizados por los consumidores y luego...

Recursos

La sostenibilidad y el compromiso con el medio ambiente son conceptos fundamentales para el devenir de las empresas en los próximos años. Esta máxima,...

Recursos

El sector del packaging ha crecido de manera considerable en los últimos años y ha conseguido recientemente alcanzar cifras que representan el 3% del...

Copyright © Total Publishing Network S.A. 2022 | Todos los derechos reservados