Domingo , 4 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Tomamos el pulso a la conciliación y flexibilidad de horarios en España

    conciliacion_laboral

    Conciliar la vida familiar y laboral o apostar por políticas que realmente caminen hacia la construcción de empresas y jornadas laborales más flexibles, es una conquista a la que aspiran miles de trabajadores en nuestro país.

    Una conquista que no sólo representa un “ideal romántico” como muchos empresarios de la “vieja guardia” se empeñan en señalar, sino que cuenta con el respaldo de decenas de informes y la opinión favorable de expertos, políticos, asociaciones y sindicatos.

    Una institución tan poco “socialista” como el IESE señala por ejemplo en su “Barómetro  de conciliación Edenred-IESE 2012″ que la conciliación laboral aumenta en un 19% la productividad de las empresas, atacando por lo tanto a uno de los supuestos problemas endémicos de las empresas españolas: la baja productividad de sus trabajadores.

    Desde EFR se manifiestan en un sentido muy similar y afirman que conciliar la vida laboral y familiar, es clave para mejorar la reputación de las empresas y es más: teniendo en cuenta que muchas empresas no pueden aumentar el salario de sus trabajadores, sí que pueden compensarles a través de lo que ya se conoce como salario emocional.

    Administraciones públicas como la Conselleria de de Trabajo de la Generalitat catalana llegan a la conclusión en su estudio “Experiencias en organización del tiempo del trabajo en las empresas de Catalunya”, que este tipo de políticas pueden reducir el absentismo laboral hasta un 30% un dato que refrenda la consultora MGA, situando esta cifra en el 20%

    Pero más importante que estos datos es aún el hecho de que cada vez más empresas están convencidas de que aplicar políticas de conciliación en el seno de sus organizaciones, se traduce más en beneficios que en costes.  Es lo que se apunta en un informe encargado por la Consejería de Empleo de la Comunidad de Madrid a la Universidad Complutense. Revela en este sentido que el 90% de las empresas de la región aplican alguna medida de conciliación, destacando entre sus beneficios la mejora de la imagen de marca (92,95 por ciento), la mejora del clima laboral (91,63 por ciento), la retención de talento (82,02 por ciento), la reducción del absentismo (74,34 por ciento) y el incremento de la productividad.

    Un extremo que se reconoce desde la propia CEOE. Su presidente de la Comisión de Responsabilidad Social y Empresarial, Juan Pablo Lázaro, vinculó la racionalización de los horarios con la productividad empresarial.

    La respuesta pública

    La importancia de la conciliación y el implantar políticas de flexibilidad horaria se está viendo reflejada últimamente en los discursos públicos de muchos políticos.

    La misma secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal,  abogó hace poco por flexibilizar los horarios laborales en España, afirmando que nuestro país “todavía tiene pendiente el reto de la conciliación, en el que sí se ha avanzado más en otros países de la OCDE”.

    Desde las filas socialistas se insiste en a misma idea y de hecho el PSOE propuso hace unos meses un  “Pacto Nacional por un Mejor Uso del Tiempo” y acabar de esta forma con lo que considera que son las jornada laborales más largas del viejo continente, ya que los españoles salen de trabajar hasta dos horas más tarde que la media europea.

    Entre otras medidas el PSOE propone subir el precio de la luz a las empresas que no concilien. La tarifa eléctrica debería ser  más cara para las empresas a partir de las 18.00 horas, animando de esta forma a una jornada continua.

    Pero de momento en lo que llevamos de legislatura no se han puesto en marcha muchas acciones de este tipo. Todo lo más el anuncio del pasado mes de febrero, cuando la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, presentaba la creación de una red de guarderías  en las empresas, para luchar contra el déficit de este tipo de centros en España, favoreciendo además la conciliación. Esta acción se enmarcaría en el futuro ‘Plan integral de apoyo a la conciliación de la vida laboral, personal y familiar de mujeres y hombres’  del que sin embargo a día de hoy todavía no tenemos noticias.

    No sólo eso sino que precisamente algunas mujeres se quejan de retrocesos en la materia. Hasta hace muy poco la Ley establecía que las madres trabajadoras autónomas que volvieran a la actividad por cuenta propia en un periodo no superior de dos años, podían acceder a una bonificación del 100% de la cuota de la Seguridad Social durante un periodo de 12 meses. El Gobierno de Mariano Rajoy las ha eliminado.

    A día de hoy las mujeres en nuestro país disfrutan de 112 días de permiso por maternidad, pudiendo compartir las últimas 10 semanas con el padre, que tiene derecho a 15 días. La legislación española se encuentra en la media de la UE, pero bastante lejos de los países más avanzados. Suecia por ejemplo ofrece a la mujer un permiso de 480 días (obligando a tomarse un permiso de mínimo 60 días), Reino Unido (273 días) o la rescatada Irlanda (182 días). Sin embargo superamos a países como Francia o Holanda. 

    El siguiente paso

    Si hay un organismo que hace de la flexibilidad laboral y la conciliación su caballo de batalla, es la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles (ARHOE), que en las próximas semanas celebrará su “VII Congreso para Racionalizar los Horarios Españoles”

    Su presidente, Ignacio Buqueras, explica siempre que se le pregunta sobre el tema que en España “se trabajan más horas,  pero la productividad es menor que en los países vecinos”.

    Además de fomentar el teletrabajo, desde ARHOE suele insistirse en las bondades de la jornada intensiva, implantar medidas que desaliente el presentismo (evaluando al trabajador en función de sus objetivos y no en función del tiempo que pasa en la oficina) e incluso se atreve a proponer que se adelante el prime time en las televisiones o que se introduzcan unos horarios de comidas y cenas mucho más europeos, que abundarían en una racionalización tanto de los horarios laborales como personales.

    De todas estas propuestas, es la progresiva introducción del teletrabajo la que tiene más visos de crecer a corto y medio plazo.  La tecnología ya permite que casi cualquier empleado pueda trabajar a distancia sin problemas y son muchas las empresas que en cierta medida ya lo están aplicando, a pesar que el porcentaje de teletrabajadores en nuestro país (5%) dista mucho del de países como Estados Unidos (25%), Holanda (26%) o Suecia (19%).

    No obstante, una de las pocas consecuencias positivas de la crisis económica es que está actuando como impulsora del teletrabajo.  Sobre todo porque permite ahorrar costes a las empresas. Según la Cámara de Comercio de Navarra, el ahorro podría superar los 1.200 euros anuales por trabajador que tenga la oportunidad de desarrollar su labor profesional desde casa.

    La buena noticia es que en este terreno el Gobierno sí parece interesado en impulsar esta fórmula en las empresas. La ministra de Empleo, Fátima Báñez ha declarado en numerosas ocasiones que buena parte de la solución a este problema pasa precisamente por la potenciación de la conciliación de la vida laboral y familiar a través de horarios racionales y el teletrabajo.

    Por supuesto esto no es todo lo que se puede hacer y de hecho hay expertos que abogan por cambios radicales en unas jornadas laborales que hemos heredado de la revolución industrial. ¿Imaginan un futuro en el que no tuviésemos que trabajar más que cuatro días a la semana o cinco horas al día? Puede estar más cerca de lo que pensamos .

     

    También te gustará

    paypal_business

    PayPal mejora en la pequeña empresa con PayPal Business

    PayPal quiere mejorar su forma de trabajar con las pequeñas empresas. Para conseguirlo, acaba de …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.