Connect with us

Hola, ¿qué estás buscando?

Miercoles, 22 Septiembre 2021

Noticias

El boom de la economía colaborativa

El boom de la economía colaborativa

Todo lo que es tendencia en Estados Unidos comienza, tiempo después, a ser imitado en el resto del mundo, sobre todo en Europa, donde ya llevamos tiempo usando términos como Business angels, startups o Crowdfunding. Otro de los conceptos que empiezan a irrumpir con fuerza, es el de la economía colaborativa, que está teniendo mucha repercusión debido a la crisis económica. Compartir coche, alquilar nuestra casa cuando no la utilizamos o, incluso, intercambiar conocimientos triunfa entre la generación del milenio.

La economía colaborativa es una de las tendencias de moda en Silicon Valley y un acontecimiento que la revista Forbes recomienda seguir muy de cerca este año. Desde los años 50 y hasta hace bien poco la tendencia entre los estadounidenses había sido hacia la de acumular bienes, pero la generación del milenio, como se conoce a los jóvenes de entre 20 y 35 años, ha adoptado una nueva filosofía: la de compartir en lugar de poseer, impulsado así nuevos conceptos empresariales.

Uno de los máximos exponentes que representan la actual Economía Colaborativa es Airbnb, quien ofrece más de 600.000 habitaciones con un modelo de alojamiento distribuido. En tan solo unos pocos años dispone de más habitaciones por todo el mundo que la prestigiosa y legendaria cadena hotelera Hilton, quien consiguió su posición de liderazgo tras décadas y décadas.

Otro ejemplo de la era colaborativa es el caso OuiShare, una joven y reciente comunidad internacional que en tan solo 2 años está empoderando a ciudadanos, organizaciones e instituciones dentro y fuera de Europa para dar el paso hacia la economía colaborativa y del compartir, donde los mercados dan paso a las redes, plataformas y comunidades distribuidas.

Advertencia, desplázate para continuar leyendo

Pero, cuando se refiere al transporte, son cada vez más los que se inclinan por servicios de vehículos compartidos como Zipcar, Car2Go y Enterprise CarShare, que permiten a los usuarios recoger y dejar sus vehículos en calles o aparcamientos, en lugar de acudir a las tradicionales oficinas de alquiler de coches.

Ese «consumo colaborativo» se ha expandido más allá todavía y afecta a artículos cotidianos, como las herramientas eléctricas, que pueden alquilarse a través de la página web «1000 Tools«. Por otro lado, Union Kitchen es una nueva empresa con sede en Washington, que ofrece un gran espacio compartido cerca de la estación de tren de la capital estadounidense para los que quieran impartir clases de cocina, ofrecer cenas a grupos o hacer sus pinitos como «chef» sin tener que comprar todos los utensilios necesarios.

La economía colaborativa se va de fiesta

La semana pasada tuvo lugar en París el Ouishare Village, un espacio lúdico para que los ciudadanos descubran nuevas prácticas colaborativas como los trayectos compartidos en coche, el couchsurfing, la impresión 3D, el crowdfunding o micromecenazgo y el alquiler de objetos P2P (entre particulares).

También se invitó a los asistentes a dejarse asesorar por un consejero financiero “diferente”, porque no trabajan para un banco sino para una plataforma de crowdfunding como Ulule. En paralelo al Ouishare Village también del 1 al 4 de mayo, se celebró en París el Ouishare Labs Camp, un evento pensado en este caso para desarrolladores web deseosos de contribuir a la economía colaborativa.

cabaret-sauvage

Pero estos días, del 5 hasta hoy 7 de mayo, ha tenido lugar el Cabaret Sauvage, que por segundo año consecutivo ha sido el plato fuerte de la semana colaborativa. El escenario esconde, en realidad, cuatro espacios porque se trata de un complejo cabaretero compuesto de una carpa de circo, un barco y dos tiendas de campaña.

Una de las tiendas se transmutará durante los días del evento en un FabLab, donde se construirán molinos de viento, muebles y colmenas, todo a base de código abierto. La Ouisharefest se define como «3 días de festival dedicados a la economía colaborativa2. Se espera que hayan acudido unos 1.000 visionarios de la nueva economía: líderes de opinión, emprendedores, ONG, activistas, funcionarios públicos, todos ellos provinientes de los cinco continentes para, en el circo, el barco o la tienda, conferenciar, cocrear y conectar a partir del lema del encuentro: «La era de las comunidades».

Entre los visionarios presentes en París, han llegado pesos pesados del sector como Rachel Botsman (Collaborative Lab), Michael Bauwens (P2P Foundation), Bernard Stiegler (Ars Industrialis), Lisa Gansky (Meshlabs), Neal Gorenflo (Shareable) y los españoles Javi Creus (Ideas for change), Tomás Díez (FabLab Barcelona), David de Ugarte (Las Indias) y Vicente Guallart (Ayuntamiento de Barcelona). Durante los tres días se han sucedido talleres, conferencias, charlas… un programa que, en línea con la filosofía Ouishare, ha sido co-creado por los organizadores y por las más de 150 personas que han querido contribuir a la causa.

Como colofón al festival se darán a conocer hoy los 5 galardonados con los “Ouishare awards 2014”, unos premios que buscan reconocer y apoyar las mejores iniciativas de la economía colaborativa. En esta edición se han preseleccionado 17 proyectos procedentes de 10 países, entre ellos, España.

En concreto tres iniciativas españolas optan a llevarse el premio: la plataforma de crowdfunding Goteo; Huertos compartidos, que conecta propietarios de tierras con personas interesadas en cultivarlas; y Guerrilla Translation, un espacio colaborativo entre autores y traductores para dar a conocer “ideas valiosas”. Igual que en la gala de los Oscar el festival concluirá con una fiesta “all-night” aderezada con música en vivo.

Enemigos y detractores de la economía colaborativa

En una sociedad capitalista, hay ciertos gremios a los que esto de la economía colaborativa les perjudica más que les beneficia. En los últimos días, diversos medios se han hecho eco del enfado de taxistas catalanes por Uber, una aplicación muy sencilla que lleva cinco años poniendo en contacto a conductores y pasajeros de 70 ciudades de todo el mundo.

uber_bcn

Bajo el lema ‘El chófer privado de todos’ acaba de presentarse en España, concretamente en Madrid y Barcelona. En sólo un mes ha cosechado un considerable éxito entre los ciudadanos de la ciudad condal, de ahí el enfado de los taxistas.

Con Uber cualquiera puede solicitar un conductor particular a un precio muy competitivo y sin tener que descolgar el teléfono. La empresa inició sus actividades en San Francisco y cuenta entre su accionariado a importantes nombres como Google o Goldman Sachs. Además de rapidez y comodidad, la aplicación ofrece unas tarifas que han iniciado una guerra de precios allí donde se han instalado.

Y es que, contratar cualquier viaje con Uber tiene una tarifa base de 1 euro. Cuando el vehículo se pone en marcha, cada minuto cuesta 30 céntimos y cada kilómetro supone 75 céntimos, una oferta contra la que los taxistas no pueden competir, y que en buena parte es posible debido a que los conductores de la aplicación usan vehículos particulares y por tanto no tienen que cumplir ningún requisito.

Lo cierto, es que Uber se enfrenta a grandes problemas en nuestro país. Actualmente, la ley sólo permite transportar a personas a cambio de una remuneración económica a taxis y a vehículos de alquiler, por lo que la actividad que realiza Uber queda fuera de ella.

Las autoridades catalanas han dado un plazo a Uber que acaba esta semana. Si la empresa no presenta autorización alguna para poder circular transportando a ciudadanos, la aplicación podría quedar cerrada antes de que acabe el mes de mayo.

Coworking: Todo un paradigma de economía colaborativa

Coworking

No podíamos cerrar el artículo sobre el boom de la economía colaborativa, sin citar el llamado «coworking», que también tan de moda está en nuestro país. Empezó siendo una forma práctica de compartir gastos corrientes y hoy se ha convertido en todo un paradigma de economía colaborativa, creación de redes y trabajo en equipo.

El fenómeno del coworking cuenta hoy en España con cerca de 130.000 metros cuadrados de superficie en oficinas y hasta 400 espacios, según los datos que maneja Manuel Zea, fundador de www.coworkingspain.es.

El ritmo de crecimiento de este tipo de oficinas y locales compartidos ha sido muy fuerte en España. No en vano, ya en 2013 nuestro país era el tercero del mundo en número de espacios de coworking, con 199 registrados, sólo por detrás de Estados Unidos (781) y Alemania (230), según el censo de Deskwanted.com.

Sin duda, esta forma de trabajar constituye un nuevo paradigma laboral. Una perspectiva que se analizó con profundidad en la tercera edición del Coworking Spain Conference, que se celebró los días 25 y 26 de abril en Madrid, con una intensa programación y la presencia de más de 200 personas.

Advertencia
Advertencia

Te recomendamos

Noticias

El evento tecnológico Startup OLÉ ha llegado a su fin. Como ya anunciamos, la modalidad de esta séptima edición ha sido la mixta, por...

Recursos

El evento tecnológico para emprendedores se ha celebrado los días 6 y 7 de septiembre en formato digital y, a partir de hoy, hasta...

Recursos

El espacio de innovación urbana del Ayuntamiento de Madrid, conocido como La Nave, ha abierto la convocatoria para la cuarta edición de su programa...

Digitalización

La firma Logitech ha presentado la tecnología inalámbrica Logi Bolt, un importante paso adelante por parte de la compañía con el que busca ofrecer...

Copyright © Total Publishing Network S.A. 2021 | Todos los derechos reservados