domingo , 25 agosto 2019 Impresion Pyme
  • Cinco alternativas para que la financiación no se convierta en obstáculo

    Según un informe sobre la banca española elaborado por Citi a principios de año, el crédito a las pequeñas y medianas empresas crecerá en 2015 un 4,1% hasta situarse en alrededor de 306.000 millones de euros. Las pymes necesitan financiación como parte del progreso y avance dentro del sector en el que se desarrolle la actividad. A pesar de ello, muchas siguen sin poder contar con una vía sencilla para que su negocio siga creciendo.

    Desde Spotcap ofrecen diversas alternativas para que la financiación no se convierta en un obstáculo en el despliegue de una compañía.

    1. Capital Propio

    Se trata de los propios recursos generados por la empresa. Además, este tipo de aportación siempre ha de ser incluida, ya que cualquier fuente externa que vaya a financiar un proyecto de innovación, exigirá la participación de la propia empresa. Las ventajas de contar con este tipo de capital es que la cesión es por tiempo indefinido, da derecho a la propiedad de la empresa, además de proporcionar derecho a los beneficios de la misma.

    2. Capital Privado

    Las pymes pueden tener acceso a financiación a través de este tipo de capital. Hoy en día, al referirnos a capital privado podemos estar hablando de la banca tradicional, con unos métodos un tanto anticuados, si se trata de proyectos de innovación con un cierto grado de incertidumbre, y unos plazos que pueden llegar a extenderse a lo largo de los meses; o podemos referirnos a nuevas soluciones de financiación alternativa que están experimentando un gran crecimiento en los últimos meses gracias al fintech y al empuje que startups como Spotcap están desarrollando en el mercado español. Este tipo de soluciones aportan rapidez y flexibilidad sin importar el historial de las pymes. En Europa, el año pasado, estas nuevas vías de financiación experimentaron un crecimiento del 144% y, en concreto en España, se ha logrado recaudar más de 100 millones de euros, gracias al amplio abanico que se está abriendo en este sentido.

    3. Capital Riesgo

    Pensado para aquellas compañías que tienen un gran potencial y de las que se espera un crecimiento significativo. Están dispuestos a asumir ciertos niveles de riesgos y, por ello, llevan a cabo estudios exhaustivos de aquellos proyectos en los que invierten. Su gran ventaja es la flexibilidad en las operaciones que se financian incluyendo nuevos negocios e ideas empresariales así como proyectos de expansión nacional e internacional, cambios generacionales, o reestructuraciones. En España, ASCRI es la asociación española que engloba a algunas de las más importantes entidades de capital riesgo.

    4. Capital Público

    A nivel autonómico, nacional o europeo podemos encontrar diferentes ayudas de la administración para la innovación. Se diferencian en dos tipos y pueden ser subvenciones a fondo perdido, o bien financiaciones a un tipo de interés muy competitivo. Por ejemplo en España, nos referimos a CDTI, la entidad que canaliza las solicitudes de financiación y apoyo a los proyectos de I+D+i de empresas españolas en los ámbitos estatal e internacional.

    5. Deducciones Fiscales

    En nuestro país, aquellas compañías que inviertan en I+D+I podrán deducirse de la cuota del Impuesto de Sociedades parte de los gastos que estén asociados al mismo. Si se trata de proyectos calificados como Investigación y Desarrollo se podrá deducir entre un 30% y un 50%, mientras que para proyectos de Innovación Tecnológica la deducción podría rondar el 10% o 15%.

    También te gustará

    jubilacion

    La jubilación del autónomo: mejor un plan de pensiones que subir la cotización

    En España hay 3,2 millones de autónomos registrados en el RETA (Régimen Estatal de Trabajadores …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.