Miércoles , 7 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Analizamos Microsoft Security Essentials

    El mercado de los antivirus está en plena efervescencia debido a la llegada de las aplicaciones en “la nube” y, como el caso que nos ocupa, el software de protección gratuito, que si además llega de la mano de Microsoft, preocupa a más de uno de los actores de este sector.

    Microsoft, con su suite Security Essentials (que tenía como código de desarrollo Morro, y que responde a una evolución de Live One Care, un antivirus de pago que apenas tuvo aceptación en el usuario final) pretende en este sentido revolucionar la industria de la seguridad.

    La compañía de Redmond ha lanzado un software basado en el motor de búsqueda y eliminación Forefront Client Security Desktop Agent, destinado para las empresas y que en esta ocasión no incluye herramientas administrativas. 

    La apuesta de Essentials destaca por una sencilla interfaz que permite a cualquier usuario sepa perfectamente el uso de cada uno de los botones y procesos de configuración independientemente de los conocimientos que tenga.

    A esto ayuda que el programa está totalmente traducido -algo que no ocurre con Avira, por ejemplo (y con el que puede convivir sin problemas en un mismo sistema)-, lo que es de agradecer y permite un uso muy intuitivo desde el mismo momento que se realiza la descarga tanto de su versión de 32 como de 64 bits, que se puede obtener desde el siguiente enlace: http://www.microsoft.com/Security_Essentials

     

     

     

    Lo primero que sorprende es el poco tiempo que tarda el software en instalarse y ponerse en funcionamiento (también ayuda su tamaño, sólo 9 megas). 

    El proceso para tener funcionando el antivirus es sencillo y corto: se inicia, se hace una comprobación de que el sistema operativo es original (muy importante), se copian los archivos necesarios al PC y, por último, se realiza la actualización de la base de datos de virus y se procede a un análisis rápido del contenido del equipo. El tiempo que lleva esto no es superior a los 10 minutos en el peor de los casos (un netbook, por ejemplo).

     

     

    Uno de los detalles interesantes del software es que cuando se realiza la instalación y se termina con el escaneo del sistema, se procede a establecer un punto de restauración. Esto, que puede pasar desapercibido, es muy importante.


    La razón no es otra que si se produce un ataque de un gusano que modifica el sector de arranque y el programa no es capaz de arreglar los desperfectos, toma dicho punto para reiniciar el equipo y, de esta forma, se puede trabajar con el ordenador sin problemas. Un detalle muy positivo y que salvará “la vida” a más de uno.

     

     

    Los puntos fuertes de la suite de Microsoft en el uso diario son dos: sencillez de uso, básicamente hay tres botones para todo, y que no necesita de muchos recursos para estar activo o realizar un análisis del sistema. Un ejemplo de esto último es que la media de memoria RAM que necesita el programa para un análisis rápido es de 94 Mbytes (128 Mbytes en el caso de un test de todos los archivos del PC y sólo 72 Mbytes si está sin realizar análisis alguno), una cantidad casi inapreciable para los ordenadores actuales.

    Tampoco la cantidad de procesador utilizado es muy grande, ya que en el peor de los casos (test completo) utiliza un 67% del componente. En resumidas cuentas, este antivirus se puede usar con equipos de capacidad muy limitada.

     

     

    La cantidad de virus que reconoce el software es muy amplia, siendo este uno de los puntos en los que se tenían más dudas y que se ha resuelto de forma notable. La web AV-Test.org emitió un informe en el que se establecía un porcentaje de reconocimiento superior al 93% en global, con procesos de spyware, virus y malware. Como ejemplo, de los 544.344 de archivos considerados como malware, Microsoft Security Essentials detectó 536.535.

     

     

     

     

    Las actualizaciones son un apartado fundamental en el software de seguridad. Aquí se ha producido mucha controversia ya que el sistema utilizado por este programa no es el mismo que usan la mayoría de los antivirus actuales. Las bases de datos generalmente se actualizan de golpe, con archivos de grandes dimensiones lo que, en ocasiones, puede ser tedioso si no tenemos una conexión a Internet de banda ancha.

    Microsoft lo que hace es actualizar poco a poco -por pequeñas partes de la base de datos- y, así, no restringir la capacidad de acceso a la Red. Adicionalmente, si se desea se se puede ejecutar una actualización manual de forma habitual si se desea y se puede establecer una día y hora de la semana para que se realice. Es decir, que no existan sustos por parte de nadie si se revisa la fecha de la base de datos de virus, ya que si se está conectado a Internet, esta se actualiza perfectamente.

    También te gustará

    comunicaciones_unificadas_estudio

    Participa en nuestro estudio “El futuro de las comunicaciones unificadas”

    Las comunicaciones unificadas se han convertido en toda una revolución para muchas empresas. Simplificar la …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.