Martes , 6 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • La conducción segura ahorra 2.000 euros al año

    Según las estimaciones de Arval una empresa, con independencia de su tamaño, puede ahorrar hasta 2.000 euros al año por vehículo si los empleados practican una conducción eficiente y segura, orientada a optimizar el consumo de combustible y reducir la siniestralidad.

    De esta forma, Arval calcula que una conducción eficiente puede permitir a una compañía un ahorro medio anual por vehículo de hasta 500 euros en consumo de carburante, lo que representa hasta un 20% menos en la partida dedicada a los gastos de combustible.

    Además, una conducta preventiva y respetuosa del empleado al volante puede reducir el número de accidentes en carretera hasta en un 25%, permitiendo a la empresa recortar alrededor de 1.500 euros anuales en costes directos (prima) e indirectos derivados de cada siniestro, como son la pérdida de actividad de la compañía, baja del empleado o vehículo de sustitución, entre otros.

    A modo de ejemplo, tomando como base la definición oficial de “empresa” del Ministerio de Industria, Arval explica que una empresa de nueve empleados y dos vehículos, podría obtener un ahorro anual de hasta 4.000 euros; una empresa pequeña de unos 50 empleados, con una media de 15 coches, conseguiría economizar hasta 30.000 euros anuales, mientras que en el caso de una pyme con una plantilla de 250 empleados, con una flota de 100 coches, el recorte ascendería a 200.000 euros o lo que es lo mismo, la posibilidad de crear siete nuevos puestos de trabajo.

    De hecho, conscientes del ahorro que supone una gestión adecuada de la flota, las compañías españolas ya están reorientado su “car policy” para aligerar sus inversiones en esta materia, reduciendo el número de vehículos (10%), apostando directamente por vehículos de menor motorización (8%), introduciendo medidas para rebajar el consumo (29%) o planteándose la utilización a corto plazo de coches “verdes” (65%), entre otras iniciativas.

    Cambio de mentalidad

    Tras la puesta en práctica de “medidas materiales”, el paso siguiente es mentalizar a los conductores de la importancia de depurar su manera de conducir, máxime cuando la mitad de los gastos de una empresa en materia de flotas depende del uso que el usuario realice del vehículo.

    Según el responsable del curso de conducción “Drive4Life” de Arval, Alejandro Madrigal, “nos encontramos en el momento propicio para realizar ese cambio. Actualmente, la conciencia ecológica está cada vez más presente en las empresas, por lo que hay que transmitir que la ecología, a través de un uso responsable de los recursos, supone también una fórmula de ahorro. En definitiva, una conducción ecológica es una conducción económica”.

    En este sentido, Arval revela que los españoles muestran una mayor predisposición a “reciclar” su forma de conducir que el resto de los europeos, ya que el 45% de los conductores de nuestro país estaría dispuesto a participar en cursos de “eco-conducción”, frente al 31% de nuestros vecinos europeos. Curiosamente, los españoles que trabajan en una gran compañía (56%) son más proclives a participar en este tipo de cursos que los empleados de una pyme (44%). 

    También te gustará

    holiday-gifts

    Diez regalos tecnológicos con los que conquistar a un emprendedor

    Para bien o para mal las navidades ya están aquí. Y tanto si nos hace …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.