Sábado , 3 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Apple iMac 27″ (Mid 2010): nacido para volar

    Apple nos ha enviado su última revisión del iMac, sin cambios en el diseño pero actualizado con componentes tecnológicos de última generación. La empresa mantiene intacta la filosofía de un producto que tiene poco rivales en el mercado PC, sobre todo en el modelo con pantalla de 27 pulgadas de diagonal. 

    En esta ocasión analizamos la versión con disco SSD y procesador Intel Core i5, aunque es conveniente recordar que podemos personalizar la configuración a medida en la Apple Store. 

    El iMac es, posiblemente, el producto con la combinación de calidad, prestaciones y precio más interesante del catálogo de Apple. Desde que hace nada menos que 12 años (un abismo hablando de tecnología) la “nueva” Apple de Steve Jobs y Jonathan Ive presentaran el iMac G3, un concepto “todo en uno” revolucionario para la época, el iMac ha estilizado su diseño y ha multiplicado exponencialmente su potencia, pero conservando la esencia de la solución original: enchufarlo, pulsar el botón de encendido y disfrutar.

    iMac G3 (1998) vs. iMac 27″ (2010).

     

    Lanzado al mercado 10 meses despúes de último rediseño, el nuevo Apple iMac 27″ incorpora los últimos procesadores de Intel (en nuestro caso un Intel Core i5 760, de cuatro núcleos, 8 Mbytes de caché L3),memoria más rápida (ahora DDR3 a 1.333 MHz), mejoras en el lector de tarjetas integrado (ahora soporta SDXC hasta 2 Tbytes) y una nueva solución gráfica: la ATI RAdeon HD 5750 con 1 Gbyte de memoria dedicada.

    El equipo que Apple nos ha facilitado cuenta con 4 Gbytes de memoria RAM (en dos módulos) un disco duro interno SATA de 1 terabyte y, como gran novedad, una unidad SSD de 256 Gbytes de capacidad.  Aunque encarece el coste final considerablemente (el precio que pide Apple por las ampliaciones de hardware sigue siendo demasiado elevado) puede ser una solución interesante para usuarios profesionales que necesitan una unidad de almacenamiento muy rápida para el trabajo con aplicaciones que demandan un gran flujo de datos (edición de contenido digital, creación multimedia, etc.) combinado con una solución debackup económica (el coste por gigabyte de las soluciones tradicionales sigue siendo mucho más competitivo).

     

     Si algún usuario había pensado comprar el equipo con disco SATA y, más adelante, añadir una unidad SSD debe descartarlo. Las unidades sin disco SSD de serie no incluyen la bahía ni el cable de conexión integrada en la placa y habría que recurrir a soluciones “caseras” complejas, dado el escaso espacio disponible. Un feo detalle que no terminamos de entender. En MuyComputer ya publicamos un especial sobre la tecnología SSDdonde repasamos multitud de aspectos sobre este nuevo sistema de almacenamiento acerca de su funcionamiento, prestaciones, ventajas reales y qué podemos esperar de ellos en el futuro.

    Por supuesto, el nuevo iMac de 27 pulgadas mantiene la espectacular pantalla LCD IPS, su excelente nivel de construcción, conectividad WiFi, Blutetooth y Ethernet y la regrabadora de DVD (recomendamos consultar nuestro análisis del modelo anterior, donde comentamos estos aspectos con detalle). Es una lástima que Apple no se haya decidido a incluir conectores USB 3.0 o eSATA, habrá que esperar a un nuevo rediseño del equipo para verlos integrados. Peor futuro le espera al Blu-ray, teniendo en cuenta la clarísima apuesta de Apple por ofrecer contenido en forma de descargas digitales y abandonar los soportes ópticos.

    Como cabía esperar teniendo en cuenta sus especificaciones y el rendimiento que ofrece la última versión de Mac OS X, el equipo vuela. Podemos mantener varias aplicaciones pesadas abiertas al mismo tiempo, reproducir todo tipo de contenido multimedia y afrontar prácticamente cualquier tarea sin ralentizaciones de ningún tipo. Respecto a modelos anteriores las diferencias se notan sobre todo en tareas que inciden sobre la capacidad de cálculo, como la aplicación de filtros complejos en software de edición, el trabajo con varios archivos de gran tamaño o los escenarios multitarea donde las aplicaciones demandan continuamente recursos al micro, la memoria y la gráfica.

    No es el mejor equipo para jugar (el catálogo de videojuegos para nativos para Mac es reducido, pero se pueden ejecutar en Windows vía BootCamp) aunque la gráfica se comporta muy bien con títulos relativamente modernos prescindiendo de algún detalle y ajustando la resolución (los 2.560 x 1.440 píxeles que ofrece el panel son demasiados para la ATI que lleva el equipo con motores gráficos exigentes). Quizás el sector gamer sea el único al que recomendaríamos adquirir una solución PC a medida y con posibilidades de ampliación en el futuro en lugar de la propuesta que analizamos.

    Dentro del apartado multimedia no conviene olvidar la posibilidad de conectar dispositivos como consolas de videojuegos o reproductores de Blu-ray gracias a la entrada DisplayPort (es necesario un adaptador desde HDMI, que se vende por separado). Además, gracias a la salida de audio óptica digital incorporada podemos mejorar el apartado sonoro con un sistema multicanal dedicado.

    El software especialmente exigente con el procesador y la tarjeta gráfica es el que se verá más beneficiado por la potencia bruta de un equipo que sólo se ve penalizado a nivel profesional por su casi nula capacidad de ampliación (y para trabajos que necesiten fidelidad de color, su pantalla). Apple propone el salto al Mac Procomo solución para usuarios que necesiten algo más, aunque el salto de precio entre ambos sigue siendo muy importante (especialmente si le sumamos el coste de un monitor equivalente).

     

     

    Conclusiones

    El nuevo Apple iMac de 27 pulgadas se mantiene como la mejor opción en lo que a ordenadores compactos se refiere. Aunque la versión que analizamos es cara (la unidad SSD de 256 Gbytes es la causa principal), una perspectiva más global de la gama completa nos ofrece un producto competivo, con una de las mejores pantallas del mercado (sus rivales en el mundo PC no pasan de 24″), excelente rendimiento y el indudable valor añadido que ofrece Mac OS X y el paquete de aplicaciones incluidas de serie.

    En el lado negativo, seguimos pensando que el precio de las ampliaciones disponibles en la Apple Store es demasiado elevado y no entendemos la decisión del fabricante de no incluir el mando a distancia en elpack (19 euros más). Por lo demás, uno de los mejores equipos de sobremesa que podemos comprar actualmente.

    Nota: la valoración del equipo se refiere al iMac 27″ como producto, no a este modelo concreto. Como hemos comentado la inclusión de una unidad SSD encarece el precio final del equipo 675 euros (el mismo ordenador con disco de un terabyte cuesta 1.999 euros), y no pensamos que sea una muestra representativa de la configuración típica que necesita un usuario medio.

    También te gustará

    comunicaciones_unificadas_estudio

    Participa en nuestro estudio “El futuro de las comunicaciones unificadas”

    Las comunicaciones unificadas se han convertido en toda una revolución para muchas empresas. Simplificar la …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.