Sábado , 10 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Sexo en el trabajo, por qué decir que no

    sexoYa que pasamos unas 8 horas o más en nuestro lugar de trabajo, es normal que surgan ciertos instintos básicos del ser humano en este espacio, entre ellos, el sexual. Estar tanto tiempo al lado de un compañero puede llevarnos a sentir algo por esa persona.

    Sin embargo, ¿realmente es conveniente tener una relación con un compañero, jefe o subordinado? Aunque el amor no conoce fronteras, lo mejor es no mezclar el placer con los negocios para no fracasar en ambos.

    Las encuestas sitúan a España como uno de los países donde más se liga dentro del trabajo. No obstante, tener una relación con otro trabajador puede acarrear una consecuencias nada positivas. Os contamos algunas de ellas.

    ¿Trabajo o amor?

    Está claro que el amor o el sexo nos ciega. Si estamos pensando en cómo seducir a un compañero o cuál es su comportamiento con nosotros, seguramente dejaremos de rendir en nuestro puesto. Así, tendremos que tomar una decisión ¿trabajar o disfrutar?

    El centro de los cotilleos

    ¿Te apetece ser el centro de atención en la oficina? Si la respuesta es negativa y, ni mucho menos quieres estar en boca de todo el mundo, es mejor que dejemos el ligoteo o las relaciones sexuales fuera de ámbito laboral. Así, evitaremos dar de qué hablar.

    Los celos, tu peor enemigo

    Si empezamos a sentir algo por una compañera o el jefe, también comenzarán a surgir los famosos celos. Una mirada, una sonrisa o unas confidencias con otro trabajador, te volverán loco y te harán sufrir.

    ¿Y si lo dejáis?

    Las infidelidades, la presión, los escándalos, la incompatibilidad de carácteres… puede haber muchas razones por las que dejar de ver a una persona.

    Sin embargo, el problema viene cuando tienes que trabajar codo con codo con ella sin importar lo que haya sucedido entre vosotros. ¿Dispuesto a aguantar la presión?

    Los numeritos

    Vale, admitimos que puedes ser suficientemente adulto como para aguantar la compostura en la empresa con la mujer que ayer te llevaste a la cama pero ¿en las cenas de empresa, en las cañas que se convierten en fiestas? Puede que con dos copas de más sea el momento de mostrar tu amor por esa persona o acabar deningrándola delante de todos los compañeros.

    No obstante, a estas reglas siempre puede haber excepciones. Por ejemplo, no podemos dejar escapar a la mujer o el hombre de nuestros sueños sólo porque sea nuestro compañero de trabajo o puede que nos merezca más la pena ahogar nuestros instintos que mantener un empleo que no nos gusta o es temporal. En esos casos, a por él/ella.

    También te gustará

    centros-formativos

    Un bloqueo de ayudas que paraliza a los centros formativos

    45 millones de euros ‘debe’ el Servicio Estatal de Empleo (SEPE) a patronales, sindicatos y …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.