Viernes , 2 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • ¿Por qué fracasan las redes sociales de empresa?

    El éxito experimentado por los medios sociales en todo el mundo, ha llevado a muchas empresas a implementar redes sociales internas con el objetivo de mejorar la colaboración y la comunicación entre los empleados de la compañía.

    Yammer o Social Text son algunas de las herramientas que imitando las funciones de Facebook o Twitter, intentan replicar el éxito de estas redes, dentro de un ámbito corporativo privado. Sin embargo lo que funciona fuera de la empresa, no siempre lo hace en el ámbito empresarial. Te contamos el por qué.

    1. Falta de cultura social

    “Obligar” a los empleados a utilizar herramientas de colaboración interna como Social Text, o la misma Yammer que imitan en muchos aspectos el look and feel y las funcionalidades de redes sociales como Facebook o Twitter, no va a conseguir de la noche a la mañana que nuestra empresa sea la más interactiva y social del mundo.

    La herramienta es, en todo caso, la culminación de una cultura corporativa en la que se fomente la comunicación, la colaboración entre equipos, los proyectos conjuntos, la oficina de puertas abiertas. Cuando no existe esta cultura previa, el hecho de disponer de una u otra herramienta, va a cambiar muy poco las cosas.

    Por otro lado, si bien es cierto que este tipo de herramientas pueden reforzar la cultura de cooperación y esfuerzo conjunto en las empresas, a menos que se de una participación activa por parte de todos los empleados, se corre el riesgo de crear guettos de comunicación: aquellos que están “en la onda” y aquellos que no.

    2. Falta de participación

    Si la mayoría de nuestros empleados no son precisamente aficionados a compartir sus gustos, aficiones, intereses en las redes sociales, o no son muy dados a participar de forma activa en redes como Facebook o Twitter, no podemos esperar que cambien de mentalidad cuando les comentamos la posibilidad de entrar a formar parte de la red social de nuestra empresa.

    Más bien al contrario, uno de nuestros principales retos seguramente será vencer las reticencias de buena parte de nuestra plantilla. Por otro lado, los usuarios más entusiastas en el campo de las redes sociales seguramente se muestren encantados con la nueva herramienta que ponemos en sus manos y pueden ser nuestra punta de lanza, nuestros usuarios “evangelizadores” hacia los demás.

    3. Falta de formación

    Aunque siempre podremos contar con un grupo de usuarios entusiastas, conocidos en argot como “early adopters”, que serán los encargados de capitanear el cambio dentro de la cultura organizativa de nuestra empresa, la situación más frecuente a la que nos vamos a enfrentar en el seno de nuestra compañía es un grupo mayoritario de usuarios reticentes a aprender a usar una nueva herramienta que además, no acaban de ver clara su utilidad.

    Sin la formación adecuada, aquellos que no tengan demasiada experiencia en redes sociales pueden sentirse abrumados e incluso aquellos que sí la tienen, necesitarán tener claro cómo, cuándo y por qué es necesario utilizar la nueva herramienta. En este sentido, nuestra recomendación es que antes de invertir recursos en la adquisición y la implantación de este tipo de soluciones, examinemos cuáles son las rutinas de trabajo de nuestro equipo, cómo se comunican y cómo pueden utilizarse las nuevas herramientas para mejorar el flujo de trabajo y la colaboración.

    4. Falta de acceso

    Es curioso descubrir cómo algunas empresas que intentan fomentar entre sus empleados este tipo de herramientas, ese sentimiento de colaboración, de compartir, de trabajar en equipo, son por otro lado las primeras en bloquear el acceso a cualquier web que huela a red social.

    Enviar este tipo de mensajes contradictorios no es precisamente la mejor estrategia que podemos llevar si lo que queremos es que nuestros empleados se animen a utilizar nuestra gran herramienta social.

    5. Falta de interés / motivación

    No todo el mundo entiende o está de acuerdo, con los beneficios que aportan las redes sociales a su vida personal y profesional, sobre todo aquellos que se encuentran más cómodos esgrimiendo una posición de perfil bajo dentro de la organización (o que prefieren sencillamente no llamar demasiado la atención).

    Este tipo de herramientas puede llevarles a adoptar una posición en la que no se encuentren especialmente cómodos, “obligándoles” a compartir (cuando no tienen demasiado interés en hacerlo) o entrar en debates en los que realmente no quieren estar.

    También te gustará

    comunicaciones_unificadas_estudio

    Participa en nuestro estudio “El futuro de las comunicaciones unificadas”

    Las comunicaciones unificadas se han convertido en toda una revolución para muchas empresas. Simplificar la …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.