Martes , 6 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Las reglas de oro del “social marketing”

    El auge que están teniendo en España redes sociales como Facebook, Twitter, MySpace o, a un nivel más profesional, LinkedIn y Xing, ha originado que cada vez sean más las empresas interesadas en desarrollar sus acciones de marketing en estos nuevos canales de comunicación.

    Estos nuevos medios, denominados sociales por la permanente interacción que se produce entre sus usuarios, exigen a las empresas, una nueva toma de conciencia a la hora de actuar y promocionar sus campañas.

    La publicación británica especializada en marketing on-line siteVisibility publicó hace un año los que consideraba que eran las reglas de oro que todo técnico de marketing tenía que tener en cuenta a la hora de lanzarse al mundo de las redes sociales. A pesar de que ha transcurrido bastante tiempo, estos diez mandamientos no sólo no han pasado de moda, sino que es ahora, cuando la web social se ha convertido en un fenómeno imparable, cuando hay que tenerlos más en cuenta.

    1. Honestidad y sinceridad, piedras angulares de toda campaña

    Si bien la honestidad y la sinceridad son dos cualidades que deberíamos tener muy presentes en todas las áreas de nuestra vida, cobran especial importancia cuando hablamos de marketing social. El principal motivo es que al final nuestra mentira se descubrirá.

    No importa lo rebuscada que sea, se descubrirá. Hay que tener en cuenta que no sólo nos estamos exponiendo a una audiencia enorme, sino que dicha audiencia interacciona entre sí, comenta, discute. Basta que uno de ellos tenga una ligera sospecha de que no estamos contando toda la verdad para que, automáticamente, todo el mundo lo sepa.

    2. Si somos parte de la comunidad, tenemos que participar

    El marketing tradicional se ha desarrollado de la siguiente forma: lanzamos nuestro mensaje (no importa el medio ni la forma) y, simplemente esperamos la respuesta en forma de resultados. Es decir, era una comunicación unidireccional, por decirlo de alguna forma.

    El marketing social cambia todo eso. En primer lugar, tenemos que estar preparados para recibir un feedback inmediato y en segundo la comunidad social espera algo más de nosotros que la venta de productos y servicios. Debemos ofrecer un contenido de valor, más allá que esté asociado a lo que vendemos.

     

     

    3. No inviertas en marketing social si te asusta perder el control de tu campaña

    Dicho de otra forma más exagerada: no es apto para cardiacos. En principio no hay forma de controlar ni los resultados, ni los efectos que puede producir una campaña de marketing en una red social. Solo podemos trabajar con hipótesis. Y no siempre exactas condiciones producen los mismos resultados.

    Por poner un ejemplo, puede que nuestro producto sea muy bueno, y la campaña fantástica, pero si por casualidad uno de los miembros de la red, que tenga una gran reputación (en algunas redes, la reputación de sus miembros se mide por grados o puntos de karma), decide hundirla, probablemente lo conseguirá. En el otro extremo, una campaña normalita, que caiga en gracia a uno de estos miembros, puede conseguir que sea todo un éxito.

     


    4. Ayudar a los demás es ayudarte a ti mismo

    Relacionado con el punto “Si somos parte de la comunidad, tenemos que participar”, en este caso haremos énfasis en el carácter recíproco que hemos de tener en cuenta a la hora de participar en este mundo. Participar en estas redes es un toma y daca constante con nuestros contactos. Un hoy por tí, mañana por míque nos puede ofrecer muchos beneficios y, sobre todo, aumentar nuestra reputación.

    5. Creatividad, creatividad, creatividad

    Las redes sociales no dejan de ser medios de comunicación relativamente nuevos. Es decir, de momento no hay demasiadas reglas escritas sobre lo que se puede hacer y lo que no a la hora de hacer una camapaña de marketing. Algunas te las estamos ofreciendo en este reportaje pero otras has de descubrirlas por ti mismo. Por eso enfatizamos tanto en la importancia de la creatividad como clave para el éxito de tu acción.

     

     

    6. Se castiga duramente la arrogancia

    Algunas empresas, una vez que consiguen ciertos objetivos (por ejemplo, algunas portadas en Meneame) creen que lo han aprendido todo sobre el marketing social y comienzan a comportarse con cierta prepotencia y arrogancia. Estas empresas eligen, de hecho, el peor de los caminos para seguir creciendo en estos medios. La consecuencia normal suele ser la expulsión de la red social.

    7. Asume riesgos
    No podemos, en principio, adivinar cuál será la próxima revolución en Internet. ¿Quién conocía Facebook hace tres años? Sin embargo, ahí estaba, esperando que alguien supiese explotar su potencial. Con esto queremos decir que en, ocasiones, conviene invertir en proyectos de los que no tenemos ninguna seguridad de que vayan a properar e incluso, nos atreveríamos a decir que fracasaremos miserablemente en el 80% de las ocasiones. Sin embargo, si encontramos ese diamante en bruto… el mundo es nuestro.

    8. El sonido de nuestra voz

    Un defecto de muchas empresas es que piensan que nopueden rebajarse a dar a conocer su opinión. Es un error porque muchas veces son los propios usuarios los que están deseando que la empresa se mojeen ciertos temas. No importa si nuestra opinión no coincide excatmente con la de la mayoría, nuestra reputación crecerá.

    9. Disfruta del camino

    Sólo triunfaremos en una red social si realmente disfrutamos participando en ella. Si no creemos en nuestro producto o en lo que representa la plataforma a la que nos dirigimos, probablemente nuestras opciones de triunfo serás muy limitadas.

     

    También te gustará

    microinfluencer

    Microinfluencers: el nuevo y cuestionable objetivo de las marcas

    Youtubers, bloggers y estrellas de Instagram. Desde hace unos años la palabra “influencer” se ha …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.